Publicidad

Saab quiere ser rentable en 2012

La firma automovilística sueca Saab, adquirida recientemente por el fabricante de coches superdeportivos Koenigsegg, prevé volver a convertirse en una empresa rentable en 2012, gracias al lanzamiento de nuevos productos y a la implementación de su nuevo plan de negocio para reducir costes, tras su desvinculación del consorcio estadounidense General Motors, según aseguró el consejero delegado de Saab, Jan Ake Jonsson.
-
Saab quiere ser rentable en 2012
En un encuentro con periodistas en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, Jonsson afirmó que Saab está trabajando en la actualidad en diferentes aspectos orientados a reducir los costes en su sede central de Trötalhäm (Suecia), aunque precisó que en el corto plazo su empresa realizará contrataciones en su planta sueca para acometer la producción de nuevos modelos que ayuden a asegurar el futuro de la firma, entre los que se encuentra el nuevo Saab 9-5, presentado en la edición de este año del Salón de Frankfurt.
Saab prevé contratar a 500 nuevos operarios en Suecia para producir nuevos modelos y para duplicar su actuales volúmenes, que pasarán a principios de 2010 de 100 unidades diarias a 200 unidades cada día. Por otro lado, Jonsson señaló que el acuerdo reciente para la venta de Saab a Koenigsegg está pendiente de la aprobación definitiva por parte de la Comisión Europea, y además faltan algunos detalles por ratificar, aunque señaló que su esperanza es que a finales del próximo mes de octubre se haya cerrado de forma definitiva la operación. En cuanto a la adquisición por parte de la china BAIC del 20 por ciento del capital de futuro dueño de Saab, el consejero delegado de la firma sueca indicó que únicamente le convierte en un accionista minoritario de su propietaria y puso de manifiesto que esta situación servirá para facilitar las operaciones de Saab en el mercado chino, donde en la actualidad tiene un volumen de ventas de entre 800 y 900 unidades. Por otra parte, afirmó que su empresa prevé cerrar el próximo ejercicio con unas ventas mundiales de entorno a 93.000 unidades, lo que supondrá situarse en niveles comerciales similares a los contabilizados en 2008 y resaltó que este volumen está alejado de las cifras ideales. Jonsson aseguró que el acuerdo alcanzado entre General Motors y Koenigsegg para la venta de Saab contempla una colaboración entre ambas empresas en temas tecnológicos y de ingeniería en un futuro, así como en términos de distribución. En este sentido, señaló que en un primer momento la distribución de Saab en los diferentes mercados en los que está instalada se realizará a través de General Motors, pero posteriormente la empresa estudia varias opciones, entre las que se encuentran que Saab se haga cargo de esta tarea, el mantenimiento de las 23 compañías nacionales (como General Motors España) que tiene su anterior matriz en diferentes países. Otra opción sería reemplazar las actuales compañías nacionales de ventas por otras sociedades, que podrían ser importadores que se hagan cargo de la venta de los coches fuera de Suecia. En todo caso, Jonsson apuntó que por el momento no hay nada decidido.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.