Publicidad

Green DRIVe: los coches ecológicos de Volvo

Volvo presentará en el Salón de Ginebra 2009 su familia de coches ecológicos Green DRIVe, en los que se incluyen versiones de los modelos C30, S40, V50, V70, S80, XC60 y XC70 con un nivel de emisiones inferior a los 160 g/km de CO2.
-
Green DRIVe: los coches ecológicos de Volvo

Volvo muestra una clara apuesta por los vehículos con niveles más bajos de consumo de combustible y de emisiones de CO2 en la próxima edición del Salón del Automóvil de Ginebra. En la ciudad suiza, la marca sueca dará a conocer la familia Green DRIVe, en la que se incluyen hasta siete versiones de sus modelos C30, S40, V50, V70, S80, XC60 y XC70, todas ellas con unos niveles de emisiones de CO2 por debajo de los 160 g/km.

Los nuevos coches Green DRIVe de Volvo se pueden catalogar según el rango de emisiones. En un primer grupo, se engloban a las versiones más respetuosas con el medio ambiente. Las versiones 1.6 Diesel de 109 CV con cambio manual de cinco velocidades de los modelos C30, S40 y V50 presentan, según la firma escandinava, unas emisiones de CO2 por debajo de los 110 g/km (en España, estas versiones estarían exentas del pago del impuesto de matriculación). El automóvil más eficiente de todos es el C30 1.6 D, con un consumo medio anunciado de 3,9 l/100 km y unas emisiones de 104 g/km; por su parte, tanto para el S40 como para el V50 1.6 D se declaran un consumo medio de 4,0 l/100 km y unas emisiones de 107 g/km.

Galería relacionada

Volvo Green DRIVe

En primavera de 2009, estas versiones 1.6 D de los Volvo C30, S40 y V50 estrenarán el conocido sistema Start/Stop de parada y arranque automático del motor. Su funcionamiento es similar al empleado por otras marcas como BMW y Volkswagen: cuando el vehículo está detenido y en punto muerto, el motor se para automáticamente; se vuelve a encender, cuando el conductor pisa el embrague. Según los cálculos de Volvo, con este sistema los C30, S40 y V50 presentan un ahorro de combustible en torno al 4-5 por ciento en un recorrido mixto de autopista, carretera convencional y ciudad; dicho ahorro es mayor, concretamente un 8 por ciento, cuando únicamente se realizan trayectos urbanos.

Para estas tres versiones, Volvo informa, además, que ha añadido una batería adicional a la convencional, de tal forma que son dos las baterías las que se encargan de suministrar la energía eléctrica necesaria para los dispositivos electrónicos del automóvil (luces, limpiaparabrisas, aire acondicionado, climatizador, sistema de audio, etc.). Sobre la batería convencional, Volvo añade que la ha optimizado y ahora presenta 175.000 ciclos/carga.

Para recargar las baterías, Volvo recurre a un sistema también conocido como es la frenada regenerativa. El automóvil aprovecha la energía cinética de las ruedas generada en una frenada o en una deceleración y la transforma en eléctrica, que va a parar, en este caso, a las dos baterías.

V70 y S80, ahora por debajo de los 140 g/km de CO2
Las versiones ecológicas que propone Volvo de los modelos V70 y S80 también incorporan el motor Diesel 1.6 con caja de cambios manual de cinco velocidades. En ambos casos, los datos anunciados de consumo medio y emisiones son los mismos: 4,9 l/100 km y 129 g/km de CO2. Estos niveles supondrían un pago del 4,75 por ciento en el impuesto de matriculación en nuestro país.

Estos más que positivos registros en los Volvo V70 y S80 han sido posible gracias a una serie de soluciones técnicas. En primer lugar, la caja de cambios manual presenta unos desarrollos más largos en tercera, cuarta y quinta velocidad. Los neumáticos, por su parte, también son especiales y tanto V70 como S80 montan unos de baja resistencia de rodadura. Una nueva bomba de la dirección eléctrica y diversos cambios en la aerodinámica con el empleo de una parrilla frontal diferente y una carrocería rebajada (20 mm en el eje delantero y 15 mm en el trasero) completan los recursos técnicos llevados a cabo por Volvo en los V70 y S80.

Las versiones Green DRIVe de los Volvo XC60 y XC70 incorporan el motor 2.4 Diesel de 175 CV con diversos cambios y sólo están disponibles con tracción delantera. El consumo medio y niveles de emisiones anunciados coinciden para los dos: 6,0 l/100 km y 159 g/km de CO2 (4,75 por ciento del impuesto de matriculación).

Volvo ha tenido especial cuidado en las posibles pérdidas por fricción en su motor Diesel 2.4 D. En él, también se han realizado diversos ajustes en los sistemas de admisión y escape y en el sistema de inyección de combustible que permite una combustión mucho más eficiente. Además, la compresión es más baja mientras que el turbocompresor se ha optimizado con el objetivo de ofrecer mayor par a menos revoluciones.

Volvo anuncia que en los próximos dos años sus coches con cambio automático mejorarán su eficiencia entre un 5 y un 7 por ciento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.