Publicidad

Robos en el coche

Es muy común dejar en el asiento del copiloto el bolso, la chaqueta, el móvil o cualquier otro objeto que tengamos en las manos en el momento de subir al coche. Cometemos un error. Somos carne de cañón para los ladrones de la carretera.
-
Robos en el coche
Cada vez son menos, pero siguen ocurriendo. Nos referimos a los robos dentro del coche. Estos robos pueden ser de varios tipos. Por un lado, los que se producen en los atascos o semáforos mientras estamos dentro del coche. Y por otro, cuando dejamos nuestro vehículo en un parking.
En el interior de las ciudades, los ladrones aprovechan los atascos y las paradas en los semáforos para distraer al conductor con la venta de cualquier producto o con el aviso de alguna incidencia en su vehículo. Los ladrones abren la puerta del copiloto y roban el bolso o cualquier objeto de valor a la vista. Otro momento de alto riesgo es cuando se está aparcando. Los robos en carretera son más espectaculares. Sobre todo en las entradas y salidas de zonas turísticas. En estos casos, actúan en bandas organizadas. Los ladrones avisan al conductor sobre un posible pinchazo de una rueda o queman algo cerca del vehículo para que parezca que hay un incendio. Cuando el conductor aparca el vehículo, mientras uno de los delincuentes lo distrae, el otro o los otros roban sus pertenencias o se llevan el vehículo directamente. Las estaciones de servicio y las zonas de peaje también son puntos críticos. Lo primero que tienes que tener presente antes de cerrar el coche es no dejar nada de valor en el mismo y mucho menos a la vista. Demostrar qué guardabas en el coche resulta muy difícil, y sin esa prueba no hay reclamación ni indemnización que valga.

El responsable es el establecimiento en el que estaba tu coche, debido a la figura jurídica de la “guardia y custodia”. Algunos aparcamientos colocan carteles o imprimen en sus tickets sentencias en las que se eximen de responsabilidad en caso de robo o daños a los vehículos o los objetos del interior. Estas cláusulas son abusivas y no tienen ninguna validez legal. Desde el momento en el que dejas tu coche en el aparcamiento se formaliza un contrato por el que éste es el encargado de custodiar debidamente tu coche hasta que lo retiras. Cualquier cosa que le pase mientras tanto, es responsabilidad suya. Aún así, toma precauciones:
-En un aparcamiento, el ticket hace las veces de comprobante. Lo necesitarás si tienes que presentar una denuncia o reclamación.
-En caso de robo, el parking tiene obligación de presentar una denuncia y entregar una copia de la misma al perjudicado.
-Además, es recomendable que también el perjudicado denuncie por su cuenta. -Y por supuesto, presentar una reclamación contra el parking para que te indemnice.
El establecimiento y su seguro es el que tiene que hacer frente a los daños.
Consejos
Posibles soluciones

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.