Publicidad

BMW Serie 6 Coupé

Además de un ligero incremento de dimensiones que repercute en una mejor habitabilidad, la nueva generación del BMW Serie 6 Coupé se beneficia de una plataforma con cuatro ruedas directrices, faros de tipo LED y cambio automático de 8 marchas.
-
BMW Serie 6 Coupé
Las mayores dimensiones de la carrocería en anchura (+3,9 cm) y longitud (+7,5 cm) resaltan la agresividad del nuevo BMW Serie 6 Coupé. Además es 5 milímetros más bajo y, por tanto, ahora transmite todavía más sensación de ir agazapado a la carretera. También ha crecido la distancia entre ejes 7,5 cm, lo que se refleja positivamente en la amplitud interior, sobre todo en las plazas posteriores.

Galería relacionada

BMW Serie 6 Coupé

Las mejoras de esta nueva generación del BMW Serie 6 Coupé afectan a todo el apartado dinámico, así como a lo relacionado con el confort y el refinamiento interior. Uno de los motivos es que entra en juego la dirección a las cuatro ruedas, el mismo sistema que podemos encontrar en la Serie 7 y la Serie 5. A poca velocidad mejora la maniobrabilidad y, por encima de 60 km/h, la estabilidad. Pero también el confort, la eficacia y la facilidad de conducción, ya que las reacciones al límite se dulcifican, sobre todo en combinación con la dirección activa opcional. De igual modo, las cuatro ruedas directrices logran una mayor diferenciación entre las distintas personalidades que ofrece el BMW Serie 6 Coupé a golpe de botón (Normal, Sport y Sport +), haciendo el tren trasero más o menos reactivo, además de adaptar suspensión, respuesta del motor, dirección, cambio (automático de 8 marchas, de serie) y ayudas electrónicas.

La rigidez torsional estática del chasis, por su parte, se ha incrementado en un 53 por ciento y se emplea aluminio en puertas, capó y apoyos de la suspensión delantera. Los paneles delanteros laterales y la tapa del maletero son de material reforzado con fibra de vidrio. También la eficiencia de los motores se ha optimizado. En el caso del 640i se recurre a un 6 cilindros en línea, con 3 litros de cubicaje y turbo de doble caracola, que rinde 320 CV y 45,9 mkg entre 1.300 y 4.500 rpm. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos, alcanza 250 km/h (autolimitados) y homologa 7,7 l/100 km de promedio (179 g/km de CO2). Junto con tapas activas en las entradas de aire, esta motorización dispone de un modo Eco Pro que modifica la gestión electrónica de la centralita, la respuesta del acelerador y las leyes del cambio para lograr un menor consumo, así como el rendimiento de algunos equipos eléctricos como la climatización y la calefacción de los asientos y de los retrovisores exteriores. A su vez, informa al conductor sobre el grado de eficiencia energética y de los kilómetros adicionales de autonomía que podrá obtener. La otra variante que estará disponible inicialmente será el 650i, dotado de un V8 sobrealimentado por dos turbocompresores, con 4,4 litros de cilindrada, 408 CV y 61,2 mkg entre 1.750 y 4.500 vueltas. En pocas palabras, 4,9 segundos en el paso de 0 a 100 km/h y 10,4 l/100 km (243 g/km de CO2). En comparación con la edición anterior, el incremento de potencia es de 48 y 41 CV, respectivamente. Respecto al interior, destacan las nuevas funciones disponibles, como la mejor integración de teléfonos inteligentes —se pueden mostrar los e-mails recibidos en la pantalla central del salpicadero, por ejemplo—, o la conectividad a Internet para realizar búsquedas o utilizar servicios relacionados con la navegación y el entretenimiento. El dispositivo HUD de proyección de información sobre el parabrisas cuenta con mejores gráficos y una completa paleta de color, con lo que sus indicaciones son más realistas. Entre los datos que muestra cabe mencionar avisos del sistema de visión nocturna con reconocimiento de peatones, límites de velocidad o advertencias de cambio de carril. El sistema de navegación, por su parte, dispone ahora de un guiado más preciso con recomendación de carriles. Definitivamente, un coche para sibaritas del lujo y de la tecnología en el que no falta de nada, ni siquiera inserciones en cerámica para decorar ciertos elementos del interior o un sistema de sonido Bang & Olufsen desarrollado especialmente para este modelo. Otra de las novedades importantes es la posibilidad de incorporar grupos ópticos con tecnología LED para todas las funciones, incluidos los antiniebla, intermitentes y la luz de carretera. Además, los faros principales son adaptativos y modifican la orientación del haz en curvas. Los de serie son bi-xenón. En la zona trasera se ha resaltado la horizontalidad de los pilotos para transmitir una imagen de mayor aplomo. El 650i, además, cuenta con colas de escape trapezoidales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.