Publicidad

Zapatero, con la plantilla de Delphi

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo ayer que, tras el cierre de Delphi en Puerto Real, gracias a la colaboración “total” con la Junta de Andalucía, se propiciará la instalación de empresas en la zona que reportarán un “futuro de esperanza” a la Bahía de Cádiz.
-
Zapatero, con la plantilla de Delphi
En declaraciones a los periodistas en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Zapatero indicó que "existe un compromiso con los trabajadores de Delphi y con la zonas de la Bahía de Cádiz de producir el máximo esfuerzo de reindustrialización".

Zapatero destacó la "total" colaboración con el presidente de la Junta, Manuel Chaves, "para que no haya una pérdida cuantitativa de empleos y la Bahía de Cádiz pueda tener un futuro de esperanza con la instalación de nuevas empresas". Por su parte, el consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Antonio Fernández, restó ayer importancia al retraso en el pago a los 1.549 ex trabajadores de la planta de Delphi en Puerto Real (Cádiz), al no haber presentado la multinacional los talones de indemnización ni los finiquitos, puesto que el viernes "todo estará listo".

El titular de las políticas de Empleo aseguró que "no existe ningún problema, ninguna alarma y ningún incumplimiento", confirmando así que el próximo jueves o viernes "toda la documentación estará disponible".

Así, Fernández explicó que personal del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) como del Inem ya se encuentra físicamente en las instalaciones de la planta gaditana para "comenzar a funcionar tan pronto como se inicie el itinerario personalizado". "Solo será una demora de unos días", aseveró. El dispositivo especial, compuesto por 14 funcionarios que atenderán a unos 200 ex empleados al día. Con respecto a la planta que la norteamericana prevé levantar en Tánger, Fernández quiso dejar claro que la Junta no tenía constancia de esta planta y remarcó que "su nuevo propietario, la sociedad de inversión Platinum Equity, ha decidido su ubicación en Tánger, una decisión que el Gobierno andaluz no tenía por qué conocer".

De esta forma, desmintió que el caso de Tánger sea una "deslocalización", puesto que los activos de Puerto Real se han quedado en Andalucía y en estos momentos están en manos de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), entidad dependiente de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa. "El hecho de que estos activos se hayan quedado en Andalucía es fruto del buen trabajo de la Junta", apostilló.

Finalmente, sobre el estado actual de los trabajadores del servicio de limpieza de Delphi, que ya han abandonado las protestas y la acampada a las puertas de la factoría, el consejero aseguró que continuarán cobrando sus nóminas hasta septiembre y que serán incluidos en los programas de tratamiento de personal de Delphi, previstos por su departamento, si finalmente son despedidos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.