Publicidad

AC Schnitzer ACS5 Sports S y AC 99D

El preparador alemán especializado en BMW muestra en el Salón de Ginebra dos conceptos de producción: una variante más extrema de la Serie 5 de BMW y una revisión ecológica del BMW Z4. ¿Quién dijo que el tuning nació por y para el derroche de caballos de potencia?
-
AC Schnitzer ACS5 Sports S y AC 99D
AC Schnitzer llega al Salón del Automóvil de Ginebra 2011 con un menú de contrastes. Serán dos conceptos de producción los que lucirán en su stand: el ACS5 Sports S Sedán y el AC 99D. El primero es una versión potenciada del BMW 550i, mientras que el segundo es una revisión del BMW Z4 que lo convierte en un roadster ecológico. Toda una sorpresa al hablar de tuning, por mucho que éste sea de calidad
Comencemos por el primero, ese que no se desvía del camino al que AC Schnitzer nos tiene acostumbrados. Tomando como base el motor más potente de la gama del BMW Serie 5 –el 4.4 V8 de 407 CV-, el especialista germano eleva su potencia hasta los 540 CV. No obstante, la inyección de potencia no penaliza el consumo del 550i, que, según los alemanes, se mantiene en 10,4 l/100 km. A la modificación mecánica se suman pequeños detalles estéticos que nos recuerdan que hablamos de una preparación: un difusor delantero, nuevos faldones laterales, un vinilo negro en forma de cuña en el capó y llantas más deportivas. Pero el que se llevará más atención en la muestra suiza será el AC 99D y no sólo por esa llamativa carrocería adornada con adhesivos en verde y negro. Parece que tras el anuncio de la línea ecológica BMWi, el preparador más próximo a la marca bávara quiere adaptarse a los nuevos tiempos y, ¿por qué no? convertir el Z4 en un modelo ecológico. Lo primero que hace AC Schnitzer es añadir al roadster el Diesel 2.0 de inyección directa y 163 CV que equipa el 320d EfficientDynamics, además de reducir su peso en 250 kilos. No podía faltar el incremento de potencia, aunque para tratarse del preparador es muy discreto: menos de 30 CV. En total 190 CV con los que mejora las prestaciones del 320d, alcanzando los 235 km/h de velocidad máxima y acelerando hasta los 100 km/h en 6,9 segundos. Pese a la inyección de potencia sorprenden las cifras de consumo y emisiones: 3,8 l/100 km y 99 gr/km de CO2. Esto demuestra que la senda respetuosa por el medio ambiente puede tomarse por cualquiera, lo que incluye el universo del tuning.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.