Publicidad

Peugeot 4007 y Citroën C-Crosser

Dos modelos que nacen con la misma base e idéntica configuración y estructura y que vienen a sumarse a la nutrida competencia en el segmento de los SUV, que en un momento en que las ventas muestran ciertos titubeos, es el único que mantiene una buena salud comercial.
-
Peugeot 4007 y Citroën C-Crosser
Ver vídeosVer vídeo
En la posición “2WD” el coche circula exclusivamente en tracción delantera. Esta función está pensada para firme seco y asfalto en buen estado, situación en la que una pérdida de adherencia puede resultar remota. Esta posición evita rozamientos innecesarios al desconectar por completo la tracción posterior. En la posición “4WD”, se conecta la tracción a las cuatro ruedas. En esa variante el diferencial, en función de las condiciones de adherencia es capaz de variar el par hacia el eje trasero en un rango que va desde el 15 al 55 por ciento. Como decíamos, el sistema tiene en cuenta la velocidad lo que le permite establecer unos valores tipo. Por ejemplo, hasta 15 km/h y en condiciones de fuerte aceleración el reparto es de 45% delante y 55% detrás Mientras que a velocidad estable a partir de 80 km/h el reparto es de 85/15. La posición 4WD “LOCK” puede dar lugar a errores. Alguien podría interpretar el “lock” como un bloqueo de diferencial en el que el 50 por ciento del par fuera a cada tren. En realidad lo que hace el sistema en esa posición es permitir al conductor establecer un reparto fijo de par, que en este caso es de un 60 por ciento al tren trasero y un 40 por ciento al delantero. Otro aspecto específico hay que buscarlo en los neumáticos. Tanto Bridgestone como Michelin han desarrollado neumáticos específicos para el modelo; Peugeot equipa de ambas marcas mientras que Citroën lo hace exclusivamente con Michelin. Concretamente, estos neumáticos son para las variantes más altas –Exclusive y Sport-Pack– que equipan llantas de 18 pulgadas y unos neumáticos de 225/55 VR 18 con una clara vocación de asfalto. Las versiones inferiores –VTR y Premium– montan llantas de 16 pulgadas con neumáticos que Peugeot denomina barro y nieve, de configuración mixta y a nuestro juicio más adecuados al planteamiento del vehículo. De hecho, no hemos tenido la oportunidad de probar ninguna unidad con llantas de 16 pulgadas por lo que no podemos asegurar a ciencia cierta la causa, pero la verdad es que, tanto el C-Crosser como el 4007, en zonas bacheadas, resultan un tanto “secos”. Posiblemente haya que achacar ese efecto en parte a la suspensión –más firme que la del Outlander– y en otra parte a los neumáticos. Para ello habrá que esperar a la prueba correspondiente.

Iguales también en precio y en equipamiento, el Peugeot y el Citroën no presentan diferencias más que en el apartado estético, con lo la elección por uno u otro modelo dependerá más de los criterios estéticos del comprador que de aspectos más objetivos. De momento, sólo hay disponible una mecánica y una transmisión, pero para más adelante aumentarán las opciones mecánicas con una versión de gasolina que dispondrá de un motor 2.4 de 170 CV y que estará disponible con cambio manual y automático. Tanto el C-Crosser de Citroën como el 4007 de Peugeot inician su comercialización en Francia en julio. A nuestro país llegarán a finales de agosto o primeros de septiembre, pero la recepción de pedidos ya está abierta.
Ver vídeosVer vídeo
En la posición “2WD” el coche circula exclusivamente en tracción delantera. Esta función está pensada para firme seco y asfalto en buen estado, situación en la que una pérdida de adherencia puede resultar remota. Esta posición evita rozamientos innecesarios al desconectar por completo la tracción posterior. En la posición “4WD”, se conecta la tracción a las cuatro ruedas. En esa variante el diferencial, en función de las condiciones de adherencia es capaz de variar el par hacia el eje trasero en un rango que va desde el 15 al 55 por ciento. Como decíamos, el sistema tiene en cuenta la velocidad lo que le permite establecer unos valores tipo. Por ejemplo, hasta 15 km/h y en condiciones de fuerte aceleración el reparto es de 45% delante y 55% detrás Mientras que a velocidad estable a partir de 80 km/h el reparto es de 85/15. La posición 4WD “LOCK” puede dar lugar a errores. Alguien podría interpretar el “lock” como un bloqueo de diferencial en el que el 50 por ciento del par fuera a cada tren. En realidad lo que hace el sistema en esa posición es permitir al conductor establecer un reparto fijo de par, que en este caso es de un 60 por ciento al tren trasero y un 40 por ciento al delantero. Otro aspecto específico hay que buscarlo en los neumáticos. Tanto Bridgestone como Michelin han desarrollado neumáticos específicos para el modelo; Peugeot equipa de ambas marcas mientras que Citroën lo hace exclusivamente con Michelin. Concretamente, estos neumáticos son para las variantes más altas –Exclusive y Sport-Pack– que equipan llantas de 18 pulgadas y unos neumáticos de 225/55 VR 18 con una clara vocación de asfalto. Las versiones inferiores –VTR y Premium– montan llantas de 16 pulgadas con neumáticos que Peugeot denomina barro y nieve, de configuración mixta y a nuestro juicio más adecuados al planteamiento del vehículo. De hecho, no hemos tenido la oportunidad de probar ninguna unidad con llantas de 16 pulgadas por lo que no podemos asegurar a ciencia cierta la causa, pero la verdad es que, tanto el C-Crosser como el 4007, en zonas bacheadas, resultan un tanto “secos”. Posiblemente haya que achacar ese efecto en parte a la suspensión –más firme que la del Outlander– y en otra parte a los neumáticos. Para ello habrá que esperar a la prueba correspondiente.

Iguales también en precio y en equipamiento, el Peugeot y el Citroën no presentan diferencias más que en el apartado estético, con lo la elección por uno u otro modelo dependerá más de los criterios estéticos del comprador que de aspectos más objetivos. De momento, sólo hay disponible una mecánica y una transmisión, pero para más adelante aumentarán las opciones mecánicas con una versión de gasolina que dispondrá de un motor 2.4 de 170 CV y que estará disponible con cambio manual y automático. Tanto el C-Crosser de Citroën como el 4007 de Peugeot inician su comercialización en Francia en julio. A nuestro país llegarán a finales de agosto o primeros de septiembre, pero la recepción de pedidos ya está abierta.
Ver vídeosVer vídeo
En la posición “2WD” el coche circula exclusivamente en tracción delantera. Esta función está pensada para firme seco y asfalto en buen estado, situación en la que una pérdida de adherencia puede resultar remota. Esta posición evita rozamientos innecesarios al desconectar por completo la tracción posterior. En la posición “4WD”, se conecta la tracción a las cuatro ruedas. En esa variante el diferencial, en función de las condiciones de adherencia es capaz de variar el par hacia el eje trasero en un rango que va desde el 15 al 55 por ciento. Como decíamos, el sistema tiene en cuenta la velocidad lo que le permite establecer unos valores tipo. Por ejemplo, hasta 15 km/h y en condiciones de fuerte aceleración el reparto es de 45% delante y 55% detrás Mientras que a velocidad estable a partir de 80 km/h el reparto es de 85/15. La posición 4WD “LOCK” puede dar lugar a errores. Alguien podría interpretar el “lock” como un bloqueo de diferencial en el que el 50 por ciento del par fuera a cada tren. En realidad lo que hace el sistema en esa posición es permitir al conductor establecer un reparto fijo de par, que en este caso es de un 60 por ciento al tren trasero y un 40 por ciento al delantero. Otro aspecto específico hay que buscarlo en los neumáticos. Tanto Bridgestone como Michelin han desarrollado neumáticos específicos para el modelo; Peugeot equipa de ambas marcas mientras que Citroën lo hace exclusivamente con Michelin. Concretamente, estos neumáticos son para las variantes más altas –Exclusive y Sport-Pack– que equipan llantas de 18 pulgadas y unos neumáticos de 225/55 VR 18 con una clara vocación de asfalto. Las versiones inferiores –VTR y Premium– montan llantas de 16 pulgadas con neumáticos que Peugeot denomina barro y nieve, de configuración mixta y a nuestro juicio más adecuados al planteamiento del vehículo. De hecho, no hemos tenido la oportunidad de probar ninguna unidad con llantas de 16 pulgadas por lo que no podemos asegurar a ciencia cierta la causa, pero la verdad es que, tanto el C-Crosser como el 4007, en zonas bacheadas, resultan un tanto “secos”. Posiblemente haya que achacar ese efecto en parte a la suspensión –más firme que la del Outlander– y en otra parte a los neumáticos. Para ello habrá que esperar a la prueba correspondiente.

Iguales también en precio y en equipamiento, el Peugeot y el Citroën no presentan diferencias más que en el apartado estético, con lo la elección por uno u otro modelo dependerá más de los criterios estéticos del comprador que de aspectos más objetivos. De momento, sólo hay disponible una mecánica y una transmisión, pero para más adelante aumentarán las opciones mecánicas con una versión de gasolina que dispondrá de un motor 2.4 de 170 CV y que estará disponible con cambio manual y automático. Tanto el C-Crosser de Citroën como el 4007 de Peugeot inician su comercialización en Francia en julio. A nuestro país llegarán a finales de agosto o primeros de septiembre, pero la recepción de pedidos ya está abierta.
Ver vídeosVer vídeo
En la posición “2WD” el coche circula exclusivamente en tracción delantera. Esta función está pensada para firme seco y asfalto en buen estado, situación en la que una pérdida de adherencia puede resultar remota. Esta posición evita rozamientos innecesarios al desconectar por completo la tracción posterior. En la posición “4WD”, se conecta la tracción a las cuatro ruedas. En esa variante el diferencial, en función de las condiciones de adherencia es capaz de variar el par hacia el eje trasero en un rango que va desde el 15 al 55 por ciento. Como decíamos, el sistema tiene en cuenta la velocidad lo que le permite establecer unos valores tipo. Por ejemplo, hasta 15 km/h y en condiciones de fuerte aceleración el reparto es de 45% delante y 55% detrás Mientras que a velocidad estable a partir de 80 km/h el reparto es de 85/15. La posición 4WD “LOCK” puede dar lugar a errores. Alguien podría interpretar el “lock” como un bloqueo de diferencial en el que el 50 por ciento del par fuera a cada tren. En realidad lo que hace el sistema en esa posición es permitir al conductor establecer un reparto fijo de par, que en este caso es de un 60 por ciento al tren trasero y un 40 por ciento al delantero. Otro aspecto específico hay que buscarlo en los neumáticos. Tanto Bridgestone como Michelin han desarrollado neumáticos específicos para el modelo; Peugeot equipa de ambas marcas mientras que Citroën lo hace exclusivamente con Michelin. Concretamente, estos neumáticos son para las variantes más altas –Exclusive y Sport-Pack– que equipan llantas de 18 pulgadas y unos neumáticos de 225/55 VR 18 con una clara vocación de asfalto. Las versiones inferiores –VTR y Premium– montan llantas de 16 pulgadas con neumáticos que Peugeot denomina barro y nieve, de configuración mixta y a nuestro juicio más adecuados al planteamiento del vehículo. De hecho, no hemos tenido la oportunidad de probar ninguna unidad con llantas de 16 pulgadas por lo que no podemos asegurar a ciencia cierta la causa, pero la verdad es que, tanto el C-Crosser como el 4007, en zonas bacheadas, resultan un tanto “secos”. Posiblemente haya que achacar ese efecto en parte a la suspensión –más firme que la del Outlander– y en otra parte a los neumáticos. Para ello habrá que esperar a la prueba correspondiente.

Iguales también en precio y en equipamiento, el Peugeot y el Citroën no presentan diferencias más que en el apartado estético, con lo la elección por uno u otro modelo dependerá más de los criterios estéticos del comprador que de aspectos más objetivos. De momento, sólo hay disponible una mecánica y una transmisión, pero para más adelante aumentarán las opciones mecánicas con una versión de gasolina que dispondrá de un motor 2.4 de 170 CV y que estará disponible con cambio manual y automático. Tanto el C-Crosser de Citroën como el 4007 de Peugeot inician su comercialización en Francia en julio. A nuestro país llegarán a finales de agosto o primeros de septiembre, pero la recepción de pedidos ya está abierta.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.