Publicidad

Se fragua un gigante del motor chino

Las dos firmas de coches chinas que compraron derechos de la extinta marca británica MG Rover están negociando fusionarse y podrían llegar a formar un gigante automovilístico chino capaz de competir con las grandes multinacionales.
-
Se fragua un gigante del motor chino
Según informaba ayer el diario “China Daily”, estas dos firmas son la Corporación Industrial del Automóvil de Shanghai (SAIC), el mayor fabricante chino, que en 2006 ya resucitó un primer modelo de Rover con su Roewe 750C, y un fabricante de tamaño menor, Nanjing Auto, que en 2005 compró los derechos de marca de la propia MG Rover.
La posible fusión entre ambas está impulsada por los gobiernos central, de Shanghai y de la provincia vecina de Jiangsu (este), en cuya capital, Nankín, está establecida Nanjing Auto, y el objetivo es crear un fabricante chino capaz de competir con sus rivales europeos, japoneses y estadounidenses, en China y en todo el mundo.

En abril pasado SAIC ya se alió con Nanjing Auto para crear de manera conjunta la versión china del Rover 75, el Roewe 750C.

Ahora SAIC reveló que ambas empresas estatales han firmado una carta de intenciones para negociar una "unión completa" a través de la cooperación en los negocios y su reestructuración.

El anuncio también puede interpretarse como una señal de que Pekín está empezando a forzar, tras años de declaraciones políticas sin muchos progresos, la consolidación de la fragmentada industria del automóvil nacional, con más de un centenar de fabricantes, en su línea de fortalecimiento de sectores estratégicos, como el acero.

Las autoridades chinas no ocultan que quisieran que el país cuente con tres o cuatro grupos automovilísticos con suficientes recursos y tecnología como para triunfar en todo el planeta, de manera parecida a como en su día se erigieron las grandes marcas japonesas y surcoreanas.

Con todo, SAIC no proporcionó detalles sobre qué tipo de fusión se está negociando, aunque adelantó que todavía hay mucha incertidumbre sobre estos planes, ya que cualquier transferencia de activos o acciones necesitaría la aprobación del gobierno, los directivos de ambas empresas y los accionistas.

Al parecer, mientras la corporación shanghainesa insiste en tomar el control de la alianza, Nanjing Auto desea mantener en ella igual poder de decisión que SAIC.

Las dos empresas mixtas que SAIC mantiene con las multinacionales Volkswagen y General Motors encabezaron las listas de ventas nacionales en la primera mitad del año, con 441.584 vehículos vendidos y un 14 por ciento del mercado nacional.

Por su parte, Nanjing Auto adolece de la importante carga financiera que supuso la operación para reflotar la marca Rover, con una inversión total de cerca de 2.000 millones de dólares (1.500 millones de euros), y su alianza con un grupo mucho mayor, como SAIC, podría suponer un alivio considerable para sus cuentas.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.