Publicidad

Saab 9-3

Saab acaba de presentar la nueva edición de su berlina Saab 9-3. No se trata de un modelo completamente nuevo, pues mantiene chasis, dimensiones y la mayoría de sus motores, pero incorpora novedades importantes que lo colocan un peldaño por encima.
-
Saab 9-3
Otro estreno muy atractivo, sobre todo para los que quieran un plus de seguridad y, por qué no decirlo, de diversión al volante, es la llegada de la tracción total a la gama. Únicamente disponible asociada con el motor de gasolina V6 –en una variante de 280 CV frente a la “normal” de 250 CV- y con el acabado Aero, hemos tenido la oportunidad de probarla sobre un circuito especialmente preparado para la ocasión y no podemos tener más que buenas palabras para ella.

Galería relacionada

Saab 9-3

Este sistema, que Saab denomina XWD (Cross Wheel Drive), funciona de manera automática y reparte el par entre los dos ejes , gracias a un diferencial autoblocante con control electrónico, en función de las condiciones de la carretera –calzada mojada, por ejemplo-. En conducción normal, con agarre suficiente, la gran mayoría del par mueve el eje delantero, aunque, si la situación cambia, se puede transmitir hasta el cien por cien de ese par al tren trasero. Funciona de manera solidaria con el control de estabilidad y, según los ingenieros de Saab, ha logrado elevar el umbral a partir del cual funciona este dispositivo de seguridad pasiva, retrasando su intervención sobre acelerador y frenos, lo que permite al conductor contar con más dosis de deportividad al volante. Como te decíamos, esta tracción a las cuatro ruedas viene con “regalito”, pues está asociada con el propulsor de mayor potencia de la gama. Se trata del ya conocido 2.8 V6 de la marca, al que se ha dotado de mayor potencia –280 frente a 255 CV- y par –40,6 frente a 35,7 mkg-. Más madera. Ahondando en esa deportividad, las variantes con caja automática estrenan botón Sport, que, al pulsarlo, hace que las marchas se estiren más, las aceleraciones sean más rápidas y que las retenciones del motor resulten más efectivas. El resto de motores del 9-3 se mantiene tras esta actualización del modelo, con una importante presencia de mecánicas de gasolina (1.8 de 122 CV, 1.8t de 150 CV, 2.0t de 175 CV, 2.0T de 210 CV y 2.8V6 de 255 y 280 CV), de biocombustible (1.8t de 175 CV y 2.0t de 200 CV) y de gasóleo (1.9 TiD de 120 y 150 CV).

Por lo demás, el interior recibe nuevos colores y estrena tapicerías, con lo que la sensación de calidad se incrementa, estando en la media de lo que ofrece el segmento. Como te hemos anunciado, la nueva gama Saab 9-3, compuesta por tres carrocerías –berlina, familiar y cabrio- comenzará a llegar a nuestro país en septiembre y las variantes Diesel un poco más tarde, en diciembre. El objetivo de la marca sueca es vender 6.000 unidades del modelo en 2007, lo que supondría un incremento del 53 por ciento respecto al año anterior. Otro estreno muy atractivo, sobre todo para los que quieran un plus de seguridad y, por qué no decirlo, de diversión al volante, es la llegada de la tracción total a la gama. Únicamente disponible asociada con el motor de gasolina V6 –en una variante de 280 CV frente a la “normal” de 250 CV- y con el acabado Aero, hemos tenido la oportunidad de probarla sobre un circuito especialmente preparado para la ocasión y no podemos tener más que buenas palabras para ella. Este sistema, que Saab denomina XWD (Cross Wheel Drive), funciona de manera automática y reparte el par entre los dos ejes , gracias a un diferencial autoblocante con control electrónico, en función de las condiciones de la carretera –calzada mojada, por ejemplo-. En conducción normal, con agarre suficiente, la gran mayoría del par mueve el eje delantero, aunque, si la situación cambia, se puede transmitir hasta el cien por cien de ese par al tren trasero. Funciona de manera solidaria con el control de estabilidad y, según los ingenieros de Saab, ha logrado elevar el umbral a partir del cual funciona este dispositivo de seguridad pasiva, retrasando su intervención sobre acelerador y frenos, lo que permite al conductor contar con más dosis de deportividad al volante. Como te decíamos, esta tracción a las cuatro ruedas viene con “regalito”, pues está asociada con el propulsor de mayor potencia de la gama. Se trata del ya conocido 2.8 V6 de la marca, al que se ha dotado de mayor potencia –280 frente a 255 CV- y par –40,6 frente a 35,7 mkg-. Más madera. Ahondando en esa deportividad, las variantes con caja automática estrenan botón Sport, que, al pulsarlo, hace que las marchas se estiren más, las aceleraciones sean más rápidas y que las retenciones del motor resulten más efectivas. El resto de motores del 9-3 se mantiene tras esta actualización del modelo, con una importante presencia de mecánicas de gasolina (1.8 de 122 CV, 1.8t de 150 CV, 2.0t de 175 CV, 2.0T de 210 CV y 2.8V6 de 255 y 280 CV), de biocombustible (1.8t de 175 CV y 2.0t de 200 CV) y de gasóleo (1.9 TiD de 120 y 150 CV).

Por lo demás, el interior recibe nuevos colores y estrena tapicerías, con lo que la sensación de calidad se incrementa, estando en la media de lo que ofrece el segmento. Como te hemos anunciado, la nueva gama Saab 9-3, compuesta por tres carrocerías –berlina, familiar y cabrio- comenzará a llegar a nuestro país en septiembre y las variantes Diesel un poco más tarde, en diciembre. El objetivo de la marca sueca es vender 6.000 unidades del modelo en 2007, lo que supondría un incremento del 53 por ciento respecto al año anterior. Otro estreno muy atractivo, sobre todo para los que quieran un plus de seguridad y, por qué no decirlo, de diversión al volante, es la llegada de la tracción total a la gama. Únicamente disponible asociada con el motor de gasolina V6 –en una variante de 280 CV frente a la “normal” de 250 CV- y con el acabado Aero, hemos tenido la oportunidad de probarla sobre un circuito especialmente preparado para la ocasión y no podemos tener más que buenas palabras para ella. Este sistema, que Saab denomina XWD (Cross Wheel Drive), funciona de manera automática y reparte el par entre los dos ejes , gracias a un diferencial autoblocante con control electrónico, en función de las condiciones de la carretera –calzada mojada, por ejemplo-. En conducción normal, con agarre suficiente, la gran mayoría del par mueve el eje delantero, aunque, si la situación cambia, se puede transmitir hasta el cien por cien de ese par al tren trasero. Funciona de manera solidaria con el control de estabilidad y, según los ingenieros de Saab, ha logrado elevar el umbral a partir del cual funciona este dispositivo de seguridad pasiva, retrasando su intervención sobre acelerador y frenos, lo que permite al conductor contar con más dosis de deportividad al volante. Como te decíamos, esta tracción a las cuatro ruedas viene con “regalito”, pues está asociada con el propulsor de mayor potencia de la gama. Se trata del ya conocido 2.8 V6 de la marca, al que se ha dotado de mayor potencia –280 frente a 255 CV- y par –40,6 frente a 35,7 mkg-. Más madera. Ahondando en esa deportividad, las variantes con caja automática estrenan botón Sport, que, al pulsarlo, hace que las marchas se estiren más, las aceleraciones sean más rápidas y que las retenciones del motor resulten más efectivas. El resto de motores del 9-3 se mantiene tras esta actualización del modelo, con una importante presencia de mecánicas de gasolina (1.8 de 122 CV, 1.8t de 150 CV, 2.0t de 175 CV, 2.0T de 210 CV y 2.8V6 de 255 y 280 CV), de biocombustible (1.8t de 175 CV y 2.0t de 200 CV) y de gasóleo (1.9 TiD de 120 y 150 CV).

Por lo demás, el interior recibe nuevos colores y estrena tapicerías, con lo que la sensación de calidad se incrementa, estando en la media de lo que ofrece el segmento. Como te hemos anunciado, la nueva gama Saab 9-3, compuesta por tres carrocerías –berlina, familiar y cabrio- comenzará a llegar a nuestro país en septiembre y las variantes Diesel un poco más tarde, en diciembre. El objetivo de la marca sueca es vender 6.000 unidades del modelo en 2007, lo que supondría un incremento del 53 por ciento respecto al año anterior. Otro estreno muy atractivo, sobre todo para los que quieran un plus de seguridad y, por qué no decirlo, de diversión al volante, es la llegada de la tracción total a la gama. Únicamente disponible asociada con el motor de gasolina V6 –en una variante de 280 CV frente a la “normal” de 250 CV- y con el acabado Aero, hemos tenido la oportunidad de probarla sobre un circuito especialmente preparado para la ocasión y no podemos tener más que buenas palabras para ella. Este sistema, que Saab denomina XWD (Cross Wheel Drive), funciona de manera automática y reparte el par entre los dos ejes , gracias a un diferencial autoblocante con control electrónico, en función de las condiciones de la carretera –calzada mojada, por ejemplo-. En conducción normal, con agarre suficiente, la gran mayoría del par mueve el eje delantero, aunque, si la situación cambia, se puede transmitir hasta el cien por cien de ese par al tren trasero. Funciona de manera solidaria con el control de estabilidad y, según los ingenieros de Saab, ha logrado elevar el umbral a partir del cual funciona este dispositivo de seguridad pasiva, retrasando su intervención sobre acelerador y frenos, lo que permite al conductor contar con más dosis de deportividad al volante. Como te decíamos, esta tracción a las cuatro ruedas viene con “regalito”, pues está asociada con el propulsor de mayor potencia de la gama. Se trata del ya conocido 2.8 V6 de la marca, al que se ha dotado de mayor potencia –280 frente a 255 CV- y par –40,6 frente a 35,7 mkg-. Más madera. Ahondando en esa deportividad, las variantes con caja automática estrenan botón Sport, que, al pulsarlo, hace que las marchas se estiren más, las aceleraciones sean más rápidas y que las retenciones del motor resulten más efectivas. El resto de motores del 9-3 se mantiene tras esta actualización del modelo, con una importante presencia de mecánicas de gasolina (1.8 de 122 CV, 1.8t de 150 CV, 2.0t de 175 CV, 2.0T de 210 CV y 2.8V6 de 255 y 280 CV), de biocombustible (1.8t de 175 CV y 2.0t de 200 CV) y de gasóleo (1.9 TiD de 120 y 150 CV).

Por lo demás, el interior recibe nuevos colores y estrena tapicerías, con lo que la sensación de calidad se incrementa, estando en la media de lo que ofrece el segmento. Como te hemos anunciado, la nueva gama Saab 9-3, compuesta por tres carrocerías –berlina, familiar y cabrio- comenzará a llegar a nuestro país en septiembre y las variantes Diesel un poco más tarde, en diciembre. El objetivo de la marca sueca es vender 6.000 unidades del modelo en 2007, lo que supondría un incremento del 53 por ciento respecto al año anterior.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.