Publicidad

Ford B-MAX

El Ford Fiesta monovolumen ya es una realidad. Como elemento distintivo frente a sus competidores Citroën C3 Picasso, Kia Venga o Hyundai ix20, aporta un espectacular volumen de acceso gracias a una combinación de puertas inédita.
-
Ford B-MAX
El nuevo Ford B-Max ofertará un espacio de apertura limpio de 1,5 metros de ancho gracias a la ausencia de pilar central que se sustituye por unas muy reforzadas puertas delanteras y traseras –estas últimas se benefician de una apertura corredera similar al estrenado no hace mucho por el Ford Grand C-Max-. El origen de este modelo y su singular sistema de acceso lo encontramos en el concepto de 2009 Ford iosis MAX que vimos en el último Salón de Francfort, aquél que sirvió también para lanzar las líneas maestras del actual C-Max pero que nos mostraba ya la espectacularidad de este sistema de puertas. Aprovecha la plataforma B de Ford, la misma que el Fiesta. Frente a éste, incrementa su longitud en 11 centímetros -32 cm más corto que un C-Max-. En altura también crece 11 centímetros, lo cual incide en una habitabilidad destacada para conductor y acompañantes delanteros y traseros.

Galería relacionada

Ford B-MAX

Igual que la familia monovolumen crece hacia abajo, mismo signo para la gama mecánica EcoBoost. El B-MAX tendrá como motor estrella un 1.0 tricilíndrico apoyado por un sistema Start/Stop. Igual que el resto de mecánicas EcoBoost cuatro cilindros de 1.6 y 2.0 litros, el 1.0 combina inyección directa, turbocompresor y doble distribución variable independiente de válvulas para conseguir unas destacadas cifras de consumo. Llamativa la enorme boca frontal, en este caso con cinco barras cromadas. Por debajo, una parrilla inferior más fina remarca la anchura del coche. También son características las ópticas, y sus elementos gráficos para transmitir musculosidad, y disminuir el aspecto cúbico de un coche de este tipo. En la trasera encontramos guiños inequívocos hacia su hermano mayor S-MAX con unas voluminosas ópticas engarzadas por una ancha tira cromada.

En el interior se vive también el kinetic design con una voluminosa consola central con guiños en sus mandos a los del Ford Fiesta. La sensación de espacio en el interior viene potenciada por un techo de cristal panorámico integral, que cubre la totalidad del área del techo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.