Publicidad

Lamborghini Aventador J, rompiendo moldes

Ya tenemos entre nosotros la versión descapotable del modelo más potente y radical de Lamborghini, todo un guiño al mundo de la competición con el nuevo Aventador J, presentado mundialmente en el Salón de Ginebra.
-
Lamborghini Aventador J, rompiendo moldes
Lamborghini es sin duda uno de los grandes protagonistas en el Salón de Ginebra, y con mucha razón. Allí ha llevado la versión descapotable del Aventador, su modelo más espectacular desde que sucedió al Murciélago. El Lamborghini Aventador J, conserva el mismo motor que la versión coupé, un V12 6.5 que entrega 700 CV de potencia, pero con una serie de características que convierten a este descapotable en único.
Estas mejoras se centran en una contención del peso, logrando declarar en la báscula el mismo registro que el coupé: 1.575 kg. El aumento de la rigidez del chasis pasa factura, por lo que ha de quitarse de encima ‘lastres’ con tal fin: se prescinde del sistema de aire acondicionado, del sistema de navegación y, obviamente, del techo. No cabe duda que uno de sus mayores puntos fuertes, sino el que más, es su diseño. Destaca la ausencia de luneta delantera y el enorme alerón en su zaga. Lamborghini ya ha advertido que será necesario llevar el equipamiento adecuado para conducir el Aventador J –en la práctica, casco y gafas protectoras–. A lo largo de toda su carrocería, que ha sido rebajada y ensanchada respecto al modelo coupé, nos encontramos con diferentes zonas en fibra de carbono, al más puro estilo de la competición. De hecho, en la parte trasera predomina este material, además de otra importante zona fabricada en metal pintado de negro mate con la función de evacuar el calor. Todo esto estará presidido por cuatro salidas de escape situadas en zona central. El Lamborghini Aventador J es más largo que la versión coupé –4,89 metros– pero más estrecho en la parte delantera. Su carrocería viene pintada con un color exclusivo, un rojo intenso con toque cromado. El Lamborghini Aventador J nos recuerda indudablemente al prototipo que presentó el fabricante italiano en el mismo Salón de Ginebra pero del año 2005, el Concept S, salvando las diferencias.

Todas las características de lujo, deportividad y exclusividad que nos encontramos en el exterior del Aventador J las podemos encontrar en el interior, a pesar de que la marca todavía no ha desvelado ninguna fotografía específica del habitáculo. Sí sabemos que la consola central ya no existe, y en su lugar encontramos un panel con el botón de arranque. Las únicas pantallas son las que están justo detrás del volante, donde se podrán ajustar las configuraciones. Además, la fibra de carbono también estará presente en el interior, directamente en los asientos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.