Publicidad

Mercedes CLS 63 AMG, 557 CV ahora con tracción a las cuatro ruedas

Mercedes nos presenta las novedades para la versión AMG de su espectacular coupé CLS, incluida su variante familiar Shooting Brake, y añade una nueva versión S-Model. La gran novedad es, sin duda, la incorporación de su sistema 4Matic de tracción integral permanente.
Adrián Lois -
Mercedes CLS 63 AMG, 557 CV ahora con tracción a las cuatro ruedas

Mercedes está que se sale. Recientemente dio a conocer los detalles de la nueva generación del Clase E en sus variantes sedán, Estate, Cabrio y Coupé, así como la incorporación del sistema 4Matic al E 63 AMG. Ahora, es el CLS 63 AMG el que pasa a incorporar este sistema de tracción integral permanente, tanto en su variante coupé como en la Shooting Brake o familiar. Seis modelos diferentes entre los que elegir y que iniciará su comercialización en Alemania en abril de este año, para las versiones de propulsión trasera, y en junio para las versiones 4Matic y S-Model.

 

Con el motor AMG V8 biturbo 5.5 como razón de ser, la versión convencional que ya conocíamos, el CLS 63 AMG –también ya en carrocería familiar–, desarrolla ahora 557 CV a 5.500 rpm y 73,4 mkg de par entre 1.750 y 5.250 rpm, lo que supone un incremento de 32 CV y 2 mkg respecto a su predecesor. Mismos datos de potencia y par para las versiones con tracción a las cuatro ruedas 4Matic, con unos datos de consumo y emisiones ligeramente superiores, pero con mejores cifras de aceleración. Por su parte, la nueva versión S-Model ve aumentada la potencia hasta los 585 CV y el par hasta los 81,6 mkg, también con tracción integral.

 

Mercedes presume de su motor AMG V8 como el más eficiente del mercado en su segmento, combinando unos reducidos consumos con unas excelentes prestaciones. De este modo, la versión de 557 CV anuncia unos consumos de 9,9 l/100 km y 231 gramos de CO2 por km, mientras que con tracción integral estas cifras suben hasta los 10,4 litros y 243 gramos de CO2. La versión más potente S-Model anuncia el mismo consumo mixto anunciado que el 4Matic y, además, con el mejor registro de aceleración: 3,6 segundos en el 0 a 100 km/h, gracias a una distribución de potencia de 33/67 por ciento entre ambos ejes. Todas las versiones tienen limitada su velocidad máxima a 250 km/h.

 

Todas las versiones contarán, opcionalmente, con el cambio automático de doble embrague AMG Speedshift MCT de siete velocidades, que permite al conductor escoger entre cuatro modos de conducción: ‘C’, el más eficiente y con sistema Start/Stop de arranque y parada del motor en las detenciones; ‘S’, Sport; ‘S+’, Sport Plus; y ‘M’, Manual. En el caso del sistema de suspensión variable AMG Ride Control, permite regular la firmeza de los muelles y amortiguadores y, al mismo tiempo, bajar o subir ligeramente la carrocería. Con el cambio automático viene de serie la función ‘Race Start’ para una salida desde parado más deportiva.

 

Equipamiento y opciones

El nuevo Mercedes CLS 63 AMG tiene mucho más aparte de la mecánica, que loconvierte en una berlina coupé que puede presumir de grandes prestaciones, un diseño elegante y deportivo y unas cualidades dinámicas extraordinarias. Esto último lo consigue gracias a elementos como el ESP de tres fases, en el caso de las versiones 4MATIC, el ‘Torque Vectoring Brake’, que interviene individualmente en las ruedas frenándolas cuando es necesario para mejorar la estabilidad y la agilidad, y un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado en el eje trasero, asegurando así la máxima motricidad y seguridad a un mismo tiempo.

 

La dirección electromecánica AMG, que varía su dureza en función de la velocidad, un eje delantero 24 milímetros mayor y una inclinación negativa de las ruedas incrementada en ambos ejes ayudan también a mejorar la dinámica del vehículo.

 

Echando un vistazo a las ruedas, en el CLS 63 AMG presiden unas llantas de aleación ligera, en color gris titanium, de 19 pulgadas en neumáticos 255/35 delante y 285/30 detrás, con un diseño exclusivo de 10 radios en la versión S-Model. En cuanto al sistema de frenado, de serie incorpora discos de freno ventilados y perforados de 360 mm, y de manera opcional en la versión S-Model un sistema de frenos carbonocerámicos aumentados hasta los 402 mm y un 40 por ciento más ligeros.

 

Por último, en el apartado estético, cabe destacar las novedades que presenta la nueva versión S-Model respecto a sus ‘hermanos’ de gama: pinzas de freno en color rojo, logo AMG en la tapa del maletero, costuras grises en contraste en los asientos deportivos, los paneles y los reposabrazos de las puertas y la consola central, cinturones en color plateado, volante achatado en negro y cuero Nappa, aplicaciones rojas en el panel de instrumentos y emblemas en relieve AMG en los reposacabezas delanteros.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.