Publicidad

Nuevo Audi A8 L

A finales de año llegará al mercado el Audi A8 L o, dicho de otro modo, la versión de batalla larga de la berlina de lujo alemana. Incorporará los mismos motores que el A8 de batalla corta, esto es, el gasolina 4.2 FSI V8 de 372 CV y el Diesel 4.2 TDI de 375 CV. De forma exclusiva, también montará la nueva joya de la corona: un 6.3 FSI W12 de 500 CV.
-
Nuevo Audi A8 L
Poco después de presentar oficialmente la nueva generación del Audi A8, la marca de los cuatro aros informa ahora de los primeros detalles del A8 L, es decir, la versión con batalla larga de esta berlina premium.

Galería relacionada

Audi A8 L, limusina rodante.

El nuevo Audi A8 L ofrece unas dimensiones mayores que el A8 de batalla corta, concretamente con una longitud de 5.260 mm (130 mm más), una altura de 1.462 mm (2 mm más) y una distancia entre ejes de 3.123 mm (131 mm más), mientras que la anchura no varía y se sitúa en los 1.948 mm. El método de construcción en el A8 L hereda la filosofía Audi Space Frame (ASF), en la que la mayor parte del conjunto se fabrica en aluminio, mientras que los montantes B están fabricados en acero endurecido en molde. El Audi A8 L comparte, pues, la práctica totalidad de la tecnología y características técnicas de su ‘hermano menor’ de batalla corta. De esta forma, incorpora los mismos motores: el gasolina 4.2 FSI V8 de 372 CV y el Diesel 4.2 TDI biturbo de 375 CV. Sin embargo, el A8 L presume de poder incorporar una auténtica joya mecánica como es el nuevo propulsor de gasolina 6.3 FSI W12. El Audi A8 L 6.3 FSI W12 con sistema de inyección directa rinde una potencia de 500 CV, con un par motor de 63,75 mkg a 3.250 rpm. Respecto al anterior A8 L 6.0 W12 de 450 CV y 59,18 mkg de par motor, el nuevo propulsor aumenta su cilindrada, con unos cilindros más largos y un diámetro mayor (diámetro x carrera 86,0 x 90,4 mm).

El motor W12 del nuevo A8 L es extremadamente compacto, con una longitud de 50 cm por 70 cm de anchura y altura. El peso total de este propulsor de 12 cilindros en W es de 247 kg. El nuevo Audi A8 L 6.3 FSI W12 de 500 CV es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, con una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. El consumo medio anunciado es de 12,0 l/100 km, lo que supone una reducción de 12 por ciento en comparación con el anterior A8 L W12 (el consumo medio homologado se cifraba en 13,6 l/100 km). Leves diferencias estéticas diferencian al A8 L 6.3 W12 del resto de versiones. De forma concreta, la parrilla del radiador incluye una rejilla pintada en negro brillante, además de unas barras cromadas horizontales y unos retrovisores también cromados. El logotipo W12 está visible en la zona delantera y trasera. Precisamente en la zaga, encontramos otra diferencia respecto al resto de variantes, gracias a las dos salidas de escape con forma trapezoidal. Las llantas de aleación también son específicas, de 19 pulgadas de diámetro con 15 radios en neumáticos de medidas 255/45 (de forma opcional, también se pueden elegir unas de 20 y 21 pulgadas). Como buena versión deportiva que es, el sistema de frenado está a la altura de las circunstancias, con unos discos autoventilados de 400 mm de diámetro para las ruedas delanteras y 356 mm para las traseras.

Las tres mecánicas del Audi A8 L se combinan con el nuevo cambio automático Tiptronic con convertidor de par de ocho velocidades fabricado por el especialista ZF. De serie, el sistema de tracción integral permanente quattro acompañará a los afortunados viajeros del A8 de batalla larga. En condiciones normales de conducción, este sistema envía un 60 por ciento de par a las ruedas traseras y un 40 por ciento a las delanteras. Dependiendo de la situación, el tren delantero puede llegar a recibir un 60 por ciento de par, mientras que el trasero puede llegar a recibir hasta un 80 por ciento. De forma opcional, Audi ofrece para el A8 un diferencial deportivo, en el que todo el protagonismo recae en el eje posterior. Al igual que en el A8 de batalla corta, el A8 L promete un gran confort, gracias a las suspensiones neumáticas. La firmeza de éstas se puede configurar hasta el grado máximo, mediante el nuevo ordenador MMI Touch. Con este sistema, también podemos seleccionar el nivel de dinamismo del diferencial trasero deportivo, de la dirección activa, del motor y del cambio, de la luz de giro y del pretensado de los cinturones ante situaciones de peligro. Una de las novedades del llamado MMI Touch es que dispone de una zona táctil (similar al touch pad de un ordenador portátil) multifunción, con la que podemos desplazar la pantalla del navegador (con Google Earth integrado).

Además de los últimos avances técnicos, la calidad de los materiales empleados es otra de las tónicas dominantes en el interior, con cuero, inserciones en madera y aluminio junto a asientos calefactables y con varias posibilidades de configuración, como elementos más destacados en el habitáculo. El nuevo buque insignia en cuanto a lujo y glamour de Audi, este A8 L, no llegará al mercado hasta finales de 2010.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.