Publicidad

Saab: desfase patrimonial de mil millones

El fabricante sueco de automóviles Saab, que se encuentra en suspensión de pagos, tiene un desfase patrimonial de 9.400 millones de coronas suecas (1.056 millones de euros al cambio actual), según un informe de los administradores concursales de las firmas Wistrand y Delphi.
-
Saab: desfase patrimonial de mil millones

El informe revela que los activos del constructor automovilístico, así como los de sus filiales Saab Automobile Tools y Saab Automobile Powetrain, suman un total de 3.600 millones de coronas suecas (404,5 millones de euros). Por su parte, las deudas de la firma escandinava ascienden a 13.000 millones de coronas (1.460 millones de euros al cambio actual). De esta forma, el patrimonio de la empresa apenas cubre una tercera parte de las deudas contraídas.

Además, los administradores concursales cifran en 2.200 millones de coronas (unos 247 millones de euros) más intereses el importe que General Motors pagó a Saab por sus acciones preferentes, si bien considera que esta suma puede catalogarse como deuda subordinada (de difícil cobro).

Los responsables del proceso de concurso de Saab cifran en 570 millones de coronas (64 millones de euros) los pagos gestionados a ex trabajadores de la marca. Con todo, los empleados siguen reclamando una deuda de 870 millones de coronas (casi cien millones de euros). Entre los acreedores de la compañía nórdica figura asimismo el Estado sueco, a través de la Oficina Nacional de Deuda, que reclama 2.200 millones de coronas (224,5 millones de euros) por el aval que formalizó ante el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para la concesión de un crédito.

Por otro lado, este martes finalizó el plazo para presentar ofertas de compra por la compañía sueca. Si bien los administradores concursales no han desvelado el nombre de los interesados, fuentes conocedoras del proceso aseguran que entre ellos figura la compañía china Youngman. Saab, vendida en enero de 2010 por General Motors a Swedish Automobile (antigua Spyker), se declaró en suspensión de pagos a finales del pasado año, al no poder hacer frente a los pagos a sus proveedores, tras mantener suspendida su producción durante meses. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.