Publicidad

¡Increíble! Un Tesla ya conduce por el espacio camino de Marte

Elon Musk consigue enviar al espacio un Tesla Roadster a bordo de un cohete en lo que ya se considera un hito en la historia del transporte espacial.
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

¡Increíble! Un Tesla ya conduce por el espacio camino de Marte

Había un 50 por ciento de posibilidades, según el propio Elon Musk, y acabó cayendo cara. Ya hay un Tesla Roadster viajando por el espacio camino a Marte. Sí, has leído bien. No, no es broma. Un Tesla Roadster, con un maniquí a modo de conductor se desplaza ahora mismo a miles de kilómetros de la tierra con el objetivo de llegar al planeta rojo.

Starman, que así se llama el maniquí que “conduce” el que desde ya mismo es el Tesla más famoso del mundo, fue introducido en el cohete a lo largo del día de ayer y a las 15:56 (hora local) puso rumbo a Marte en un espectacular lanzamiento a bordo del que es, a día de hoy, el cohete más potente del mundo. Mientras que los vítores y los gritos celebraban el despegue en las salas de control, Space Oddity de David Bowie ponía la banda sonora al momento.

Elon Musk, multimillonario divertido

Elon Musk, orgulloso propietario de Tesla, anunciaba hacía algún tiempo que ya tenía su nuevo descapotable, el flamante Tesla Roadster con el que la firma quiere retar a los superdeportivos más potentes. En el anuncio llamó la atención que el color elegido por el multimillonario fuera el color rojo (cuando hasta ahora todos sus modelos habían sido negros). Ahora ya sabemos el porqué: un coche rojo para el planeta rojo.

El descapotable de Musk se dirige ahora a Marte, con una serie de detalles que han divertido tanto a su propietario como a quienes han trabajado con él para conseguir este hito. En el coche van almacenados los tres libros que conforman La Fundación, de Isaac Asimov, en los que se detalla cómo es la política en un futuro en el que el ser humano domina varias galaxias a lo largo y ancho del espacio.

Pero, además de Starman, el deportivo de Tesla también cuenta con algún otro detalle divertido. En él una placa reza “Hecho en la Tierra por humanos”, junto al nombre de los 6.000 empleados de la compañía, y en el salpicadero encontramos la leyenda Don’t panic, algo así como “No entres en pánico”, además de una pequeña réplica del coche realizada por Hot Wheels, firma especializada en coches para niños.

Puedes ver en este Tweet del propio Elon Musk cómo el coche se desplaza por el espacio. "Imágenes desde el puesto de control de Space X. Aparentemente, hay un coche orbitando alrededor de la tierra".

Hito espacial

Pero más allá de las anécdotas, el lanzamiento del Falcon Heavy puede haber marcado un antes y un después en el transporte espacial. Y es que Musk ha conseguido enviar al espacio el cohete más potente del mundo invirtiendo 90 millones de dólares, casi una cuarta parte de lo utilizado por United Launch, la empresa que tiene contratada la Fuerza Aérea de Estados Unidos, cuyo proyecto estaba presupuestado en 350 millones de dólares y que las últimas informaciones lo elevan a 422 millones de dólares.

Todo ello se ha conseguido gracias a la reutilización de dos de los tres cohetes empleados en la maniobra. El Falcon Heavy diseñado por Space X cuenta con dos cohetes laterales que impulsan un cohete central de gran tamaño. En un momento dado, estos dos cohetes laterales se desprenden y emprenden una maniobra de regreso. Horas más tarde, el cohete central desprende la cápsula de carga (que en este caso llevaba al coche de manera simbólica) y se dispone a hacer la misma acción.

En todo este plan, los dos cohetes laterales han conseguido aterrizar de manera satisfactoria, en una imagen espectacular que ya ha quedado para el recuerdo. Por el contrario, el cohete de mayor tamaño no ha conseguido aterrizar en la plataforma que estaba dispuesta para ello en medio del Pacífico, pues éste se ha quedado sin combustible y sus motores no han podido frenarlo, cayendo al agua a 480 km/h. A pesar de ello, el artilugio apenas ha caído a 100 metros de su punto de destino, lo que nos da una idea de la precisión de la maniobra.

Todo ello hay que enmarcarlo dentro de los datos que ha aportado la compañía sobre la potencia utilizada. Como hemos dicho, el Falcon Heavy es el cohete más potente del momento y esto sólo se consigue mediante 27 motores para empujar 2.500 toneladas. O lo que es lo mismo, la potencia de 18 aviones Boing 747.

Planes Space X

El objetivo, ¿viajes turísticos?

Elon Musk siempre ha asegurado que detrás de Space X se esconde su objetivo de poder realizar viajes turísticos a la Luna y enviar personas a Marte. Sin embargo, ambas cuestiones parecen lejanas aún en el tiempo. En el caso de la Luna, se necesitaría una cápsula de carga superior a la utilizada en el día de ayer. En cuanto a Marte, el Falcon Heavy no podrá aterrizar de manera satisfactoria en él, de momento sólo se espera que orbite alrededor del planeta.

Sin embargo, el dinero empleado por Musk y el éxito de haber recuperado dos de los tres cohetes empleados, algo que no se ha conseguido hasta ahora, sí puede ser un gran aliciente para que la NASA o la Fuerza Aérea de Estados Unidos contraten a la compañía en proyectos futuros.

También te puede interesar:

Tesla Roadster, 1.000 km de autonomía y tan rápido como un Bugatti

Los planes de Tesla: un SUV, un camión, un roadster, un cohete…

¡Funciona! Accidentes reales evitados por el piloto automático de Tesla (VÍDEO)

Starman, que así se llama el maniquí que “conduce” el que desde ya mismo es el Tesla más famoso del mundo, fue introducido en el cohete a lo largo del día de ayer y a las 15:56 (hora local) puso rumbo a Marte en un espectacular lanzamiento a bordo del que es, a día de hoy, el cohete más potente del mundo. Mientras que los vítores y los gritos celebraban el despegue en las salas de control, Space Oddity de David Bowie ponía la banda sonora al momento.

Elon Musk, multimillonario divertido

Elon Musk, orgulloso propietario de Tesla, anunciaba hacía algún tiempo que ya tenía su nuevo descapotable, el flamante Tesla Roadster con el que la firma quiere retar a los superdeportivos más potentes. En el anuncio llamó la atención que el color elegido por el multimillonario fuera el color rojo (cuando hasta ahora todos sus modelos habían sido negros). Ahora ya sabemos el porqué: un coche rojo para el planeta rojo.

El descapotable de Musk se dirige ahora a Marte, con una serie de detalles que han divertido tanto a su propietario como a quienes han trabajado con él para conseguir este hito. En el coche van almacenados los tres libros que conforman La Fundación, de Isaac Asimov, en los que se detalla cómo es la política en un futuro en el que el ser humano domina varias galaxias a lo largo y ancho del espacio.

Pero, además de Starman, el deportivo de Tesla también cuenta con algún otro detalle divertido. En él una placa reza “Hecho en la Tierra por humanos”, junto al nombre de los 6.000 empleados de la compañía, y en el salpicadero encontramos la leyenda Don’t panic, algo así como “No entres en pánico”, además de una pequeña réplica del coche realizada por Hot Wheels, firma especializada en coches para niños.

Puedes ver en este Tweet del propio Elon Musk cómo el coche se desplaza por el espacio. "Imágenes desde el puesto de control de Space X. Aparentemente, hay un coche orbitando alrededor de la tierra".

Publicidad

Hito espacial

Pero más allá de las anécdotas, el lanzamiento del Falcon Heavy puede haber marcado un antes y un después en el transporte espacial. Y es que Musk ha conseguido enviar al espacio el cohete más potente del mundo invirtiendo 90 millones de dólares, casi una cuarta parte de lo utilizado por United Launch, la empresa que tiene contratada la Fuerza Aérea de Estados Unidos, cuyo proyecto estaba presupuestado en 350 millones de dólares y que las últimas informaciones lo elevan a 422 millones de dólares.

Todo ello se ha conseguido gracias a la reutilización de dos de los tres cohetes empleados en la maniobra. El Falcon Heavy diseñado por Space X cuenta con dos cohetes laterales que impulsan un cohete central de gran tamaño. En un momento dado, estos dos cohetes laterales se desprenden y emprenden una maniobra de regreso. Horas más tarde, el cohete central desprende la cápsula de carga (que en este caso llevaba al coche de manera simbólica) y se dispone a hacer la misma acción.

En todo este plan, los dos cohetes laterales han conseguido aterrizar de manera satisfactoria, en una imagen espectacular que ya ha quedado para el recuerdo. Por el contrario, el cohete de mayor tamaño no ha conseguido aterrizar en la plataforma que estaba dispuesta para ello en medio del Pacífico, pues éste se ha quedado sin combustible y sus motores no han podido frenarlo, cayendo al agua a 480 km/h. A pesar de ello, el artilugio apenas ha caído a 100 metros de su punto de destino, lo que nos da una idea de la precisión de la maniobra.

Todo ello hay que enmarcarlo dentro de los datos que ha aportado la compañía sobre la potencia utilizada. Como hemos dicho, el Falcon Heavy es el cohete más potente del momento y esto sólo se consigue mediante 27 motores para empujar 2.500 toneladas. O lo que es lo mismo, la potencia de 18 aviones Boing 747.

Planes Space X

Publicidad

El objetivo, ¿viajes turísticos?

Elon Musk siempre ha asegurado que detrás de Space X se esconde su objetivo de poder realizar viajes turísticos a la Luna y enviar personas a Marte. Sin embargo, ambas cuestiones parecen lejanas aún en el tiempo. En el caso de la Luna, se necesitaría una cápsula de carga superior a la utilizada en el día de ayer. En cuanto a Marte, el Falcon Heavy no podrá aterrizar de manera satisfactoria en él, de momento sólo se espera que orbite alrededor del planeta.

Sin embargo, el dinero empleado por Musk y el éxito de haber recuperado dos de los tres cohetes empleados, algo que no se ha conseguido hasta ahora, sí puede ser un gran aliciente para que la NASA o la Fuerza Aérea de Estados Unidos contraten a la compañía en proyectos futuros.

También te puede interesar:

Tesla Roadster, 1.000 km de autonomía y tan rápido como un Bugatti

Los planes de Tesla: un SUV, un camión, un roadster, un cohete…

¡Funciona! Accidentes reales evitados por el piloto automático de Tesla (VÍDEO)

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.