Publicidad

Todo Terreno: la caza de brujas

La práctica del 4x4 se está poniendo cada vez más difícil en nuestro país. La ley tiende a la prohibición y la lucha de los defensores del todo terreno se hace cada vez más cuesta arriba. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber para practicar tu hobby favorito de una forma segura. ¿Dónde se puede hacer? ¿En qué lugares está prohibido? ¿Cómo se encuentra la legalidad en esta materia en la actualidad?
-
Todo Terreno: la caza de brujas
Todos los amantes del 4x4 y el turismo rural coincidirán en lo mismo: de aquí a unos años, disfrutar de su afición favorita es cada vez más complicado. Con el argumento por parte del Gobierno de la seguridad y el impacto medioambiental, circular fuera de las carreteras de asfalto con un todo terreno se está convirtiendo en algo imposible. Esto deja sin razón de ser a estos vehículos, porque, ¿qué sentido tiene circular con éstos sólo por autopista y ciudad?

Tras la remodelación que sufrió la Ley de Montes de 2003 hace dos años (29 de abril de 2006) , el Gobierno dejaba claro que estaba abierta la ‘caza de brujas’ contra el 4x4. El artículo 54.bis no dejaba lugar a dudas: el acceso a cualquier camino no asfaltado se convertía en exclusivo para profesionales rurales, forestales y de vigilancia. En definitiva, esto viene a significar que el propietario de un 4x4 ya no podía disfrutar de una ruta para comer en el campo con su familia.

Gracias a las denuncias de algunas comunidades autónomas, fabricantes, medios especializados, clubes y asociaciones de todo terreno, en ciertas regiones se redactaron regulaciones propias. Una gran parte de las comunidades sentían que, con esta modificación de ley, el Ejecutivo estaba invadiendo competencias que les eran propias. Además, muchas de ellas, desde hace años, encuentran en el turismo rural una importante fuente de ingresos que no quieren perder así como así.

No obstante, la Administración, a finales de enero del año pasado, volvía a la carga redactando un Proyecto de Real Decreto sobre la seguridad vial de la red viaria del medio rural. Se trata de un proyecto de ley que ha quedado en suspenso, por ahora, gracias a la actuación de los defensores del todo terreno, pero que no tardará en volver a estar sobre la mesa.

Para entender el proceso de la persecución del 4x4 hay que echar mano de las leyes, aun teniendo en cuenta el constante cambio al que están sujetas. Por ello, en este reportaje, trataremos de dejar clara la situación en la que se encuentra ahora.

‘La circulación con vehículos a motor por pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras quedará limitada a las servidumbres de paso que hubiera lugar, la gestión agroforestal y las labores de vigilancia y extinción de las Administraciones Públicas competentes.
’Excepcionalmente, podrá autorizarse por la Administración Forestal el tránsito abierto motorizado cuando se compruebe la adecuación del vial, la correcta señalización del acceso, la aceptación por los titulares, la asunción del mantenimiento y de la responsabilidad civil’.
Esto viene a significar que, en teoría, ley estatal impide el acceso a caminos de tierra, caminos de servicio y pistas forestales. Sin embargo, aunque dicha regulación afecta a todo el territorio español sin excepción, las CCAA tienen aún cierta independencia para poder administrar sus territorios. Esto es lo que ha salvado a muchos lugares de esta draconiana medida. Pero, ¿cuáles son las comunidades permisivas y cuáles las prohibitivas?

La riqueza de nuestro país se basa en la gran variedad de características geográficas y climatológicas que tiene. Es esa heterogeneidad la que hace que varíe tanto la visión del 4x4 en las diferentes regiones.

Hay tres factores fundamentales que determinan, a grandes rasgos, que una Comunidad Autónoma se ubique en una u otra posición. El primero responde a las características geográficas: no es lo mismo una isla, que cuenta con una extensión de tierra mucho más reducida, que una zona que se encuentre en la meseta o en una cadena montañosa. El segundo tiene relación con un interés puramente económico: las zonas más pobres y despobladas intentan favorecer el turismo rural para crecer económicamente y también lo hacen las que cuentan con una gran tradición en este tipo de turismo. El tercero viene determinado por las características demográficas y sociales de cada zona; cuanto más masificada es una región, más dificultad existe.

También hay que tener en cuenta, que lo que defienden estas regiones, como los ‘pro 4x4’, es el uso responsable del mismo: eso deja fuera prácticas tan dañinas al medioambiente como circular campo a través, por sendas o por zonas protegidas.

Hay ciertas comunidades que apuestan por el diálogo frente a la prohibición. El ejemplo más claro es Castilla y León, que incluso ha recurrido el Artículo 54 bis. de la Ley de Montes, pues considera que invade su competencia regional. Allí, sólo está prohibido circular por zonas protegidas o afectadas por la masificación. Por lo demás, se puede recorrer cualquier camino de tierra, siempre que se cumplan las normas establecidas (número máximo de vehículos, 5; velocidad permitida, 40 km/h).

Otra de las más permisivas es La Rioja, una región que invita, por sus características, al turismo rural. Al igual que Castilla y León, tiene recurrido el ya mencionado artículo 54 y sólo castiga a aquellos que circulen por zonas estrictamente prohibidas. En su legislación deja claro que se puede circular libremente por carreteras y caminos, siempre que no discurran más de cinco vehículos y que se haga a una velocidad no superior a 30 km/h.

Junto a ellas, destaca Galicia, cuya geografía exige a la comunidad ser más permisiva con este hobby. En su caso, se basan en la educación para evitar el deterioro medioambiental. También Aragón, por sus características geográficas, amplias zonas desérticas y despobladas, se ve forzada a permitir la circulación de vehículos de motor por caminos de tierra. En su legislación reza claramente que se puede transitar por caminos forestales no protegidos. A este grupo se le une Cantabria y Extremadura, donde el turismo rural ya tiene una tradición histórica.

Es bastante notable, a su vez, el caso de Navarra. Pese a estar geográficamente limitada por muchas reservas naturales, no pone muchos obstáculos para acceder con un vehículo a motor a aquellos lugares que no estén prohibidos.

Si hay que destacar a una comunidad autónoma que persiga el 4x4, ésta es la capital de España. Madrid cuenta con una gran masificación poblacional que se presenta como la principal causa de que esta práctica esté prohibida desde hace varios años. En la capital sólo pueden circular particulares por vías de tránsito autorizadas con señalización, o en aquellas áreas específicamente acondicionadas e indicadas con señales. Los caminos no asfaltados son de uso exclusivo para los servicios de emergencia y forestales. Esto significa que sólo se puede discurrir por los caminos de forma excepcional y con previa autorización.

Si hay que destacar a una comunidad autónoma que persiga el 4x4, ésta es la capital de España. Madrid cuenta con una gran masificación poblacional que se presenta como la principal causa de que esta práctica esté prohibida desde hace varios años. En la capital sólo pueden circular particulares por vías de tránsito autorizadas con señalización, o en aquellas áreas específicamente acondicionadas e indicadas con señales. Los caminos no asfaltados son de uso exclusivo para los servicios de emergencia y forestales. Esto significa que sólo se puede discurrir por los caminos de forma excepcional y con previa autorización.

Comunidad Valenciana: desde hace muy poco tiempo, Levante se ha vuelto muy intolerante con el 4x4. No hace mucho sacó una ley que era muy parecida al artículo 54 bis. Anteriormente, se podía circular por pistas forestales no prohibidas y, aunque imponían bastantes restricciones, todavía se podía disfrutar de rutas todo terreno. Ahora es prácticamente imposible.

La tercera en discordia es Asturias. El Principado contempla exclusivamente la circulación de vehículos de motor para actividades agrarias, forestales, de seguridad y vigilancia. No obstante, de las tres ‘intolerantes’, es la que menos persigue esta práctica: a nivel individual o en pequeños grupos se puede disfrutar de un recorrido todo terreno.

Hay ciertas regiones que, por las características de su geografía, son menos propicias para la práctica del 4x4. Estas son los dos archipiélagos, principalmente el balear, y Ceuta y Melilla. Todas ellas tienen la misma traba: la falta de espacio, causa directa de la carencia de caminos de tierra.

De todas ellas, Canarias es la permisiva, ya que permite circular con vehículos de motor en aquellas pistas que no pertenezcan a reservas naturales o zonas restringidas.

Tanto en Baleares como en Ceuta y Melilla, la falta de caminos entraña una dificultad máxima a la hora de desarrollar este tipo de ocio, en el caso de las dos ciudades del continente africano, más aún. Esté o no perseguido por la ley, su pequeña extensión territorial se presenta como el principal obstáculo para recorrer el interior en todo. terreno. En nuestra sección de legislación 4x4 encontrarás las especificaciones de cada una de las Comunidades autónomas.

La web de AUTT (Asociación de usuarios del Todo Terreno) también ofrece con amplio detalle la regulación 4x4 en diferentes CCAA.

"Sigue leyendo..."

- Conoce el terreno
- Ecología y 4x4

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.