Publicidad

Audi Q5

Audi ha llevado hasta el Salón de Pekín la presentación en sociedad de su nuevo todo-camino, el Audi Q5. Con este nuevo modelo, Audi se introduce en un segmento inédito para la marca y en el que el BMW X3 es el dueño y señor desde hace mucho tiempo.
-
Audi Q5
Sin duda el Audi Q5 tiene un buscado aire de familia que recuerda a su hermano mayor, el Audi Q7. Y no es una casualidad, es que el Q7 ha abierto un camino que Audi no quiere, ni puede, dejar de explorar y de explotar.

Galería relacionada

Audi Q5

Las dimensiones del nuevo Audi, con sus 4,63 metros de largo, 1,88 de ancho y 1,65 de alto le sitúan claramente con el BMW X3 -4,57 m- con lo que la hegemonía que este modelo ha tenido prácticamente desde su aparición, se ha de ver, por lógica, un tanto resentida. El Audi Q5 ofrece un buen número de interesantes novedades que van desde su equipamiento de seguridad hasta el de confort. En su línea exterior se puede optar por dos distintos “trajes”, uno de imagen deportiva –denominado S– y otro que está encaminado a realzar su figura de todo-camino, la denominada “Off Road Style” que incluye un protector de bajos en su parte delantera y trasera y unas llantas de aleación de 19 pulgadas. A esto se suma la posibilidad de disponer del equipamiento exterior –barras de techo, manillas de puertas– en tres colores distintos: de serie negro y, en opción, del mismo color de la carrocería o de un color distinto haciendo contraste.

En el interior nos encontramos con un ambiente claramente Audi en todos los mandos, disposición de los mismos y calidad visual. La marca indica que su habitáculo puede alojar hasta cinco ocupantes con un elevado grado de confort. La banqueta trasera cuenta con el respaldo abatible e inclinable y, en opción, se puede hacer que el asiento se desplace longitudinalmente hasta 100 mm. También como opción, el respaldo del acompañante se puede plegar hacia delante con lo que se facilita el transporte de bultos largos. Por supuesto, el interior está lleno de múltiples huecos para depositar pequeños objetos, así como un buen número de posavasos. El maletero está a la altura de lo que se espera de un modelo de este tamaño. Su capacidad de carga oficialse cifra en 540 litros con todos los asientos dispuestos, cifra que se eleva hasta los 1.560 litros cuando plegamos las plazas traseras. Bajo el suelo del maletero existe un hueco adicional para transportar pequeños objetos y que no estén ni a la vista de los amigos de lo ajeno, ni dando “la lata” rodando libremente por el maletero. En un principio serán tres los motores disponibles para el Audi Q5, todos ellos como ya es habitual en las últimas novedades del Grupo Volkswagen, dotados de inyección directa y turbocompresor. En gasolina sólo se ofrecerá el 2.0 TFSI que anuncia 211 CV de potencia y 35,7 mkg de par. Sus prestaciones oficiales señalan que su velocidad máxima es de 222 km/h, que pasa de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y que el consumo medio homologado es de 8,5 l/100 km. Los otros dos motores pertenecen a la familia TDI. El escalón inferior lo ostenta el 2.0 TDI de 170 CV mientras que en lo más alto se encuentra el 3.0 V6 TDI con 240 CV de potencia. Las cifras de aceleración 0-100 km/h son de 9,5 segundos para el primero y de sólo 6,5 para el segundo. Los consumos homologados son de 6,7 l/100 km y de justo uno más para el motor V6. Otra de las novedades que incorpora este nuevo Audi Q5 es la presencia de la caja de cambios de doble embrague –denominada S Tronic en Audi– con siete velocidades y que está disponible para los motores más potentes, dejando la manual de seis relaciones para el 2.0 TDI. Hay que tener en cuenta y muy presente, que el Audi Q5 no es un todo terreno en su acepción más pura. A pesar de ello, el Q5 tiene un buen número de sistemas destinados a que la circulación fuera del asfalto sea lo más segura y eficaz.

Así, la tracción total quattro forma parte del equipamiento de serie. Con este sistema se garantiza una tracción óptima en cualquier situación ya que el sistema transmite la cantidad de par idónea a cada situación de adherencia. En condiciones normales, el Audi Q5 circula con un reparto del par motor del 40 por ciento en el tren delantero y el restante 60 por ciento en el trasero. En caso de necesidad, el sistema puede llegar a transmitir hasta el 65 por ciento del par al tren delantero o un 85 por ciento al trasero. El control de estabilidad –ESP– y el antibloqueo de frenos –ABS– están programados para funcionar sin problemas en zonas de baja adherencia como la tierra o la grava. El ABS, por ejemplo, permite llegar a bloquear las ruedas delanteras cuando circulamos en arena, con lo que se consigue “clavar” el coche y detenerlo en una distancia más corta. Una de las nuevas funciones del ESP es la de funcionar con mayor antelación si detecta que se lleva la baca del coche cargada, ya que en esta situación el centro de gravedad está mucho más alto y requiere que en situaciones límite entre en acción mucho antes que cuando el coche va descargado. Habrá que esperar hasta este verano para poder probar en carretera por primera vez este modelo que comenzará su comercialización en nuestro mercado en el otoño de este mismo año.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.