Publicidad

Nuevo Mercedes Clase S: el coche con toda la tecnología

Mercedes ha renovado su Clase S, que comenzará a venderse en julio y sitúa el listón de lo que, hoy por hoy, es factible en lujo, conducción autónoma y electrificación.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

Nuevo Mercedes Clase S: el coche con toda la tecnología

Nuevos motores, redes de 48 voltios, un híbrido enchufable de 50 km de autonomía eléctrica, nuevas funcionalidades en la asistencia a la conducción, faros de mayor resolución y lujo, mucho lujo: así se resume el nuevo Mercedes Clase S. ¿Dónde se ha presentado? Dónde va a ser, en Shanghai, el mercado para las berlinas de superlujo... y de todo lo que venga.

Interior del Mercedes Clase S

Cuando Mercedes decide renovar su Clase S, su berlina de representación, no se permite ningún paso en falso. Con un Clase S dieron hace años entrada a elementos de seguridad como el ABS o el ESP. Con este Clase S llega un ingente paquete de asistencias a la conducción, que presumiblemente conseguirán una conducción mucho más fácil y mucho más segura. También sirve este Clase S para darse cuenta de las infinitas y complejas circunstancias a las que se enfrenta la conducción autónoma y que todavía debe quedar un buen trecho para la conducción totalmente autónoma. En previsión de una indisposición del conductor, el nuevo Clase S será capaz de detener automáticamente el coche si el conductor deja sin control el volante durante varios segundos y no responde a ninguno de los estímulos que el propio coche le irá enviando. Sin embargo, lo detendrá en su propio carril, no lo conducirá automáticamente hasta el arcén, como hace años mostró BMW en algún prototipo.

Conducción semi-autónoma en el Mercedes Clase S

Hace muchos años, cuando los coches comenzaban a frenar automáticamente para evitar colisiones o sacudir el asiento al abandonar el carril, Mercedes no lo ofrecía porque según ellos no podían permitir un sistema que entonces fallara una de cada diez veces. Otros fabricantes, por el contrario, lo veían como la posibilidad de evitar el accidente nueve de cada diez veces. Por tanto, para Mercedes todavía queda un trecho para la conducción autónoma, a juzgar por su nuevo Clase S.

El Mercedes Clase S puede cambiar de carril automáticamente para adelantar si el conductor pone el intermitente: como ya sucede con el Clase E, con sus radares y cámaras verifica cuándo es posible la maniobra y la realiza. También aparcará y desaparcará tanto en batería como en cordón o en un garaje desde una aplicación en el teléfono móvil. Con ayuda de la navegación, si llevamos el control de crucero activo reducirá la velocidad al acercarnos a una curva y reacelerará a la salida, "levantará el pie" al acercarse a una rotonda o ante un stop. Sus sistemas de seguridad frenarán ante coches móviles e incluso obstáculos detenidos; la lista de funciones de conducción avanzada mostrada en el Clase S es inacabable, pero llena de matices y condicionantes no puede aún hablarse de conducción autónoma.

Lujo en la Clase S de Mercedes

¿Arranque sin llave?¿Cuero a tu alrededor?¿Pantallas y cargadores de teléfonos por inducción para las dos filas de asientos?¿Control por voz? Por descontado, todo esto puede estar (o lo está de serie) en un Clase S. Como novedad, integran todas las funciones de climatización, de iluminación (64 colores), masaje de asientos, fragancias y música en lo que denominan "control de confort Energizing". Con Energizing, durante diez minutos se puede activar distintos programas para crear un ambiente apropiado a cada estado de ánimo: habrá que probar antes de juzgar, pero hace muchos años que Daimler tiene psicólogos en nómina para hacer del coche "otra cosa". Los mismos que son responsables de inferir el estado de concentración del conductor tras analizar sus primeros veinte minutos de conducción en un viaje, valorar su grado de cansancio y avisarle de cuándo debería hacer una paradita, mostrándole incluso en el navegador el área de descanso más cercana.

Nueva iluminación por LED de alta resolución

A mitad de camino entre el confort y la seguridad están los nuevos faros de led de alta potencia y alta resolución, capaces de rodar con la luz larga permanentemente, porque enmascara el tráfico susceptible de ser deslumbrado. O la función de inclinación en curvas de la carrocería, que llega por primera vez al Clase S, que sigue ofreciendo el Magic Body Control, capaz de "leer la carretera" a través de sus cámaras estereoscópicas y ajustar la dureza de la suspensión antes de llegar a las irregularidades.

Vuelven los motores "seis en línea" en la Clase S

El apellido 4Matic, en alusión a la tracción a las cuatro ruedas, puebla las nuevas denominaciones de la Clase S. Regresa la sigla 560, V8 como en generaciones pasadas, pero ahora biturbo, como el S500 al que sustituye, colocados entre las bancadas (al estilo de las últimas realizaciones de Porsche/Audi). Con posibilidad de desactivar cuatro de sus cilindros, el nuevo motor baja los consumos un 10 por ciento, a la vez que aumenta ligeramente la potencia hasta los 345 kW (469 CV).

El más potente de los V8 será el Mercedes-AMG S63 4Matic+, que sustituye el motor 5,5 litros biturbo por un 4.0 biturbo, que rebaja el consumo en más de un litro (hasta 8,9 l/100 km) a pesar de subir la potenicia a 450 kW (612 CV). Incorpora el cambio AMG SPEEDSHIFT MCT 9 y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos.

La gama estará coronada por el V12 biturbo que equipará a la más lujosa variante Mercedes-Maybach y al S 65 de AMG, con los mismos 630 CV de su antecesor.

Hibrido enchufable en el Mercedes Clase S

Más adelante llegará la nueva familia de motores de seis cilindros en línea de gasolina, denominada internamente M 256. Resumen diciendo que tendrán prestaciones de ocho cilindros, pero con consumos inferiores.

Nueva familia de motores Mercedes M 256 de seis cilindros en línea

Para conseguirlo, habrá una fuerte electrificación, que incluirá bomba de agua y de compresor del aire acondicionado eléctricos, pero sobre todo, una red que funciona a 48 voltios. Con ella se abre la puerta al arranque-alternador integrado (ISG), con una elevada capacidad de regenerar energía en las frenadas y retenciones,  pero también para ayudar al inicio de la marcha y en aceleraciones. Como guinda, con los 48 voltios estrenarán el compresor eléctrico para acompañar al turbo y facilitar una respuesta más instantánea al acelerador, especialmente a bajas revoluciones.

La electrificación más intensa será el PHEV, que aumentará la capacidad de la batería hasta 13,3 kWh para poder ofrecer 50 km de autonomía eléctrica, con un cargador a bordo de 7,2 kW para reducir el tiempo de recarga.

En los Diesel, presumen de sus motores de gasóleo para turismos más potentes de su historia, 286 CV y 340 CV en los denominados S 350 d y S 400 d (ambos 4Matic), con unos consumos un 7 por ciento inferiores a los del antiguo S350 CDI.

Te puede interesar:

La frenada automática de emergencia, de serie en los coches en 2022

Frenada automática de emergencia: cinco coches, a examen

El Mercedes Clase E de conducción semi-autónoma, a prueba

Todas las novedades de Mercedes: 40 nuevos coches hasta 2020

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.