Publicidad

Mazda RX-8 Hydrogen RE y Premacy Hydrogen RE Hybrid

El hidrógeno podría convertirse en el combustible del futuro como alternativa al petróleo, una energía sostenible y renovable, pero aún costosa para su aplicación masiva. Mazda avanza en esta materia y ya dispone de una flota experimental de RX-8 y Premacy movidos por hidrógeno –y electricidad– que auguran un futuro más limpio y esperanzador.
-
Mazda RX-8 Hydrogen RE y Premacy Hydrogen RE Hybrid
Mazda ha decidido llevar esta tecnología un poco más allá con el Premacy híbrido, conocido en Europa como Mazda5, que, además del motor alimentado por hidrógeno –que actúa como generador–, dispone de un motor eléctrico con el que lleva la fuerza a las ruedas. La ventaja de este modelo es que dispone de cinco plazas utilizables y suficiente capacidad de maletero para el equipaje.

Galería relacionada

Mazda Premacy Hydrogen RE Hybrid

En Japón, Mazda ya ha entregado la primera unidad de este Premacy Hydrogen RE Hybrid a Iwatani Corporation, una empresa de desarrollo energético como experiencia piloto en este interesante apartado. Dispone de un sistema de tracción en serie híbrida que combina el motor rotativo de hidrógeno (idéntico al empleado en el RX-8 híbrido, que también puede funcionar con gasolina) y un generador, directamente conectdo, que sirve para alimentar el motor eléctrico que, a su vez, se encarga de mover exclusivamente las ruedas (no hay tracción o propulsión con el motor de hidrógeno). Gracias a las baterías instaladas se aumenta la autonomía del hidrógeno hasta los 200 kilómetros y la potencia se eleva en un 40 por ciento hasta 110 kW. De esta forma se logra un nivel de dinamismo elevado con un nivel de emisiones cero y unas sensaciones de conducción similares a las de un modelo de gasolina. Emplea un motor síncrono con sistema de cambio de bobinas automático mientras el coche circula, de forma que el motor eléctrico puede cambiar de forma automática entre mayor par o más velocidad, en función de las necesidades de cada momento. Además del motor-generador dispone de un convertidor que transforma la corriente continua de la batería en corriente alterna para el motor y generador y viceversa. Este generador puede actuar como motor eléctrico y hacer girar el motor en el momento del arranque. Por su parte, la batería es de iones de litio de alta capacidad que permite una densidad de energía tres veces superior a las de plomo. En el momento del arranque la batería suministra corriente al motor eléctrico, pero si se necesita mayor energía, el motor –con hidrógeno o con gasolina– arranca para enviar más suministro al motor eléctrico.

Durante la conducción normal, el motor de explosión, asociado al generador, suministra la potencia que necesite al motor eléctrico, ayudado por la batería para proporcionar mejor respuesta si se demanda más aceleración. En el caso de las frenadas el motor eléctrico hace las veces de generador y recarga la batería. Con la intención de mejorar la eficiencia, el motor se para en los semáforos de forma automática, pero si las condiciones de la batería –bajo nivel– requieren una carga, el motor se mantiene en marcha para recargarla. Como en el RX-8 Hydrogen, el paso de hidrógeno a gasolina puede hacerse en marcha, mientras que al revés es necesario detener el coche. En este caso se ha dotado al Premacy de un depósito de gasolina de mayor capacidad (25 litros) con el que puede recorrer 400 km adicionales (con el de hidrógeno logra una autonomía de 200 km). Un monitor de flujo de energía indica al conductor el funcionamiento de todos los sistemas, el tipo de energía que se está consumiendo, la que se está recargando, etc.

En el uso normal se aprecia un mayor nivel de ruido del funcionamiento del motor cuando funciona con hidrógeno. En el caso de la fase de aceleración brusca, el ruido es similar al que emiten los modelos con sistema de transmisión continua CVT con motor pequeño, pues el motor de explosión gira con decisión para proporcionar mayor energía al motor eléctrico dando la sensación de que la prestación es pobre. Es más una cuestión de sensaciones, pues no se compensa el nivel de ruido con la aceleración pura. Una vez que la velocidad se ha estabilizado, no hay mayor problema para que el motor de explosión se estabilice y baje el nivel de ruido. De momento, esta versión del Mazda Premacy sólo está disponible para el mercado japonés, con volante a la derecha y para flotas experimentales, pero Mazda prevé que podría tener aplicación en vehículos de uso particular hacia el año 2020.
Mazda RX-8 Hydrogen RE
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.