Publicidad

Opinión: tiempo de comprar coche con cabeza

La segunda mayor compra de nuestras vidas, el coche, va perdiendo importancia. Al concesionario le interesa la financiación, la relación mes a mes, y el renting a particulares gana fuerza.
Juan Carlos Payo.

Twitter: @autopista_es -

Opinión: tiempo de comprar coche con cabeza

Me comenta con sorpresa un compañero que el cliente que llega con dinero contante y sonante a comprar un coche no interesa en los concesionarios. Le miro extrañado y se explica: "He ido a una concesión a comprar un coche premium y el único interés del vendedor era lograr que lo financiase, haciéndome descuentos que no obtenía, ni de lejos, pagando en mano", me comentaba.

Puede parecer un contrasentido no pelear por el cliente más fácil y que menos guerra da, pero las marcas luchan por tenerte cerca constantemente para ofrecerte futuros productos, servicios, promociones... Incluso parecen estar dispuestas a jugar a pérdidas con tal de generar una operación de financiación o de renting que implique una relación mes a mes, cuota a cuota con el cliente durante cuatro o cinco años.

La segunda mayor compra de nuestras vidas, el coche, parece hoy ir perdiendo importancia aunque sumando los euros invertidos llamándolo movilidad, por ejemplo, seguirá ahí, tras la vivienda, como gigantesca inversión a lo largo de nuestras vidas. Lo que sucede es que las compras inteligentes llaman a la puerta y han venido para quedarse. Y aquí gana fuerza el renting a particulares -el cliente particular también puede acceder a sus bonanzas-.

Mi compañera Alicia Fernández me ayuda categorizando los beneficios del renting: evitas devaluaciones significativas porque es cuando devuelves el coche, a los cuatro o cinco años, cuando comienza el desplome de su cotización; sabes que cuando expira el contrato, si tus necesidades han cambiado o no te satisface la fiabilidad, puedes sustituir el coche por el que nuevamente mejor se adecue a lo que necesitas o esperas; en una sola cuota constante se incluyen todos los gastos salvo el combustible con lo que evitas sorpresas cuando se producen averías o revisiones; no pagas entrada...

Todo pues parecen ventajas, pero también piensa en que firmas un contrato y debes cumplirlo o pagar penalizaciones en forma de exceso de kilometraje -mira la letra pequeña-, no puedes modificar nada del vehículo tanto por dentro como por fuera, debes ir a talleres concertados y no a los que tú desees... Suena bien, ¿no?   

También te puede interesar:

Opinión: de la Euro 6C al fugaz Plan Movea

Opinión: ¿Alguien se acuerda del CO2? Quizá el Diesel no está tan muerto…

Opinión: La DGT… angelitos de nuestra guarda

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.