Publicidad

Asegurar un coche eléctrico, ¿cuánto cuesta frente al convencional?

La llegada del coche eléctrico a España se está produciendo de forma más lenta que en el resto de Europa. Puede que el precio final y el de asegurar este tipo de vehículos sea el motivo.
Rubén Leal.

Twitter: @Rubenleal_motor -

Asegurar un coche eléctrico, ¿cuánto cuesta frente al convencional?

Aunque los estudios muestran que un 69,9 por ciento de los españoles está dispuesto a pagar más por un coche si es respetuoso con el medio ambiente, la realidad en que la venta de automóviles eléctricos y de híbridos de tipo enchufable apenas representa poco más de un 1 por ciento de todas las ventas de la industria del automóvil.

Eso queda reflejado en los 2.000 vehículos eléctricos (suman también los híbridos enchufables) vendidos en 2015 en España que, aunque en 2016 ha crecido hasta las 4.746 unidades, sigue por debajo del resto de Europa, con Alemania, Francia, Holanda y Noruega, entre otras, a la cabeza de ventas de coches eléctricos.

Esta diferencia de ventas tiene un claro motivo en el precio de los coches de esta categoría (mucho mayor que el de versiones equivalentes con motores de combustión), que apenas cuentan con las mismas ayudas todos los años a la hora de incentivar la compra, lo que conocemos como el Plan Movea. Esto en nuestro país, frente a países como Noruega, donde los coches ‘cero emisiones’ están exentos de IVA o como Dinamarca, donde puedes vender la electricidad sobrante de tu coche en aquellas horas en las que el kw se paga a su precio más alto.

A esto, hay que sumarle el coste de asegurar los vehículos eléctricos que, según Acierto.com, puede crecer hasta un 28 por ciento con respecto a un modelo de gasolina. En toda la vida del coche, la diferencia sería de 1.750 euros más. Eso sí, desde el comparador de seguros animan a utilizar herramientas de comparación de estos servicios, ya que podemos conseguir que esta diferencia baje hasta ‘tan sólo’ un 10 por ciento más (en vez del 28 por ciento).

Este sobrecoste se puede entender, ya que los seguros de coches tienen que atender a problemas específicos de este tipo de automóviles, como los relacionados con la batería, los todavía escasos puntos de recarga y la posibilidad de quedarnos sin autonomía y tener que ser remolcados, algo que se puede producir de una forma más habitual cuando se empiezan a utilizar por vez primera este tipo de coches, con una autonomía demasiado limitada para lo que estamos acostumbrados en los coches con motores alimentados por gasolina o Diesel.

También te puede interesar

Los 10 mejores coches eléctricos para comprar

Crece el interés por los coches eléctricos tras las restricciones de tráfico

Los mejores coches eléctricos, a examen

Coches eléctricos: ventajas e inconvenientes

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.