Publicidad

Seat: la producción del Q3, en el aire

El consejo de dirección de Volkswagen ha dejado en el aire la adjudicación del nuevo Audi Q3 a la factoría de Seat tras conocer, durante la reunión celebrada en Martorell (Barcelona), que la mayoría de los sindicatos no ha alcanzado un acuerdo sobre las medidas laborales planteadas por la dirección de Seat para conseguir el modelo.
-
Seat: la producción del Q3, en el aire
Según fuentes de Seat, la decisión no se tomó, tal y como se esperaba, después de que la dirección de Volkswagen constatara que no se daba "el necesario compromiso de la mayoría de los sindicatos".
El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha explicado que la dirección de Martorell salió "muy preocupada" de la reunión, y recriminó que otros sindicatos hayan hecho "demagogia" asegurando que la asignación del nuevo modelo a la planta catalana era algo "seguro". Carnero ha lamentado también el suspense que deja esta reunión sobre la factoría de Martorell —donde, ha recordado, se mantiene el excedente de 1.500 personas planeado por la dirección— tras las "grandes esperanzas" puestas en este encuentro. Volkswagen ha asegurado que estudiará la propuesta planteada por UGT sobre las medidas laborales que estarían dispuestos a aceptar para atraer el Audi Q3. Sobre la posibilidad de llevar a cabo un referéndum los próximos días Carnero considera que primero deberán saber "si la empresa asume esta propuesta", puesto que, si no, "no tiene ningún sentido" someter a votación un documento que, por otro lado, no cuenta con el apoyo de CC.OO. ni de CGT. Tanto UGT como CC.OO. han coincidido en que la decisión de posponer la adjudicación del nuevo modelo puede tener mucho que ver con la presión que se esté ejerciendo desde las factorías de Audi —tanto en Alemania como en Bruselas— para que el Q3 se quede en las plantas de la marca y no venga ni a España y a Bratislava (Eslovaquia). Para Carnero, Alemania "tiene mucho que ver" en que el consejo de dirección del grupo no haya apostado por Martorell, puesto que, recordó, la factoría fue la que diseñó el vehículo y, de no fabricarlo, sería el segundo que pierde tras el Audi A1, que se produce en Bruselas. En el mismo sentido, el responsable de CC.OO. en el comité, David Matellán, ha afirmado que el problema va a depender de si Audi decide quedarse la fabricación del Q3 en un momento en que, por primera vez, experimenta una caída en sus ventas por la crisis. "También habrá que ver si les acaba saliendo más rentable allí porque, aunque tengan costes más altos, el gobierno les da más ayudas", aseveró. Matellán opinó que el retraso en la decisión del consorcio alemán no es una noticia que sorprenda, puesto que la plantilla lleva "meses" con informaciones que apuntan a que la decisión está próxima. No obstante, rechazó que Seat impute la causa de esta dilación a la falta de acuerdo sindical: "La congelación salarial no tienen nada que ver en esto, puesto que nosotros estábamos dispuestos a negociar medidas que implican un recorte de los costes laborales, que es lo que dice querer la empresa", señaló. La propuesta de UGT de Catalunya que estudiará la compañía planteaba una congelación salarial durante 2009, una subida del 50 por ciento del IPC previsto para 2010 y una paga en 2011 dependiendo de los resultados de Seat. CGT y CC.OO. rechazaron suscribirla y exigieron la recuperación total del poder adquisitivo de los salarios en 2011.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.