Publicidad

Mazda MX-5 Superlight

El prototipo Mazda MX-5 Superlight será la principal novedad de la marca japonesa en el próximo Salón del Automóvil de Frankfurt. En la ciudad alemana, también se presentará el ‘restyling’ del CX-7 con motor turbodiesel 2.2 MZR y sistema SCR (Selective Catalytic Reduction), que permite reducir la emisión de gases contaminantes.
-
Mazda MX-5 Superlight
Mazda continúa con los actos de celebración del 20 aniversario del MX-5. Si a principios de año tuvimos la oportunidad de poder conducir su última actualización, con un diseño más moderno y con una leve revisión en el apartado mecánico y de suspensiones, ahora la marca japonesa ha desarrollado una nueva edición especial: el Mazda MX-5 Superlight.

Galería relacionada

Mazda MX-5 Superlight

El Mazda MX-5 Superlight será una de las principales novedades que muestre la firma nipona en la próxima edición del Salón del Automóvil de Frankfurt que se celebrará a mediados de septiembre. Por el momento, el MX-5 Superlight es tan sólo un prototipo en fase de pruebas y, que como muy bien indica su apelativo, la ligereza es su característica principal.

Por el momento, sólo hay dos imágenes oficiales disponibles del Mazda MX-5 Superlight. En ellas, apreciamos la ausencia del techo y del parabrisas delantero, al más puro estilo de la edición especial Mercedes-Benz SLR Stirling Moss presentada a principios de año en el Salón del Automóvil de Detroit. La ausencia de ambos elementos junto el empleo de materiales más ligeros dan como resultado un deportivo descapotable biplaza de bajos niveles de consumo y emisiones. Para sentir el viento en tu cara de la forma más excitante posible, el MX-5 Superlight incorpora un chasis deportivo, unido a un centro de gravedad y altura de la carrocería más bajos y unos neumáticos especiales con llantas de bajo perfil. Del interior, por el momento no se aprecian muchos detalles pero sí identificamos unos asientos de ergonomía deportiva. Además del MX-5 Superlight, Mazda también presentará en Frankfurt el ‘restyling’ de su crossover, el CX-7. Lo más relevante del renovado CX-7 es la incorporación de un motor turbodiesel MZR-CD 2.2 con sistema SCR (Selective Catalytic Reduction).

Hasta este momento, el Mazda CX-7 se ha estado ofreciendo en Europa con un único motor de gasolina 2.3 Turbo de 260 CV. A partir de octubre, los clientes europeos también podrán elegir el motor turbodiesel 2.2 MZR-CD 2.2 con sistema SCR (Selective Catalytic Reduction). Por el momento, Mazda no ha anunciado datos concretos sobre potencia y par motor de este propulsor Diesel, pero sí ha asegurado que cumplirá con la norma anticontaminante Euro5 (ésta entrará en vigor el 1 de octubre de 2009). Al sistema SCR del Mazda CX-7 le acompaña el producto AdBlue, una sustancia química (disolución de urea) de origen sintético que permite reducir el nivel de emisiones de los vehículos con motor Diesel. Una vez que el AdBlue se inyecta en el SCR, se desencadena una reacción química en el catalizador que convierte el óxido de nitrógeno (NOx) en una mezcla de nitrógeno y vapor de agua, obteniéndose, por tanto, un tipo de nitrógeno inofensivo. En el caso concreto del CX-7, el 40 por ciento de NOx se convierte en nitrógeno inocuo. La sustancia AdBlue se almacena en un pequeño depósito situado bajo el piso del maletero, sin hacer variar el espacio disponible para el equipaje que, según Mazda, se sigue manteniendo en 455 litros de capacidad. A los mencionados MX-5 Superlight y CX-7, la marca japonesa también acudirá a Frankfurt con el Mazda3 i-stop con sistema de parada y arranque automático del motor, junto a sus nuevos modelos híbridos de hidrógeno y electricidad RX-8 Hydrogen RE y Premacy Hydrogen RE Hybrid.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.