Publicidad

Kia Soul Diva, Bourner y Searcher

Descubre la cara más divertida de Kia en el Salón de Ginebra. Tres imágenes para un coche que responde al nombre de Soul y que veremos en nuestras carreteras en 2009.
-
Kia Soul Diva, Bourner y Searcher
En el Salón de Detroit de 2006, Kia presentó un atractivo concepto que despertó un gran interés entre público y crítica. Los dirigentes no fueron ajenos a esta buena aceptación y el Kia Soul —así se llamaba—, anunciaría un año más tarde su paso a modelo de serie con motivo de la apertura del Salón de Nueva York. El siguiente escalón para el Soul llega ahora con la presentación de tres ejercicios de estilo para el Salón de Ginebra que responden a los nombres de Diva, Bourner y Searcher. Más tarde –hablamos de principios de octubre- veremos el modelo definitivo de serie que debería arrancar su comercialización a finales de año en Estados Unidos y llegar a nuestro continente ya entrado 2009.

Galería relacionada

Kia Soul

Se llama Kia Soul Diva y su nombre ya es una declaración de intenciones: busca a la mujer joven de espíritu que no duda en lucir su vehículo como el mejor de sus vestidos. Alegre, divertido, glamouroso… Así podemos definir esta particular interpretación del Kia Soul en el Salón de Ginebra. Para ello el equipo de diseñadores que capitanea Peter Schreyer ha jugado en su interior con el cuero negro, blanco y dorado hasta lograr un interior que parece un salón de diseño. El toque más chic de este Kia Soul Diva lo ponen unas espectaculares alfombrillas de pelo largo. Dejamos el Kia Soul Diva y saltamos a su opuesto, el Kia Soul Burner. Pasamos del divismo y del saber estar al chico malo de la película. Espectaculares tatuajes de dragón presiden todas las vistas de la negra carrocería —salpicada de destellos escarlatas— de este concepto de la marca surcoreana. Faros con leds luminosos y forma de ele y escapes verticales situados en los extremos del paragolpes trasero definen este Kia Soul Bourner. Ya en el interior, cuatro asientos individuales y deportivos y ambientación en rojo y negro —no podía ser de otra manera—.

Terminamos con el Kia Soul Searcher. Ni uno ni otro. Buscamos el término medio. Queremos tranquilidad dentro del ambiente estresante que nos persigue en el tráfico diario. La serenidad se logra apostando por colores más apagados, texturas suaves y presencia en carretera más discreta. Para ello, los creadores del Kia Soul Searcher se valen del cuero envejecido para el salpicadero, la consola, los paneles de puerta y el volante. Todo esto se convina acertadamente con un tono beige en el suelo y asientos, lo que contribuye a crear un ambiente cálido.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.