Publicidad

BMW M4 Cabrio, máxima deportividad con el cielo como techo

Tras los nuevos M3 y M4 Coupé, BMW ahora da a conocer el M4 Cabrio, que comparte componentes mecánicos con sus hermanos, con el nuevo motor 6 en línea turbo de 431 CV, pero exhibe un mayor encanto gracias a un techo duro retráctil que permite disfrutar de un descapotable o un más versátil coupé.
Miguel García-Vidal . -
BMW M4 Cabrio, máxima deportividad con el cielo como techo

Una vez ya conocidos los nuevos M3 berlina y M4 Coupé, le ha llegado el turno a la versión descapotable, que aunque deje de llamarse M3, supone la quinta entrega de la saga, desde que en 1988 apareciese el primer M3 Cabrio con un motor de cuatro cilindros con 195 CV.


Comparado con su antecesor, el M4 Cabrio es, con 4,67 metros, 6 centímetros más largo y con 1,87 unos 7 más ancho, mientras que mantiene la misma altura de 1,39. Su batalla también aumenta en 5 centímetros, situándose en los 2,81 metros. Técnicamente, la mayor novedad la encontramos en su propulsor, que pasa de ser un V8 atmosférico de 4.0 litros a un más tradicional seis en línea 3.0, que, por primera vez en la historia del M3, está sobrealimentado con dos turbos. Rinde 431 CV en un rango útil de 1.800 rpm y 56,1 mkg de par de 1.850 a 5.500 rpm, frente a los 420 CV del anterior V8. El nuevo propulsor es 90 kg más liviano, lo que unido al empleo de materiales más ligeros permite contener el peso. Como el aluminio del capó o el plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC) para el árbol de transmisión, que es de una sola pieza, y la estructura entre las dos torretas de la suspensión delantera para aumentar la rigidez.

Las suspensiones también están confeccionadas en aluminio, tanto para aligerar como para reducir el peso de la masa no suspendida, lo que aumenta el dinamismo. La amortiguación activa ofrece tres programas de uso: Comfort, Sport y Sport+, los mismos que encontramos para la asistencia de la dirección, que ahora es eléctrica en lugar de hidráulica. Con su tracción trasera, resulta clave en el conjunto el diferencial activo multidisco gobernado electrónicamente, capaz de enviar el cien por cien del par a una sola rueda, con lo que aumenta la deportividad al proporcionar mayor estabilidad y tracción. En opción, ofrece frenos de disco carbocerámicos, que a simple vista se distinguen por sus exclusivas pinzas en color dorado.

0 a 100 km/h en 4,4 s

La transmisión puede ser manual de seis velocidades, con un nuevo sistema que aporta un golpe de gas en las reducciones para igualar el giro del motor con el de las ruedas, o automática de doble embrague pilotado DKG con siete relaciones. Con esta última se consiguen mejores cifras de aceleración, con 4,4 segundos para pasar de 0 a 100 km/h —0,2 segundos más en el manual— y consumos más reducidos, con 8,7 l/100 km de media —9,1 l/100 km para el manual—. Además, el automático incluye la función de salida automática «launch control». Son prestaciones menos brillantes que las del nuevo M4 Coupé, fruto de los 253 kg más que pesa el Cabrio, y eso que respecto a su antecesor la tara ha descendido en unos 60 kg, como hemos visto gracias tanto al propulsor como al empleo de mayor cantidad de materiales ligeros.


Como en su antecesor, que estrenó el techo duro retráctil, la capota metálica se divide en tres secciones que se pliegan en el maletero en 20 segundos. Una operación que se puede ejecutar en marcha hasta una velocidad de 18 km/h. Para mejorar su aislamiento incluye un nuevo guarnecido que permite rebajar el ruido en el habitáculo en 2dB.


Igual que exteriormente el M4 Cabrio se distingue por sus paragolpes, los espejos con doble soporte, las cuatro salidas de escape o las llantas de radios dobles de 18”, en el interior también encontramos elementos específicos del catálogo 'M'; como el volante, el pomo del cambio, las grafías de la instrumentación o los embellecedores para los umbrales de las puertas. Los asientos, de accionamiento eléctrico, opcionalmente pueden montar la calefacción en la zona de la nuca, regulable en tres niveles, lo que junto al derivabrisas permite viajar descapotado incluso con temperaturas invernales.

Lo último en tecnología

Al igual que en sus hermanos, dispone de los sistemas BMW ConnectedDrive y diversos asistentes a la conducción, entre los que destacan la alerta en caso de atropello o de choque con otro coche, el control automático entre luz larga y de cruce o el detector de fatiga. De momento no se ha hecho oficial su precio, pero si analizamos el del M4 Coupé, que parte de los 88.500 euros y le sumamos los 8.000 euros de diferencia que hay entre un Serie 4 Coupé y un Cabrio, podemos aventurar que la tarifa del M4 Cabrio rondará los 96.500 euros.

Galería relacionada

BMW M4 Cabrio

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.