Publicidad

Citroën C3 Picasso

Así denominan en Citroën al nuevo C3 Picasso, un pequeño y aprovechado monovolumen que nace para competir en el segmento de los cuatro metros, con la modularidad y estética diferente como principales argumentos de venta.
-
Citroën C3 Picasso
Lo veremos en el próximo Salón de París y comenzará a venderse en el primer trimestre de 2009. El nuevo Citroën C3 Picasso completa la familia monovolumen de la firma francesa, en la que los C4 Picasso y C4 Grand Picasso ostentan el título de vehículo de este tipo más vendido en 2008 en nuestro continente.

Galería relacionada

Nuevo Citroën C3 Picasso

El más pequeño de la familia Picasso es un coche que no deja indiferente a su paso. Llama la atención con su forma cúbica suavizada por ángulos redondeados. Frontal fuerte, agresivo en la zona de las tomas de aire y, sobre todo, los huecos para los antiniebla compiten en protagonismo con unos faros que según los diseñadores buscan simpatizar el conjunto sugiriendo una sonrisa. Vamos, que tiene aire de monovolumen y de 4x4. Por detrás, el nuevo C3 Picasso se caracteriza por su corte abrupto en vertical –maletero manda- con las peculiares ópticas divididas en dos grupos. Personalidad atractiva y descarada, según comentan los creadores del último monovolumen de Citroën, asociada a unas buenas prestaciones al servicio del confort de los pasajeros. Todo ello se engloba en 4,08 metros de longitud, 1,73 metros de ancho y 1,62 de alto que acogen cinco plazas. Pero lo más destacable para este C3 Picasso es una capacidad de carga que puede oscilar entre 385 y 500 litros según la posición de la banqueta trasera, que se desplaza 15 centímetros longitudinalmente.

Pero además, esta segunda fila de asientos se puede escamotear –por fracciones o en conjunto- formando un plano de carga completamente liso que permite aumentar hasta 1.506 litros su capacidad o acoger objetos de hasta 2,41 metros de longitud si abatimos hacia delante el respaldo del copiloto. Otros detalles interesantes en el nuevo monovolumen de Citroën son una trampilla para poder acoger esquís con cuatro ocupantes, mesillas con luz y hueco portavasos para los ocupantes traseros, guantera de 9 litros que permite la colocación de una botella de 1,5 litros que se puede beneficiar de la climatización del conjunto del vehículo para lograr su refrigeración… Seguimos con el interior del nuevo C3 Picasso, con posición de conducción tipo monovolumen, muy elevada y con mucha superficie acristalada –hasta 4,52 metros cuadrados con el techo panorámico- para que la visibilidad sea la óptica en cualquier situación. Un verdadero mar de luz. En este capítulo destaca la luneta delantera fragmentada en tres partes, que permite lograr un pilar A muy ligero que se complementa con un subpilar A arropado por cristal y que también contribuye a marcar la personalidad de este modelo. El conductor, gracias a todos estos atributos, se puede considerar como un privilegiado al disfrutar de una destacada versión periférica -29,5 grados de ángulo de visión lateral le permiten presumir de ser el mejor de un segmento donde convivirá con Gran Modus, Meriva, Note…-. Pero aún hay más: palanca ubicada en la consola central –de momento sólo manual de cinco relaciones- al igual que sus hermanos mayores, asiento del conductor regulable en altura, volante ajustable en altura y profundidad, asistencia al aparcamiento trasero –opcional-, cartografía digital para el navegador almacenada en una tarjeta SD que permite el funcionamiento autónomo del lector de CD mp3/WMA... son algunas de las cualidades más destacables de este nuevo monovolumen de Citroën. Para el capítulo mecánico, el pequeño Citroën C3 Picasso arranca con dos opciones para la gasolina y otras tantas para el Diesel. En el primer caso nos encontramos los novedosos VTi 1.4 y 1.6 de 95 y 120 CV –desarrollados conjuntamente con BMW- y los ya conocidos HDI 1.6 de 90 y 110 CV. Pese a la carrocería tipo monovolumen con su casi obligatoria penalización en materia de coeficiente aerodinámico, sus niveles de emisiones son muy reducidos, aunque sin lograr colocarse por debajo de la barrera psicológica e impositiva de los 120 gr/km de CO2. En el mejor de los casos, el HDi de 90 CV asociado a llanta de 16 pulgadas se queda en 125 gramos, cifra que aumenta a 130 para el HDi de 110 CV, a 157 gr para el gasolina 95 CV y a 159 para el 120 CV, todos asociados a la rueda en medida de 16 pulgadas, y montando neumáticos Michelin Energy Saver que proporcionan una reducida resistencia al rozamiento en la rodadura. Estos reducidos consumos para las mecánicas Diesel, asociados a un depósito de combustible de 50 litros, garantizan que sin forzar el ritmo podamos rozar la barrera del millar de kilómetros en el apartado de autonomía.

Terminamos con algunos de los elementos técnicos y de seguridad más destacados en este Citroën que espera vender 110.000 unidades al año en toda Europa: mención obligatoria a elementos como la dirección eléctrica de asistencia variable según velocidad y ángulo de volante, ESP opcional, hasta seis airbags, anclajes Isofix para asientos infantiles...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.