Publicidad

Seat critica duramente a sus proveedores

Durante el XXII Encuentro de Automoción celebrado ayer, el presidente de Seat, Enrich Schmitt, criticó duramente a los proveedores de componentes asegurando que es un sector estancado que no ha sabido evolucionar. Schmitt amenaza con no trabajar con ellos a menos que ofrezcan la calidad necesaria para cumplir sus expectativas de negocio.
-
Seat critica duramente a sus proveedores

El presidente de Seat, Enrich Schmitt, expuso ayer su decepción con los proveedores de componentes españoles calificándoles de “sector dormido” y asegurando que, si no despiertan pronto, en Seat tendrán que prescindir de sus servicios. De hecho, algunos proveedores como SAS Automotive, GDX o Sysmo han quedado fuera de los actuales proyectos de Seat, como el nuevo Ibiza, que verá la luz en primavera de 2008. Schmitt asevera que otros muchos correrán la misma suerte si no reaccionan a tiempo.

Así de tajante se mostró ayer el máximo directivo de Seat en el XXII Encuentro de Automoción celebrado en la escuela de negocios de IESE en Barcelona. Ante sus duras palabras, Joseph María Pujol, presidente de Filosa (uno de los principales proveedores de la marca española), se mostró pragmático y declaró que el sector debe mucho a Seat, que “es lo que es gracias al fabricante”, y prometió a Schmitt que podrán contar con su apoyo para conseguir el objetivo de ofrecer calidad Audi.

Pese a las palabras conciliadoras, Schmitt expresó nuevamente su profunda decepción con los proveedores los cuales “eran hace dieciocho años los más ambiciosos de Europa, pero ahora se han estancado mientras que otros países han sabido evolucionar”. El problema de este sector, asegura el máximo dignatario de Seat, es que “escasean los procesos de calidad, las empresas no se vuelcan en el detalle y no se tiene en cuenta el acabado final”. Por este motivo, será necesario, afirma Schmitt, convocar a los proveedores y explicarles la nueva estrategia de Seat en la que la calidad será indispensable para seguir trabajando con ellos.

Estas duras críticas vienen a colación del ambicioso proyecto presentado por Schmitt para años venideros basado en dos máximas: aumentar la producción casi en un 50 por ciento (fijando el objetivo de llegar a los 800.000 coches en 2018) y mejorar cualitativamente la calidad de los vehículos llegando a la altura de Audi, pero manteniendo el confort de Volkswagen y mejorando la relación calidad-precio respecto al fabricante alemán. Para ello, se planea que la fábrica de Matorell (Barcelona) asuma la producción de unos 550.000 vehículos mientras que los 250.000 restantes se fabricarán en suelo internacional en el lugar que, explica Schmitt, sea más barato.

Por este motivo, el presidente de Seat ha negado categóricamente trabajar con aquellos proveedores que no ofrezcan calidad aunque sean “baratísimos” . Además, ha exigido que se centren en integrar la calidad desde el principio del proceso de diseño para reducir los costes derivados de subsanar errores: “Es posible producir más, mejor y más barato si, con mejores procesos, suprimimos al personal dedicado a los retoques finales”, apunta Schmitt.

Entre los temas que se barajaron ayer sobresalía el miedo a la crisis del sector automovilístico derivada de los elevados costes invertidos para mejorar las infraestructuras, en la formación profesional de mala calidad y en los problemas deudores de la nueva fiscalidad “verde” impuesta por el Gobierno o la eliminación del Plan Prever.

Respecto a las propuestas expuestas para afrontar los cambios impuestos por el Ejecutivo, Seat apostó por la mejora en la formación de los futuros profesionales proponiendo la creación de un nuevo Centro de Formación de Excelencia en Matorell que supere las deficiencias de la enseñanza púbica.

Esta escuela de formación profesional acogerá a aquellos estudiantes que finalicen la ESO y se estructurará en base a tres tipos de formación: básica, continuada y ocupacional. El edifico constará de unos 10.000 metros cuadrados y tendrá capacidad para acoger a quinientos chicos anualmente.

El vicepresidente de Recursos Humanos de Seat, Ramón Paredes, detalla que los fondos que harán realidad el proyecto serán públicos, pero las empresas aportarán prácticas con maquinaría nueva y parte del profesorado de cara a asegurar la calidad y especialización de la enseñanza. Así mismo, ha propuesto un sistema de becas para los sectores más desfavorecidos. “No podemos seguir permitiendo que el hijo que no estudia sea el que vaya a Formación Profesional porque en el futuros nos vamos a pelear por los trabajadores”´, puntualiza Paredes.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.