Publicidad

El sector, preocupado por las intenciones fiscales del PSOE

El sector del automóvil se ha mostrado reticente, preocupado y disgustado por la propuesta electoral realizada por el secretario de Política Municipal del PSOE, Álvaro Cuesta, de penalizar fiscalmente el uso de vehículos de gran cilindrada en las ciudades.
-
El sector, preocupado por las intenciones fiscales del PSOE
Fabricantes, importadores y concesionarios han coincidido en señalar que una reforma de la fiscalidad debe ser considerada globalmente y no con medidas locales o municipales. Los fabricantes consideran que una subida de la fiscalidad en la compra de vehículos nuevos no está justificada por motivos medioambientales, ya que los vehículos nuevos son más eficientes en consumos y emisiones de CO2 (dióxido de carbono). Hoy son necesarios cien coches nuevos para producir las mismas emisiones que produciría un único coche fabricado en la década de los 70, además los niveles de ruido de los coches se han reducido enun 90 por ciento desde 1970, recuerda la Asociación Nacional de Fabricantes, Anfac. En opinión de Anfac, debería existir una correlación lineal entre los impuestos y las emisiones de CO2. "Cada gramos de CO2 debería valer lo mismo, sin hacer escalones". El presidente de la Asociación de Importadores, Aniacam, Germán López Madrid, se ha mostrado muy preocupado por cómo está derivando la fiscalidad en España, el país productor con mayor presión fiscal de Europa, por delante de Suecia, Italia, Bélgica, Francia, Alemania y Reino Unido. López Madrid ha propuesto, como fórmulas más eficaces, la incentivación del Prever para renovar el parque, que las estaciones de ITV realicen un mayor y mejor control sobre las emisiones y una política de ayudas que fomente el uso de combustibles alternativos. La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO), por su parte, asegura que esta política es contraria a las directrices europeas, más encaminadas a gravar el uso y el consumo del automóvil, a través de impuestos ecológicos, que la adquisición del propio vehículo. FACONAUTO ha reiterado "la necesidad de mantener el Impuesto sobre Valor Añadido (IVA) como único tributo que grave la adquisición de los automóviles". Por otro lado, la patronal aboga por penalizar el uso que se realice del coche, mediante los impuestos especiales de los carburantes La patronal de concesionarios considera que cualquier modificación de los impuestos que gravan los vehículos debería abordarse en el contexto de una revisión global de la fiscalidad del automóvil pero nunca de una manera "indiscriminada" u "arbitraria" sobre aquellos automóviles que supuestamente son más nocivos con el Medio Ambiente, como los automóviles Diesel, los todo terrenos y los vehículos de mayor cilindrada. La Comisión de Industria, Turismo y Comercio debe votar hoy una proposición no de ley por la que se insta al Congreso de los Diputados a poner en marcha una Ley de Distribución Comercial que regule claramente los derechos de los fabricantes y distribuidores.

En España, lo único que se ha hecho en este terreno es un anteproyecto de Ley de Contratos de Distribución, que se publicó en febrero de 2006 por el Ministerio de Justicia, pero que no soluciona el problema. La propuesta de ley se articula en cinco apartados en cuyo contenido se indica que las inversiones que un proveedor puede pedir a sus distribuidores no denerán comprometer su autonomía empresarial y que, en caso deque haya productos y servicios que debe adquirir el proveedor, éstos serán adquiridos a precio de mercado.

Pero sobre todo se recoge que en caso de extinción de un contrato indefinido, el distribuidor podrá renunciar al periodo de gracia que se establezca a cambio de percibir una indemnización en la que se valore el fondo de comercio generado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.