Publicidad

Saab 9-3 BioPower

Después del verano llegará a nuestro mercado la gama completa del Saab 9-3 BioPower equipada con el motor 1.8t de 175 CV cuando funciona con etanol E85 (150 CV en gasolina). La intención de la marca es que no cueste más que las ediciones anteriores de gasolina en sus respectivas gamas.
-
Saab 9-3 BioPower
Ese es el mensaje que está transmitiendo la marca en el mercado sueco, donde se han disparado las ventas del BioPower de forma espectacular. De las 5.000 unidades previstas para el año 2006 se han llegado a vender 10.000 unidades. Claro, las ventajas allí son importantes, pues los vehículos de combustibles flexibles tienen reducción de impuestos, exención de peaje a la entrada de las ciudades y emplea un combustible que allí cuesta al público 80 céntimos de euro, frente a 1,2 euros que se pagan por el litro de gasolina.

Galería relacionada

Saab BioPower

En Francia, Irlanda y Noruega las perspectivas son similares, pues el 9-3 BioPower dispone de incentivos a la compra, además de las ventajas que presenta un modelo capaz de funcionar con diferentes combustibles o con cualquier proporción de mezcla de ellos. El motor que emplea el Saab 9-3 BioPower es el 1.8t de dos litros de capacidad, de cuatro cilindros con inyección indirecta de combustible, al que se le han practicado unas pequeñas modificaciones, como el refuerzo de válvulas y asientos de válvulas, canalizaciones especiales de acero inoxidable en depósito, alimentación del motor y bomba de combustible. El sistema Trionic 8 de 32 bit de gestión electrónico del motor controla diversos parámetros como el acelerador, el calado del encendido, la inyección, la masa de aire y la presión del turbo. Permite ajustar el reglaje del encendido y las diferentes mezclas de aire y combustible que requiere el etanol. Analiza la mezcla de combustible después de cada repostaje y realiza los ajustes necesarios para funcionar con E85 y/o gasolina en cualquier proporción. Esto quiere decir que el conductor puede utilizar gasolina o etanol indistintamente. El E85 tiene un octanaje más elevado (104 RON) que la gasolina (95 RON), y se utiliza con una presión de sobrealimentación más elevada y un reglaje del encendido más avanzado que cuando se utiliza con gasolina, lo que proporciona mayor potencia del motor sin riesgo del “efecto de picado” o detonación. Mediante el uso de un turbocompresor a mayor presión (0,55 bares) y el uso del bioetanol, la potencia del modelo crece en un 17 por ciento (175 CV frente a los 150 CV del motor convencional) y el par en un 10 por ciento adicional (de 24,4 a 2.000 rpm frente a 27 mkg a 2.500 rpm). Lógicamente, las prestaciones se ven beneficiadas de unos datos más favorables. La marca anuncia un 0 a 100 km/h en 8,4 segundos con etanol y 9,5 con gasolina , y una velocidad de 220 km/h frente a 210 km/h cuando funciona con gasolina. Respecto a los consumos no hay datos específicos homologados con uso de etanol, aunque la marca confirma un ligero incremento con este tipo de combustible. En la práctica no hay diferencia muy apreciable entre el uso con gasolina o con etanol, excepto en el ruido del motor, un poco más “gordo”, más grave, una mayor entrega de energía y un olor muy característico. Pudimos conducir el 9-3 en versiones Sports Hatch y Sedan durante unos pocos kilómetros, aunque no los suficientes como para tomar unas impresiones significativas ni unos datos de consumo o prestaciones relevantes. Lo que sí se nota claramente es el incremento de la potencia, pues el motor responde con más energía en la zona media del cuentavueltas. También el olor es muy particular, no es penetrante como el de la gasolina, sino dulce, como el del alcohol quemado (tipo queimada gallega). El empleo de bioetanol en los motores no aumenta los niveles de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Esto se debe a que las emisiones que se producen durante la combustión se compensan con la cantidad de CO2 que los cultivos necesitan para realizar su fotosíntesis. El bioetanol se produce a partir de cultivos agrícolas como el maíz o la caña de azúcar, así como con otras formas de biomasa. Además, se están desarrollando procesos de segunda generación que proporcionan un mayor aprovechamiento energético con el uso de lignocelulosa extraída de productos forestales y agrícolas, tales como la madera, la paja y la hierba. El problema actual para una implantación comercial seria es la red de distribución, todavía prácticamente inexistente en nuestro mercado.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.