Publicidad

Renault Scénic Conquest

Se “inventaron” el monovolumen en Europa con el Espace y arrasaron. Se inventaron el monovolumen compacto, el Scénic, y arrasaron. Se inventaron el RX4, cruce de todo camino y monovolumen… y fracasaron. Renault vuelve a la carga… pero ya no será el único.
-
Renault Scénic Conquest

Galería relacionada

scenic_conquest

Ya está aquí; el Renault Scénic 4x4 se llamará Conquest. Lo presentarán en el próximo Salón de Ginebra. Y a partir de junio se pondrá a la venta. Renault no puede dejar pasar esta nueva oportunidad de hacer triunfar un híbrido que tiene que resultar: mezclar las dos tipologías de coche de más pegada del mercado, el monovolumen de tamaño razonable y el todo camino, ese todo terreno que no pretende salir del asfalto, pero pareciendo un aventurero. Pronto empezarán a sonar otros nombres conocidos, desde Altea a Focus 4x4, por lo que esperan ser los primeros en dar de nuevo. El Scénic Conquest llega para conquistar todo aquello que no consiguió el Renault Scénic RX4, la anterior carrocería de Scénic con aletines de plástico, caja realzada, suspensiones aptas para pistas y neumáticos de corte campero. Le faltaron aptitudes para salir por el campo, pero ahora los tiempos han cambiado y el cliente no necesariamente pide que se puedan hacer trialeras. Aún así, Renault anuncia que se han cuidado en el Conquest sus posibilidades fuera del asfalto. El Scénic Conquest tiene planta. La carrocería del Conquest se alza sobre sus ruedas 20 mm por encima de las versiones convencionales. Se han revisado los amortiguadores para adaptarlos a su mayor carrera, se han instalado estabilizadoras de menor diámetro y tanto el ESP como el ASR se han tarado para obtener buenos resultados al practicar conducción todo terreno. Aun así, el objetivo primordial es el confort, señalan. Cambia el paragolpes, con una cobertura de protección en sus laterales, mientras que la parte central recibe una protección que se prolonga hacia los bajos del coche oficiando de cubrecárter. Policarbonato oscurecido para los faros le dan aspecto intrigante y, por supuesto, tiras protectoras de plástico oscuro corren por los laterales y los aletines sobre las ruedas. Barras de techo completan la imagen de Indiana Jones ciudadano. Ocho litros de consumo medio homologa el motor 2.0 de gasolina de 135 caballos, pero si quieres conocer el que más se venderá, piensa en las variantes Diesel, especialmente el veterano 1.9 dCi que, con 130 caballos, está disponible con y sin filtro de partículas y se conforma con un consumo de seis litros a los cien. De acuerdo con la información oficial, también se ofrecerán en algunos mercados cilindradas menores, el 1.6 en gasolina (de 110 CV) y el 1.5 dCi de 105 CV, ambos asociados a la caja de seis marchas. Diez colores. El naranja de las fotos es exclusivo y el nombre de la pintura, Cayenne, revela el afán de Renault de que su nueva versión se signifique con rapidez. No será por dentro, que se contenta con remates en naranja por el interior, desde el cosido de volante al cambio, pasando por el cinturón de seguridad. La “rudeza” del coche se deja ver en unas alfombrillas de poliolefina para facilitar su limpieza. A partir de ahí, una colección de accesorios –protecciones de puertas y largueros, cajones organizadores del maletero, transportín interior de bicicletas, etc- completarán la practicidad inherente al Scénic.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.