Publicidad

A bordo del coche que conduce solo de Volvo

El pasado noviembre anunciaron al mundo su ambicioso plan, Volvo quiere ser el primer fabricante en ofrecer la conducción autónoma en sus vehículos de producción. Nos subimos a bordo del primer prototipo de su programa Drive Me y nos dejamos llevar.
Alicia Fernández.

Twitter: @AliciaAutopista -

A bordo del coche que conduce solo de Volvo

Un coche que conduce solo, que toma decisiones por nosotros, mientras vamos consultando nuestro mail, enviando un mensaje o viendo las noticias en la pantalla de la tableta, sin el estrés de los frenazos y acelerones del atasco diario.Parece ciencia ficción pero es una realidad como hemos podido comprobar en primera persona. Volvo nos ha dejado subir al prototipo con el que trabaja desde hace meses dentro de su programa Drive Me, para hacer que la conducción autónoma sea una realidad.

Por fuera parece un S60 normal, o casi. Dos antenas en la parte superior revelan que se trata de un coche algo "diferente". A este modelo de serie le han añadido una cámara, un radar y dos sensores, no muy diferentes de los que emplea Volvo actualmente en sus sistemas de ayuda a la conducción. Las antenas de la parte superior son parte del GPS especialmente desarrollado para el programa. Si algo resulta fundamental es saber con precisión por dónde va el vehículo en todo momento. El proyecto se encuentra en una fase muy inicial, por lo que sólo está preparado para circular autónomamente por una vía de circunvalación de la ciudad de Gotemburgo, en Suecia, en donde la velocidad máxima permitida no excede de 90 km/h. Un recorrido de 50 kilómetros con abundantes entradas y salidas, una vía frecuentada por los conductores suecos en sus trayectos diarios para ir a trabajar.

Sin tirones

Volvo Drive MeAl alcanzar esta vía, una vez instalados en el carril de la derecha, el conductor inicia la marcha en automático pulsando el botón del control de crucero, (no se ha creado uno especifico todavía), en el cuadro de instrumentos se indica que circulamos autónomamente. No se perciben tirones ni movimientos anormales, sí cuando el coche es adelantado por la izquierda hace un leve movimiento a la derecha, siempre dentro del carril, dejando más espacio lateral. El sistema, que todavía requiere de la supervisión del conductor, circula por debajo de la velocidad permitida, a unos 70 km/h. Nos cuentan que es capaz de leer las señales de límite específico de velocidad y adaptarse a ellas. De momento, los sensores están instalados en la parte delantera del vehículo si bien esto irá cambiando. Determinar el número de sensores y su lugar de ubicación es parte del proyecto. La idea es crear un escudo de 360º alrededor del vehículo monitorizando el entorno constantemente. La idea de Volvo es una conducción autónoma que no necesite la modificación de la vía, que aproveche la infraestructura actual.

100 coches para 2017

Seguramente, el prototipo irá sufriendo bastantes cambios a lo largo de su puesta a punto yserá muy diferente de cada uno de los que compondrán la flota de 100 unidades que Volvo pondrá en las calles de Gotemburgo para 2017 como parte de su programa Drive Me. Los conductores, elegidos en función de parámetros predefinidos que reflejen, nos cuentan, prototipos de conductores de ciudades de todo el mundo, actuarán como "conejillos de indias" para los ingenieros de Volvo en sus trayectos diarios durante unos dos años. El radio de acción donde podrán poner a sus vehículos a conducir autónomamente será un poco más amplio que el actual, pero no mucho más. Siempre por carreteras de circunvalación a velocidades medias. El experimento tiene como objetivo, tal y como nos comenta Marcus Rothoff, director del Proyecto de Conducción Autónoma Drive Me de Volvo, "conocer cómo usa el coche el usuario, cuándo lo usa y también cómo reaccionan los demás conductores que lo ven". Pero también quieren saber "en qué emplean el tiempo que el coche conduce por él. Sin este conocimiento no podemos llegar a ver cuál sería la aceptación de este tipo de sistema". Tras el experimento, tocará analizar los datos obtenidos.

Volvo Drive MePor ciudad tendrá que esperar

Rothoff nos avanza que la conducción autónoma a velocidades medio-altas, por autovías o vías de circunvalación no estará en la calle hasta dentro de unos 8 años en torno al 2022. En ciudad llegará más tarde según su pronóstico."Pensar en una conducción autónoma en ciudad es pensar a más largo plazo". La inmensa cantidad de variables que se pueden presentar en ella, peatones, ciclistas, semáforos… hacen su desarrollo mucho más complicado. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.