Publicidad

Fumar en el coche es mucho más perjudicial

Fumar en el interior de un coche es peor que hacerlo en uno de los locales en los que la Ley Antitabaco lo prohíbe, según el responsable de la Unidad de control de tabaquismo del Institut Català d’Oncologia (ICO), Esteve Fernández.
Agencias -
Fumar en el coche es mucho más perjudicial

El especialista ha recordado que las muertes por infarto de miocardio se han reducido en Cataluña un 11% desde la entrada en vigor de la primera ley antitabaco, en 2006.

 

Según los estudios que elabora el ICO, “la contaminación por tabaco en bares y restaurantes ha bajado entre un 90 y un 95% pero todavía queda trabajo por hacer”, ha señalado Fernández.

 

“Las leyes se tienen que cumplir y, según las encuestas, entre un 15 y un 20% de las personas dicen que fuman en su puesto de trabajo”, ha añadido.

 

El responsable de la unidad contra el tabaquismo ha destacado la “peligrosidad” de fumar en el interior de los coches y, aunque no está prohibido, ha alertado de que “la concentración de contaminantes por el humo del tabaco en el interior de un coche es mucho peor que en el peor de los tugurios donde antes se podía fumar”.

 

Además de los problemas coronarios o el cáncer de pulmón, el tabaquismo, recuerda Fernández, tiene otras consecuencias: afecciones respiratorias, otitis frecuentes que se pueden llegar a cronificar o bajo peso en los bebés de madres fumadoras o expuestas al humo del tabaco.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.