Publicidad

Candidatos Car of The Year 2013: Toyota GT86 y Subaru BRZ

Es, sin duda, la candidatura más pasional de la edición 2013 del Car of The Year. Los clones deportivos Toyota GT86 y Subaru BRZ proponen una conducción divertida en todo momento, aunque ambos ofrecen la versatilidad de poder conducirlos a diario con toda comodidad. Ligereza, potencia, propulsión trasera... vuelve la más pura esencia de los deportivos de verdad.
Jorge Serrano -
Candidatos Car of The Year 2013: Toyota GT86 y Subaru BRZ

En el desarrollo conjunto del GT86 y del BRZ, tanto Toyota como Subaru han tenido en cuenta varios factores, entre ellos, debía primar la ligereza sobre la potencia, en pos de ofrecer dos deportivos divertidos, pero razonablemente lo más asequible posibles.

 

Motor de cuatro cilindros de tipo boxer de 200 CV y montado en posición delantera longitudinal, bajo centro de gravedad, propulsión trasera... éstas son las tres líneas maestras en los genes técnicos de Toyota GT86 y Subaru BRZ. Cuando arrancas el motor de ambos y vas subiendo de vueltas, el característico sonido a motor boxer de Subaru ya te acompaña en un trepidante viaje. Quienes lo han podido conducir, afirman que el par máximo se entrega pasadas las 6.000 vueltas. En el caso de entrega de potencia, se produce de forma gradual y constante y es posible estirar el motor hasta poco más de las 7.500 rpm, lo que le asegura una interesante capacidad de tracción que agradeceremos en conducción deportiva. Ofrece su mejor cara en la parte alta del cuentavueltas, con unas 4.000 últimas revoluciones muy interesantes.

 

Ambos son coches estables y fáciles de llevar, aunque si se les busca las cosquillas las encontrarás. La adrenalina al límite aparecerá cuando se desconectan todas las ayudas electrónicas, momento en el que el Subaru BRZ y el Toyota GT86 dan lo mejor de sí mismos en un circuito. Con todos los controles conectados, ambos ofrecen un gran dinamismo, pero son fácilmente predecibles y ofrecen un gran agrado de uso.

 

En ambos, el interior es bueno para dos ocupantes, aunque cuenten con configuración 2+2. Las plazas traseras son más bien simbólicas, si bien te pueden sacar de un apuro en ciudad, o si tus acompañantes son niños (llevan anclaje de sillitas Isofix) o adultos no muy altos. Las suspensiones no son excesivamente firmes, por lo que la sensación de dureza e incomodidad no es la esperada en un vehículo de estas características. 

 

En definitiva, tanto el Toyota GT86 como el Subaru BRZ son dos alternativas deportivas ideales tanto para los amantes de los automóviles como de los automóviles apasionados de lo diferente y original. A todo ello, hay que unir unos precios 'razonables' para lo que ofrecen, con un precio de partida para ambos de unos 30.000 euros.

 

Así lo ve AUTOPISTA

La incógnita se desvelará el próximo 4 de marzo a las 15 horas en el Salón de Ginebra. Así valora nuestro director y jurado de los 58 periodistas europeos que otorgan el premios, Juan Carlos Payo, los ochos finalistas –habitualmente son siete pero en la ronda previa hubo un empate-.
"¡Qué gozada para el aficionado al automóvil! Un coche para sentir el volante en su máxima expresión, como antaño, sin necesidad de recurrir a megasoluciones electrónicas, sin necesidad de ofertar un producto oneroso. 200 CV al eje trasero y menos de 30.000 euros. Buen pero único cóctel."

Te puede interesar...

- Prueba Toyota GT86

 - Prueba Subaru BRZ

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.