Publicidad

¿Renault Twizy o scooter?

Hace unas semanas probamos por primera vez las cualidades del Renault Twizy, la nueva e innovadora propuesta de vehículo urbano eléctrico que está dando mucho que hablar. Muchos lo comparan con vehículos igualmente pequeños pero de mayor tamaño pero, comparándolo con los scooter, ¿quién saldría ganando?
-
¿Renault Twizy o scooter?
Damos fe que, desde que pudimos probar en primera persona el Renault Twizy por las carreteras de Ibiza el pasado mes de marzo, el debate sobre la utilidad y practicidad que se nos plantea con el pequeño cuadriciclo francés ha sido un tema de conversación recurrente. No sólo por el Twizy en sí –su forma, su mecánica eléctrica, sus curiosas ‘pseudopuertas’–, sino porque, a la hora de plantearse la pregunta “y tú, ¿te comprarías un Twizy?”, las dudas asaltan a cualquiera.
En primer lugar por su llamativo diseño; en la actualidad no existe nada igual en el mercado, el Renault Twizy es innovador en este aspecto y está destinado principalmente a un público joven y para moverse por ciudad, sobre todo por el hecho de que la versión Twizy 45 (45 km/h de velocidad máxima) se puede conducir con la licencia de ciclomotor AM. Y en segundo lugar, porque muchos pueden llegar a pensar que compensaría más comprarse un scooter. Ponemos el debate sobre la mesa. Un scooter es una motocicleta ligera o ciclomotor asequible, muy manejable y fácil de adquirir. En función de la cilindrada, se puede conducir a partir de los 15 años (50 centímetros cúbicos). Se diferencia del resto de motocicletas por la protección frontal que ofrece para las piernas, que van apoyadas en la carrocería. Asaltamos en primer lugar el apartado económico y atendiendo a los permisos de circulación necesarios. El Twizy más económico es la versión de 45 km/h como velocidad máxima y 9 CV de potencia, con el acabado de acceso ‘Urban’: 4.917 euros, contando las ayudas públicas. Esta versión, que como comentábamos se puede conducir a partir de los 15 años siempre que se esté en posesión de la licencia de ciclomotor (AM), sube hasta los 5.479 como precio máximo con el acabado ‘Technic’.

La segunda variante del Twizy, la más potente con 17 CV y que supera ligeramente los 80 km/h, tiene unos precios que precios oscilan entre los 5.409 euros y los 5.972 euros. Eso sí, es necesario tener el carné de coche tipo B para poder conducirlo. A estos dos casos habrá que sumar los 50 euros mensuales por el alquiler de las baterías. En cuanto a los ciclomotores disponibles con la licencia AM, nos podemos encontrar opciones realmente asequibles, como por ejemplo la Liberty 50 2T (1.966 euros) o la Aprilia Sportcityone 50 2T (1.764 euros), pero con precios que raramente superan los 3.000 euros. Cambiando de parámetros y haciendo otro tipo de comparaciones, tenemos que considerar otras tres opciones. La Piaggio MP3 entró con fuerza en el mercado en el año 2006, gracias a sus dos ruedas delanteras y la innovadora suspensión frontal con paralelogramo. Sin duda, la Piaggio MP3 es una opción realmente interesante para los que buscan una motocicleta que ofrezca una seguridad extra como la ofrece el Twizy, en su caso con las cuatro ruedas y la carrocería protectora. Los precios de las MP3 oscilan entre los 6.000 y los 10.000 euros, aproximadamente –en diferentes niveles de cilindrada que van desde los 125 centímetros cúbicos, 250, 278, hasta los 400 centímetros cúbicos–, incluyendo además una versión híbrida por unos 9.000 euros.


La segunda variante que podría resultar una alternativa al Twizy es la BMW C1, una motocicleta de 176 centímetros cúbicos que se fabricó entre 2001 y 2003 y que comparte con el pequeño urbano francés la estructura celular que rodea al conductor por encima de la cabeza, ofreciendo ese plus de seguridad del que no disponen los scooters. Actualmente, los precios de las C1 de segunda mano se mueven entre los 1.500 y los 3.000 euros. A la hora de poder conducir una Piaggio MP3, tienes que saber que se puede adaptar a la directiva de los quads, gracias a lo cual el conductor que posea el carné de conducir tipo B podrá conducir una MP3 sin tener que esperar los tres años necesarios –de experiencia requerida– para la convalidación a la licencia A1 (que permite conducir motocicletas con una cilindrada máxima de 125 centímetros cúbicos). La tercera alternativa la encontramos en la pequeña Yamaha EC 03, un scooter eléctrico que, al igual que el Twizy, se carga en un enchufe convencional. Tiene una autonomía eléctrica de 30 kilómetros y requiere seis horas para recargar las baterías. Su precio es de 2.500 euros. En comparación con este último scooter eléctrico, nos encontramos con otra de las ventajas del Renault Twizy, su funcionamiento eléctrico, que le permite recorrer hasta 100 kilómetros (homologados, no reales) totalmente libre de emisiones, totalmente limpio para el medio ambiente. A esto habría que sumarle las ayudas públicas que tenemos en nuestro país a la adquisición de vehículos eléctricos. Además, su reducido peso –450 kilogramos– aporta además un plus de agilidad perfecto para moverse por ciudad, al igual que sus reducidas dimensiones.

Mientras que el Twizy mide 2,33 metros de largo, 1,24 metros de ancho y 1,46 de alto, las dimensiones de los scooter son ligeramente inferiores. Por ejemplo, una Vespa mide alrededor de los 1,9 metros de largo y 0,7 de ancho, mientras que su peso ronda los 150 kg. Los dos tienen un carácter marcadamente urbano, se mueven con soltura por ciudad, pero en comparación con los pequeños de dos ruedas, el Twizy no puede aparcarse encima de la acera. Bien es cierto, también, que, comprobado en la presentación del urbano francés, dos y hasta tres unidades podrían aparcar en batería en una plaza en la que cogería un coche normal en línea. Tanto para moverse por la ciudad como por los alrededores, el Renault Twizy gana a su rival en el apartado de seguridad. Ya por el mero hecho de llevar cuatro ruedas y discos de freno –y a pesar de no disponer de ayudas a la conducción, como ESP, ABS o dirección asistida, ni puertas–, una estructura celular que envuelve el habitáculo y cinturones de seguridad aporta más estabilidad y una seguridad que, en el caso de accidente, el conductor recibiría menos daños que si lo sufre montando en scooter.


Dos opciones para moverse por la ciudad, una más barata y la otra menos económica. Para muchos el Twizy es barato si lo comparamos con los vehículos más pequeños del mercado, pero más caro si te planteas la opción del scooter. Lo que sí está claro es que el mero hecho de ser algo diferente, rompedor e innovador, como es el caso del Renault Twizy, lo convierte siempre en carne de debate. ¿Con cuál de las dos opciones te quedas? Ante las inclemencias meteorológicas, el Twizy vence por poco, ya que el hecho de no llevar puertas –y aunque se monten las ‘pseudopuertas’ opcionales por 595 euros– el viento se cuela mientras conduces y el pasajero de atrás puede recibir la lluvia que pueda estar cayendo.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.