Publicidad

Trafic: el conductor en el punto de mira

Dicen que es un salón con un enfoque profesional, es decir, dirigido a las empresas especializadas, pero cualquier ciudadano que pudiera darse una vuelta por la décima edición de Trafic vería saltar flashes por todas partes de los radares y otros sistemas de control que tienen en el punto de mira al conductor lo inundan todo.
-
Trafic: el conductor en el punto de mira
En el stand de la DGT también se da un protagonismo especial al nuevo cinemómetro aéreo, incorporado a alguno de sus helicópteros de control. Este sistema de medición de velocidad se basa en tecnología láser y destaca por su capacidad para operar a gran altitud. De momento, también está en fase de pruebas, pero desde el propio organismo ya se ha advertido a partir de 2008 ya podrían hacerse efectivas las primeras sanciones desde el aire. Indra es una de las empresas que colabora con el Ministerio del Interior en el desarrollo de equipos de control de vehículos y suyos son algunos de los cinemómetros que controlan la velocidad media en tramos (Civeme) y que, desde hace tiempo, efectúan pruebas en algunas de las principales carreteras de la red nacional, como es el caso de dos puntos de la A-3 en el tramo cercano a Saélices, en la provincia de Cuenca. Estos equipos basados en “visión artificial” captan las matrículas de los vehículos, con la fecha, hora, minuto y segundo, a su paso por un punto kilómetrico. Diez, veinte, treinta o cincuenta kilómetros después –en función de la extensión del tramo elegido- toman una segunda referencia y calculan la velocidad media. El objetivo es que los conductores no reduzcan la velocidad de paso al llegar a un radar fijo ya conocido y que se vean obligados a mantener la velocidad por debajo de los límites durante el mayor número de kilómetros posible.

Son muchas las empresas que en Trafic exhiben dispositivos de control similares o en una nueva variante denominada CVT. En este caso los vehículos pasan por un punto de control de velocidad y unos 400 metros más adelante hay un pórtico en el que aparecerá unos segundos después un mensaje luminoso con la matrícula del coche infractor, la velocidad a la que circula y la señal del límite legal, para que el conductor sea consciente de la infracción. En este caso la aplicación puede ser, en principio, sólo preventiva, de aviso para corregir una conducta, pero también se puede aplicar un procedimiento sancionador paralelo. En función del objetivo existe la posibilidad de instalar equipos de bajo coste y escaso mantenimiento, que se basan en detectores de espiras o microondas.

Y si dejamos la carretera y nos adentramos en la ciudad, en Trafic también se encuentran un buen número de expositores que ofrecen soluciones alternativas para grabar a los vehículos que se saltan los semáforos en rojo, a los que están aparcados en doble fila, a los que circulan a más velocidad de la debida en túneles… Seguro que los ayuntamientos con más problemas de tráfico ya se están frotando las manos vistas las herramientas que tienen a su alcance. Las compañías de investigación en seguridad vial han visto rápidamente dónde está el negocio y no son pocas las que se vuelcan en facilitar a la DGT o a las policías locales que hagan caja a costa de los conductores. Pere Navarro debía haber inaugurado el certamen ayer a las 13:00 horas, pero al final lo hizo a las 14:00. Tras una reunión con el ministro del Interior los problemas de tráfico en Madrid le impidieron llegar antes. Curioso. Sin duda, la edición de este año de Trafic podría llevar el subtítulo de “El Salón del Radar”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.