Publicidad

Volkswagen Tiguan

Ya está lista la versión definitiva del Tiguan, el SUV compacto de Volkswagen que llegará al mercado en 2008 con dos tipos de transmisión, tres motores de gasolina y dos diesel TDI. Las versiones de validación, sometidas a duras pruebas en Namibia, han superado con éxito las expectativas de la marca alemana.
-
Volkswagen Tiguan

Galería relacionada

VolkswagenTiguan

Una plataforma polivalente Inspirado en el Volkswagen Concept A que hizo su debut en el Salón de Berlín a comienzos del año pasado, el Tiguan está basado en la plataforma del Golf, al igual que el Touran, por lo que Volkswagen dispondrá de tres modelos completamente diferentes sobre una misma base.

Sus medidas alcanzan 4,4 metros de largo, 1,85, de ancho y 1,69 de alto, lo que le convierte en un SUV compacto de gran empaque. Llegará al mercado en 2008 con tres diferentes acabados, variantes de tracción delantera o total y mecánicas Diesel y gasolina, con la intención de convertirse en un superventas entre los modelos de moda. Ahora acaba de terminar la fase de validación del proyecto -realizada en condiciones extremas en Namibia- para probar al límite la electrónica y el bastidor del modelo, que emplea soluciones innovadoras inéditas en su categoría. Una de ellas es el sistema de sonido y navegación, dotado de disco duro de 30 Gb, pantalla táctil de 6,5 pulgadas, sistema de teléfono manos libres y cámara de visión posterior. El sistema de navegación con funciones off-road cuenta con un procesador de alta capacidad, permite la grabación de hasta 500 puntos en una ruta –incluso en zonas sin digitalizar-, lo que facilita el camino de regreso en situaciones difíciles. Otra de las características de la avanzada electrónica es el sistema de ayuda al aparcamiento, ya conocido en el Touran, empleado ahora por primera vez en un SUV. La capacidad para circular fuera de carretera también se ve beneficiada por la actuación de la electrónica, mediante el “Offroad Mode”, un dispositivo electrónico –asociado exclusivamente a las versión “Track and Field” (la más campera de todas), que controla diversas funciones, como el sistema de control de descensos, el bloqueo electrónico del diferencial, la adaptación del ABS o la ayuda al arranque en pendientes. Por motivos de seguridad, estas funciones necesitan ser reactivadas después de cada arranque y parada. En cuanto a la capacidad de movimiento, los responsables de la marca aseguran que el Tiguan ha sido calibrado para soportar un uso bastante duro en campo y carretera, aunque la gama estará estructurada en diferentes variantes de deportiva, funcional a campera. De hecho, la marca anuncia ángulos de ataque comprendidos entre 18 y 28 grados, por lo que equipará neumáticos de 16, 17 ó 18 pulgadas en horma 215/65 hasta 235/50. El esquema de suspensiones es similar en todas las variantes, con sistema McPherson delantero con subchasis de aluminio, multibrazo trasero (derivado del Passat 4Motion), aunque el tarado de las suspensiones será adecuado a cada variante en función de potencia, peso y capacidad off road. Los amortiguadores son específicos, con mayor capacidad de aceite para soportar mayor temperatura y habrá dos tipos de transmisión, delantera o total 4Motion. En cuanto a la dirección, los ingenieros de la marca han desarrollado una nueva generación electromecánica que, según ellos, asegura precisión, buen tacto y proporciona una comodidad superior en campo y carretera. En cuanto a los motores, la gama inicial estará compuesta por motores turboalimentados en gasolina y Diesel. Los primeros se ofrecerán en configuración de cuatro cilindros con potencias de 150, 170 y 200 CV, mientras que los Diesel serán TDI 2.0 de 140 y 170 CV. El Tiguan estará animado por una mecánica turbodiesel denominada "Clean TDI" para el mercado norteamericano, de la que sus responsables afirman que abrirá una nueva senda dentro de los motores Diesel. Según Volkswagen, el “Clean TDI” integra y combina varios sistemas para reducir la emisión de partículas y gases contaminantes. Por ejemplo, dispone de un convertidor catalítico que rebaja la emisión de óxido de nitrógeno hasta en un 90 por ciento respecto a un motor Diesel convencional. Forma parte de una ambiciosa operación entre Audi, Volkswagen y Mercedes para establecer el concepto BLUETEC como una etiqueta de distinción para todos sus vehículos Diesel y que vendría a caracterizarse por sus consumos reducidos y su compromiso medioambiental.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.