Publicidad

Ford Edge, el hermano mayor del Kuga

Ford completará en 2015 su gama de SUV con la llegada de un nuevo modelo, el Edge, que cruza el gran charco para venderse en Europa en un escalón por encima del Kuga. La firma de Detroit ha desvelado los primeros datos del Edge, que se comercializará en el Viejo Continente con el motor Diesel 2.0 TDCI en dos variantes de potencia, 180 y 210 CV, y mucha tecnología a bordo.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

Ford Edge, el hermano mayor del Kuga

La llegada a Europa del Ford Edge estaba apuntada en nuestras agendas desde hace tiempo. Tras la actualización del Kuga en 2013, el SUV compacto de la marca norteamericana en Europa, llegó el EcoSport en 2014 un escalón por debajo en cuanto a tamaño. Ahora, por fin, le toca el turno -en 2015- al Edge. Se trata de un modelo que se vende en Norteamérica desde 2007, con un gran nivel de ventas, y en otros mercados de Sudamérica y Asia.

 

La nueva generación del Ford Edge hará su desembarco europeo después de que debute en territorio americano, y traerá consigo un renovado diseño atlético y musculoso, una parrilla delantera y pasos de rueda prominentes y unas delgadas luces de LED en el frontal. Todo ello, sin perder el ADN de Ford ni en su estética ni en su dinamismo al volante. No será, eso sí, un SUV al uso como el Kuga o el EcoSport; el Edge apuntará directamente a rivales premium más avanzados.

 

Con competidores de la talla de BMW X3 o Audi Q5, el nuevo Edge se caracteriza por el lujo y el cuidado por los detalles, y un interior espacioso con una gran carga tecnológica. Rondará los 4,70 metros de longitud, con cinco plazas en su habitáculo, frente a los 4,52 metros del Kuga o los 4,24 del EcoSport.

 

Tecnología y motores

El nuevo Edge estrenará la nueva dirección eléctrica adaptativa de la marca, que facilitará las maniobras a bajas y altas velocidades y, según Ford, hará la conducción más divertida. A esta nueva dirección habrá que sumarle el también debut del sistema de cancelación adaptativa de sonidos en el habitáculo y la cámara de visión delantera. El primero genera ondas opuestas a través de tres micrófonos, logrando un interior más silencioso; por su parte, la nueva cámara delantera permite una visión de 180 grados.

 

Otros sistemas tecnológicos ya conocidos de Ford y que también estarán en el Edge son los siguientes: sistema de conectividad SYNC 2, control de crucero adaptativo, sistema de tracción total, volante calefactable, sistema de detención automática en ciudad, aviso de ángulo muerto, lector de señales y sistema de alerta de cambio de carril, entre muchos otros.

 

En lo que a mecánica se refiere, Ford ha confirmado que el Edge llegará a Europa con un único motor Diesel 2.0 TDCI Duratorq y dos variantes: una de 180 CV y 40,8 mkg de par, asociado a un cambio manual de seis velocidades; y otra de 210 CV y 45,9 mkg, con cambio automático PowerShift de seis marchas.

 

Nuestra opinión

El nuevo Ford Edge cruza el Atlántico con el mismo ‘vestido’ que el modelo que se venderá en Norteamérica. Eso sí, se adaptará a los gustos, preferencias y usos del público europeo, comenzando por los motores Diesel –únicos disponibles de momento– y con un enfoque donde primará más el confort de marcha. Habrá que esperar si la apuesta es fuerte y si encajará en el mercado Europeo. Como referencia más cercana, el anterior SUV de Ford traído desde América, el EcoSport, cuenta también de momento con una gama mecánica corta: el 1.5 TDCI de 90 CV en Diesel y el 1.0 EcoBoost de 100 CV en gasolina.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.