Publicidad

¿Liberalizar los cursos para recuperar puntos?

La organización de defensa de los conductores Automovilistas Europeos Asociados (AEA) solicitará al Gobierno la liberalización de los cursos que deben realizar los conductores que han perdido puntos, por considerar el actual sistema de concesión administrativa muy perjudicial.
-
¿Liberalizar los cursos para recuperar puntos?
En un comunicado, AEA anuncia que hará la petición al vicepresidente del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que argumentará, entre otras razones, que desde hace cinco años Tráfico utiliza un modelo de gestión de cursos que fue rechazado por la Comisión Nacional de la Competencia por restringir el juego competitivo del mercado.

AEA también se dirigirá a todos los grupos parlamentarios en el Congreso para que promuevan la oportuna modificación legislativa respecto del régimen de gestión de los cursos, dando por concluido el actual sistema de concesión, que caduca el próximo mes de febrero, y sea sustituido por el de autorización administrativa.

Desde que entró en vigor el carné por puntos, en julio de 2006, han pasado por las aulas de determinadas autoescuelas cerca de 100.000 conductores para la realización de estos cursos de sensibilización y reeducación vial. AEA recuerda que 1.098 conductores lo hicieron en 2007; 2.661 en 2008; 20.189 en 2009, y unos 60.000 en 2010, según las últimas estimaciones del sector.

Explica AEA que los cursos son obligatorios para aquellos que han perdido todos los puntos y también para los que han sido condenados por un juez con la privación de su permiso de conducir, si quieren volver a obtener su derecho a conducir. De forma voluntaria, pueden realizar los cursos aquellos que quieran recuperar puntos perdidos (hasta un máximo de un curso cada dos años y en caso de los conductores profesionales uno al año).

A todos los participantes se les ha exigido el pago de 186,46 euros (en Cataluña tres euros más) o de 351 euros (en Cataluña seis euros más), dependiendo del curso realizado, lo que ha supuesto una factura de más de 25 millones de euros, según estimaciones de AEA.
La organización considera que ‘los automovilistas pagamos una factura de millonaria pero no tenemos ningún derecho’, porque en este caso ‘el consumidor español tiene restringida su capacidad de elección’, asegura Manio Arnaldo, presidente de AEA.

El actual sistema de concesión administrativa, añade, no permite acudir a cualquier autoescuela, ni a cualquier centro de formación de conductores, sino sólo a una minoría (no llega al 5 por ciento) de centros elegidos discrecionalmente por las autoridades de tráfico. A juicio de AEA, esta situación es muy difícil de entender, ya que a diferencia de lo que ocurre en Francia, en España los cursos de sensibilización para reeducar a los conductores infractores se ofrecen en un régimen de monopolio temporal.

En relación al informe de la Competencia, Arnaldo argumenta que ‘no podemos entender las razones por las que el Gobierno ha desoyado, en perjuicio de los consumidores, las recomendaciones de éste órgano consultivo, máxime cuando expresamente se descartaron razones económicas, o razones de interés público’.

Entre los ejemplos citados por AEA está el de Francia, modelo seguido por España para la implantación del carné por puntos, que establece que el automovilista francés puede realizar los cursos en cualquier centro que cumpla los requisitos establecidos por la ley, mientras en España sólo lo puede hacer en los elegidos por la DGT.

Un automovilista francés que quisiera realizar un curso de este tipo puede acudir a un centro del distrito doce de Paris, donde el curso le costaría 260 euros, pero puede elegir otro en el distrito trece, donde por el mismo curso pagará sólo 200 euros, es decir, un 23 por ciento más barato.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.