Publicidad

Audi quattro concept

Una de las grandes sorpresas del Salón de París llega de la mano de Audi. Aprovechando la celebración del 30 aniversario de quattro, la marca alemana enseña un nuevo superdeportivo, desarrollado sobre el RS5 y con motor turbo de cinco cilindros y 408 CV. Mide 4,28 m, pesa sólo 1.300 kg y equipa la última evolución de la tracción integral de Audi. ¿Pisará las carreteras?
-
Audi quattro concept

Han pasado ya 30 años, pero en Audi no olvidan una fecha clave. El Salón del Automóvil de Ginebra de 1980 sirvió de escenario para un prototipo (quattro), cuya denominación se ha convertido en todo un símbolo de éxito para la marca. Ahora, con motivo de su conmemoración, Audi vuelve a sorprender con una interpretación actual de aquel concepto. Y basta un primer vistazo para despertar sus recuerdos… y los de otro legendario deportivo de Audi: el quattro 1984 Sport.

Eso sí, el nuevo Audi quattro concept es un deportivo de lo más actual. Su base es el espectacular Audi RS5, pero con importantes modificaciones de desarrollo. Musculoso y compacto conserva genes, pero muestra un frontal más agresivo (con nueva interpretación de la parrilla “single-frame”, ahora sin marco cromado), nuevas luces LED capaces de cambiar su orientación entre vertical y horizontal según la función iluminación activa y un gran alerón integrado en el portón trasero que se despliega automáticamente en marcha para asegurar carga aerodinámica. Además, como sus predecesores de hace 30 años, es únicamente de dos plazas.

Galería relacionada

Audi quattro concept

El Audi quattro concept mide 4,28 metros de largo, 1,86 de ancho y 1,33 de alto. Respecto al RS5 de base, rebaja su altura 40 mm y acorta 150 mm la distancia entre ejes (2,60 m totales) para mayor agilidad y menor centro de gravedad.

Los ingenieros alemanes también han trabajado profundamente sobre la carrocería del quattro concept. Sigue la construcción ASF de Audi, con mayoría de piezas en aluminio, a diferencia del acero del RS5. Pero ahora, además, incluye carbono en capó, portón trasero, paragolpes y numerosos componentes aerodinámicos. En total, pesa sólo 1.300 kg, no sólo 500 menos que el RS5, sino también 200 por debajo del Audi TT RS, de quien, por cierto, toma la mecánica.

Y es que bajo el capó, el Audi quattro concept monta el mismo motor turbo de cinco cilindros en línea, 2,5 litros e inyección directa del pequeño deportivo. Sin embargo, mediante trabajo tanto en la electrónica como en la admisión y el escape incrementa sustancialmente su potencia hasta los 408 CV. Por todo ello, este coupé obtiene una excelente relación peso/potencia de sólo 4,3 kg/CV, a la par de todo un Audi R8 V10.

El Audi quattro concept promete una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 3,9 segundos.

Acompañado de una transmisión manual de 6 velocidades, el Audi quattro concept desarrolla los 408 CV entre 5.400 y 6.500 rpm, con un par máximo de 49,0 mkg disponible desde 1.600 rpm y constante hasta las 5.300 vueltas. Este motor de carrera larga, adecuado tanto para su ubicación transversal en el TT RS como para la longitudinal en este quattro concept, ofrece también un consumo razonable homologado en 8,5 l/100 km de media.

La nueva tracción quattro

Ligero, potente y con gran motricidad. Audi asegura que la efectividad de este superdeportivo sería total en carretera. Para ello, como el RS5 o los nuevos A7, incluye la última evolución de la tracción quattro de Audi. Es decir, en lugar de Torsen emplea un diferencial central de corona capaz de distribuir el par individualmente entre cada rueda. En condiciones normales, distribuye la fuerza en una proporción 40/60 entre los ejes delantero y trasero, pero en función de las pérdidas de adherencia puede llegar a mandar hasta un 85 por ciento de par al tren posterior y hasta un 70% al anterior. Como complemento, el Audi quattro concept dispone también de diferencial trasero deportivo (el mismo del S4) para mejorar su eficacia en curva.

Los neumáticos en medida 275/30 con llantas de 20 pulgadas y los frenos cerámicos anuncian también su poderoso carácter deportivo, que se prolonga a un habitáculo más simple de lo habitual pero de alto contenido emocional. Con mucho cuero e inserciones de carbono, por encima de todo destaca su instrumentación completamente digital (que sirve además como pantalla de información MMI). Tiene dos posibles configuraciones, una normal (donde se visualiza la velocidad y cuentarrevoluciones) y otra deportiva, que evoca al Audi quattro de 1980 e incluye función de carreras.

El salpicadero, por su parte, parece flotar sobre la consola central y muestra un diseño más ligero de lo normal en Audi. Mientras, los asientos deportivos anuncian un peso de sólo 18 kg cada uno, aproximadamente un 40 por ciento menos que un asiento convencional. En definitiva, “el quattro concept encaja perfectamente en el segmento de los coches deportivos”. Si lo dice la propia Audi no sería de extrañar que pronto lo viésemos rodar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.