Publicidad

Ford S-Max Concept, espacio deportivo

Monovolumen, sí, pero sin renunciar al dinamismo y a la deportividad. Así se presentaba hace ya ocho años el Ford S-Max. Y si la fórmula gustó, ¿por qué no repetir? Eso han pensado en Ford a la hora de desarrollar a su sucesor. Ésta es una primera aproximación, de momento de forma conceptual. Así es el nuevo Ford S-Max Concept.
Teresa de Haro.

Twitter: @deharito -

Ford S-Max Concept, espacio deportivo

En 2005 Ford presentó al público el concepto SAV, un prototipo que meses más tarde se convertiría en el S-Max. Han pasado ocho años, tiempo más que suficiente para ir preparando y "poner guapo" a su sucesor. La primera gran aproximación es ésta, el concepto Ford S-Max Concept, como dicen sus responsables, llamemos a cada cosa por su nombre. La marca todavía no suelta prenda acerca de su fecha de llegada al mercado. Pero sí sabemos que la nueva generación del S-Max se parecerá, y mucho, a este prototipo. Es más, su diseño exterior no debería diferir mucho. Otra cosa es el interior, con más elementos de cara a lucirse en un salón y no fácilmente trasladables a la producción. 

 

El primer foco de atención en términos de diseño de este Ford S-Max Concept, que se presentará en sociedad por primera vez en el próximo Salón de Francfort, es la parte delantera. Aquí encontramos el nuevo aire de familia de los últimos modelos de la marca del óvalo y que ya anticipó el concepto Evos hace dos años. Los faros apuntan hacia la parrilla delantera, más sofisticada, y el capó se funde con el parabrisas que, a su vez, se eleva hasta convertirse en un enorme techo panorámico. Una línea recorre todo el lateral del vehículo, aportando una sensación de velocidad, rematado en la parte trasera con unos faros LED.

 

Tecnológico, práctico y versátil

Al volante, el conductor se encontrará con un ambiente en el que priman los materiales de calidad como el cuero y la fibra de carbono. En la consola central se han simplificado los mandos y un acabado de cristal, también táctil, cubre la pantalla central. Como el S-Max actual, dentro podrán viajar hasta siete personas, con dos butacas traseras escamoteables en el suelo. En este concepto, además, en la segunda fila de asientos, el central se abate al toque de un botón para facilitar el acceso a la tercera fila. Licencias que permiten los prototipos.

 

El futuro S-Max apostará, como no podía ser de otra forma, por la última generación del sistema SYNC de Ford. Como novedad, los asientos incorporarán unos sensores capaces de monitorizar el ritmo cardiaco del conductor. Si detectan cualquier anomalía, el vehículo podrá enviar una señal al centro de emergencias y activar los sistemas de seguridad activa necesarios. El S-Max también podrá presumir de acceso a internet, una base para conectar una tablet a los pasajeros traseros, pantallas en los reposacabezas y la activación por voz de cualquiera de las funciones de entretenimiento, navegación e información.

 

En el capítulo mecánico, el Ford S-Max Concept hará sitio a la nueva generación de motores de gasolina de inyección directa y sobrealimentados con turbocompresor, concretamente al nuevo 1.5 litros EcoBoost que primero estrenará la gama 2014 del Ford Fusion en Estados Unidos.      

Galería relacionada

Ford S-Max Concept

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.