Publicidad

McLaren Senna, pensado para ser el más rápido

McLaren nos vuelve a dejar con la boca abierta. Su último superdeportivo, además de ser el más radical de todos cuantos han salido de la factoría de Woking, tiene un nombre mítico: Senna.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

McLaren Senna, pensado para ser el más rápido

Muchos pensaréis eso de “mejor nombre imposible” para un superdeportivo, y nosotros os damos la razón. Y no podía ser otra marca que McLaren la que diera vida a una bestia sobre ruedas con el nombre de uno de los mejores pilotos de la historia de la marca británica en la F1. Un mito de las carreras, Senna, presta su apellido para el McLaren más radical hasta el momento, pelando codo con codo por este galardón con el McLaren P1.

Lo cierto es que tanto este último como el McLaren Senna son los integrantes de la familia “Ultimate Series”, categoría limitada a los coches más bestias que salen de Woking. Y este nuevo biplaza, cargado de una aerodinámica activa de auténtica locura, un chasis ultraligero y un motor que se va hasta los 800 CV de potencia, no falla en sus pretensiones.

McLaren Senna

McLaren Senna: una mecánica a la altura de las exigencias

Ayrton Senna siempre ansiaba ser el más rápido en la pista. Ahora, el McLaren Senna pretender serlo también, pero lo puede hacer también en la carretera. Entre el resto de coches mortales, puede sacar a pasear las bondades de su motor 4.0 V8 biturbo de gasolina colocado en posición central. Sus 800 CV de potencia y 81,6 mkg de par llegan a las ruedas traseras a través de una caja de cambios automática de doble embrague de siete velocidades, con cambio secuencial disponible con las levas de fibra de carbono situadas detrás del volante (también hecho de este material, por cierto).

Teniendo en cuenta que el McLaren Senna pesa únicamente 1.198 kg, siendo el McLaren de calle más ligero desde el mítico McLaren F1, estamos hablando de 668 CV por tonelada, una auténtica brutalidad. En Woking se han encargado de llevar toda su experiencia en competición al interior del motor V8, dotado de componentes también ligeros, inercias “ultra bajas” y válvulas de descarga de los turbos controladas electrónicamente para lograr un empujón inmediato al pisar el acelerador.

McLaren Senna

McLaren Senna: ligero, rígido y aerodinámico al máximo

Como nos tiene acostumbrados McLaren en todos sus deportivos de calle, el Senna puede presumir de un chasis monocasco de fibra de carbono, en este caso el Monocage III, una evolución del que lleva el McLaren 720S. Además de ligero, la rigidez es otra de sus bazas: es el chasis más rígido que se ha fabricado en Woking para sus superdeportivos homologados.

Su trabajo aerodinámico en la carrocería también es digno de admirar. Sobre los paneles de fibra de carbono –algunos transparentes, como en las puertas o en el techo–, se ha desplegado un sistema de aerodinámica activa de última generación, tanto para la parte delantera como trasera.

Lo más llamativo, sin duda, lo encontramos en su faldón delantero, su doble difusor de fibra de carbono de una pieza y su enorme alerón trasero coronando la zaga. De hecho, es este alerón el que marca el punto más alto del superdeportivo, además de ayudar al McLaren Senna a pegarse aún más al asfalto y de contar con función de aerofreno, algo que se consigue gracias a su accionamiento hidráulico.

McLaren Senna

McLaren Senna: comportamiento deportivo  de primera

Los tan sólo 500 afortunados que adquieran este McLaren Senna de tirada limitada, podrán disfrutar de un comportamiento a la altura de las exigencias de su motor, chasis y carrocería. Podrá acceder al habitáculo cómodamente gracias a las puertas de apertura en élitro, que además lleva incorporada una pequeña parte del techo. Si quiere, puede dejar el casco y el mono en una ubicación especial detrás de los dos asientos.

Después, el conductor podrá encender el coche apretando al botón de “Start” del techo en un interior donde manda la fibra de carbono, una pantalla central digital y, en general, un aspecto bastante espartano. Cuando el motor V8 empiece a vibrar y a sonar –acústica, por cierto, afinada para la ocasión–, tiene a su disposición tres modos de conducción: “Comfort”, “Sport” y “Track”. Las suspensiones –independientes, de doble horquilla e hidráulicas– incorporan además un modo “Race” para reducir la altura del McLaren Senna al mínimo.

El sistema “RaceActive Chassis Control II” también tiene efecto en las suspensiones… y en la aerodinámica, variando la rigidez del superdeportivo y dándole un carácter todavía más deportivo. Frenos y neumáticos juegan también a favor: discos carbonocerámicos de gran tamaño, llantas de aleación ligera de una única tuerca y neumáticos Pirelli P Zero Trofeo R.

¿Pensando en comprarlo? Que sepas que sus 500 unidades ya tienen asignado propietario. Cada uno tendrá que desembolsar 853.000 euros. Siempre te quedará el Salón de Ginebra 2018, el próximo mes de marzo, para poder admirarlo en directo.

McLaren Senna

También te puede interesar

F1: McLaren con Renault desde 2018 a 2020

Prueba al McLaren 720S Coupé: un deportivo sin límites

Así se construye un McLaren 720S con piezas de Lego (vídeo)

El McLaren XP1LM bate el récord de Nürburgring: ¡6:43.2! (vídeo y fotos)

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.