Publicidad

¿Qué equipamiento elegir?

La compra de un coche nuevo puede convertirse en un placer o también en una tortura, sobre todo si no nos sobra el dinero para el automóvil de nuestros sueños. Es entonces cuando tenemos que echar mano a la calculadora y rompernos la cabeza para ver si nos merece la pena pagar por determinado equipamiento o, simplemente, es mejor obviarlo. Para ayudarte, te hemos preparado una pequeña guía en la que te contamos en qué consiste cada uno de los equipamientos más populares y si son recomendables.
-
¿Qué equipamiento elegir?
Con el clima que tenemos en España, con muchos meses calurosos, parece casi obligado que nuestro vehículo incorpore este elemento, que suele venir de serie en un gran porcentaje de vehículos. Como alternativa tenemos el climatizador, en sus diferentes variantes (automático, bizona, etc), que nos permite establecer la temperatura que queremos en el interior del vehículo. La elección entre uno y otro elemento depende un poco del gusto del cliente. Nuestro consejo: con el aire acondicionado es suficiente, si tienes dinero para el climatizador y no es demasiado caro, resulta una buena elección.
Recomendado Autopista.es
Un elemento de confort bastante demandado en mercados del norte de Europa, pero que en España, a causa de las buenas temperatura que gozamos, no tiene demasiado éxito. Poco recomendable. Para nuestros probadores, que se suben y bajan de diferentes coches constantemente, poder regular los asientos sin esfuerzo es un elemento positivo. No obstante, para una familia convencional, en la que, como mucho, sólo conducirán dos o tres personas diferentes, no merece la pena. Este equipamiento nos facilita la a veces complicada maniobra de estacionar nuestro vehículo. Mediante unos pitidos o, en algunos casos, ayudándonos con una cámara trasera, nos guía para evitar dañar nuestra carrocería y la de otros coches. ¿Es vital su presencia? Sí y no. Si nuestro vehículo es de grandes dimensiones o nuestra pericia no es demasiada, es recomendable tener esta ayuda extra; de lo contrario, podemos ahorrarnos el dinero. Este elemento se hace necesario si viajamos con niños, pues nos permite controlar la apertura de las ventanas traseras y, con ello, evitar la manipulación por parte de los más pequeños. Si sólo lo valoramos como un equipamiento de confort, es una opción superflua: nos decantamos por el elevalunas tradicional.

Especialmente útil si tenemos un todo terreno y lo usamos con asiduidad por el campo o en verano, para aminorar el efecto de los mosquitos que se nos pegan en los faros. Evita que nos manchemos las manos limpiándolos nosotros mismos, pero no creemos que destaque por su utilidad excepto en situaciones muy determinadas. Es un elemento más estético que otra cosa. El descenso de peso respecto a un tapacubos convencional es inapreciable y tampoco aporta otras ventajas destacables, por lo que si las elegimos es, meramente, por diseño. Es un elemento cada vez más habitual en los coches, aunque todavía hay algunos modelos que lo tienen como opción. Para estos casos, creemos que merece la pena adquirirlo, si el precio no es demasiado elevado, pues la información que suele ofrecer –consumos, velocidades medias, autonomía…- es bastante válida para el conductor.
Recomendado Autopista.es

Otra opción que es prescindible. De acuerdo, el metalizado puede resultar más atractivo, pero de cara a mantenimiento y durabilidad, las diferencias entre pintura metalizada y convencional no son definitivas. Si te gusta la música o, simplemente, sentirte acompañado gracias a la radio, el radio CD debe ser una elección segura. Ahora, además, con la introducción del formato mp3, las marcas de coches ofrecen nuevas posibilidades a los megalómanos, como cargador de CDs, lectores de mp3 o USB y preinstalación para el iPod, entre otros. Todo esto quizás sea superfluo, por lo que no recomendamos su elección a menos que la música te vuelva loco. De acuerdo que le da más categoría y mayor sensación de calidad al interior de un coche y, quizás, sea más cómoda, pero tiene ciertos inconvenientes que hacen que nos echemos atrás a la hora de añadirla a la lista de opciones. Entre ellos, que es una tapicería muy sensible a la temperatura –es fría en invierno y caliente en verano- y que no confiere un gran agarre del torso si nuestra forma de conducir es muy dinámica. A esto se une un precio elevado. En definitiva, un capricho.

Quizás resulte una “pijada”, pero nos parece que contar con un volante multifunción, que nos permite controlar diversos automatismos sin apartar las manos del volante, evita pérdidas de concentración y aumenta la seguridad, sobre todo en vehículos que incorporan navegador, radio y teléfono manos libres.
Recomendado Autopista.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.