Publicidad

Citroën C5

El Citroën C5 se reinterpreta a sí mismo. Toma cuerpo de berlina tradicional, abandona el portón trasero y, para demostrar que el cliente manda, lo ofrecerán tanto con suspensión neumática como con suspensión convencional.
-
Citroën C5
Si veías la mano de Pininfarina en las líneas de los Peugeot, seguro que apreciabas la influencia de Bertone en los modelos de Citroën. Ahora, con el Centro de Estilo de Vélizy (Francia) a pleno rendimiento, lo que se puede comprobar en los últimos lanzamientos es… el miedo en los ojos de los rivales. Citroën ya no va a vender sólo por precio, sino porque también entra por los ojos. El C4 dio la alarma, el C4 Picasso supo hacer atractiva su personalidad zen y ahora el C5 llega para rematar. El nuevo Citroën C5 es más largo, más bajo y sin portón. Atrás queda el práctico, pero poco atractivo C5, grande, cómodo, eficaz, pero inexpresivo.

Galería relacionada

Nuevo Citroën C5

Si el cliente piensa que la hidráulica es una suspensión rara… allá él. A buen seguro guiados por el márketing, Citroën ofrece para el C5 una suspensión metálica, como quiere la gran mayoría de los usuarios. “Si no aceptan al C5, que no sea por la suspensión”, parece que han pensado... Si no puedes aspirar al segmento de las berlinas grandes… haz crecer tu berlina media. Eso ha hecho Ford con el Mondeo, parece que Honda seguirá el mismo camino con el futuro sustituto del Accord y lo mismo busca Citroën con el C5. Cuatro centímetros más de longitud y siete más de distancia entre ejes para disfrute de los ocupantes sirven para optar a más parcela de mercado y a vender más caro, todo ello sin salirse del invisible techo de cristal de los fabricantes generalistas. ...Pero también ofrecen la suspensión hidroneumática para quienes quieran seguir con una implantación conceptualmente similar a Lexus, Clases S, A8, etc, puedan seguir teniéndolo en la berlina media de Citroën. La Hidractiva 3 Plus –ya empleada en el actual C5 2.0 HDI y V6- vuelve a encajar a la perfección en el C5, porque son la misma plataforma y la responsable de “síntesis dinámica”, como lo denominan en Citroën... En cuanto a las líneas exteriores, experimentos los justos. Nada de “inflar” la carrocería como en el C5 antecesor, sino estilización, elegancia clásica. Inventar ese nicho triunfador se puede hacer, pero no en las berlinas medias, clásicas entre los clásicos. El C5 se estira y el techo baja ligeramente. Que no teman los ocupantes, porque la mayor batalla le dará espacio para sus piernas. Como el anterior C5, no habrá túnel central de transmisión, por lo que las cinco plazas parecen razonablemente utilizables. Eso sí, el que quiera espacio para la cabeza que se busque un monovolumen. ...El “invento” es que, con los mismos esquemas de suspensión de dobles triángulos con pivotes desacoplados y el multibrazo detrás del C6, se admite el empleo tanto de resortes metálicos como telescópicos con esferas de gas: tacto directo frente a aislamiento de marcha. En ambos casos, “con el confort y el comportamiento propios de las grandes berlinas de la marca”, dicen. Como con los cambios automáticos, será el cliente el que decida cuál será el futuro de esta suspensión. Crecer, hacerse más apetecible, también significa más peso. Da igual el empleo de materiales ligeros, como el aluminio para los subchasis de las suspensiones, porque el C5 nuevo engorda entre 100 y 150 kilos respecto al C5 actual. Cosas de la mayor seguridad y de los equipamientos de confort al alza. Sí, en Citroën han osado liberarse de esa seña de identidad presente en casi todos sus modelos. El portón ya lo perdió con el C6, desarrollado sobre la misma “Plataforma 3” que el nuevo C5, y como en éste recibe una luneta trasera cóncava sobre el capó trasero. Se pierde practicidad y la capacidad se queda en 439 litros. Siguiendo con las osadías, el C5 puede incluso perder la rueda de repuesto, otro clásico, esta vez entre los fabricantes franceses, pero ya la había eliminado antes en los C4 Picasso dotados de suspensión autonivelante. La ventaja de cambiarla por un kit antipinchazo es que el maletero sube su capacidad VDA hasta los 467 litros. Se pierde practicidad en el acceso al maletero, pero se conserva el respaldo abatible asimétrico. Con ambos respaldos abatidos se conforma una plataforma de carga prácticamente plana de 170 cm de longitud.

El C5 Break es otra propuesta de carrocería, que cambia si cabe aún más que la berlina. Aquí sí hay portón, pero desaparece el descomunal voladizo del actual –el nuevo break sólo mide cinco centímetros más que la berlina– y se pierde la talentosa capacidad de carga de ahora.

El maletero del nuevo C5 Break está muy próximo en habilidades al de la berlina, aunque cuenta con una boca de carga 15 cm más baja.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.