Publicidad

Opel GTC Concept

Pocas veces tenemos la ocasión de probar un prototipo de salón, entre otras cosas porque no siempre están dotados de elementos mecánicos que permitan que el coche ande. En este caso, esta obra única montada a mano que adelanta los rasgos del sustituto del Vectra, cuenta con un nivel de desarrollo comparable al de un coche de serie, salvando las distancias.
-
Opel GTC Concept
Ver vídeosVer vídeo

Galería relacionada

GTC_extendida

El interior no resulta extravagante ni futurista, sino bastante convencional. Al igual que la carrocería, también muestra soluciones que veremos próximamente implantadas en modelos de serie. Así, el cuadro de instrumentos es similar a lo que nos tiene acostumbrados la marca, pero con la iluminación en rojo, y con una pantalla a color entre el velocímetro y el cuentarrevoluciones que en el GTC Concept mostraba continuamente una animación con un dibujo de la planta del coche y datos ficticios de presión de soplado del turbo, fuerza g, velocidad, etc. En cuanto a la consola central, la disposición de los botones cambia casi por completo respecto a lo que estamos acostumbrados en Opel. Sobre todo se ha intentado conseguir una mayor facilidad de uso, para lo que también se ha añadido una rueda giratoria, tras la palanca de cambios, con la que controlar el sistema de navegación, cuya pantalla se encuentra en el centro del salpicadero y constantemente emitía un vídeo del coche en movimiento. No hemos tenido la posibilidad de comprobar su funcionamiento, ya que todos son botones falsos, eso sí, retroiluminados; sólo los intermitentes y las luces —de tecnología LED— se podían utilizar. A pesar de que las dimensiones de la carrocería no son excesivas —4,83 m de largo, 1,87 de ancho, 1,43 de alto y 2.737 mm de batalla—, la amplitud interior es destacable. Lo más innovador es el sistema Flex4, mediante el cual se pueden desplazar los dos asientos traseros hacia delante, de manera eléctrica y por separado, con sólo pulsar un botón, de modo que, al ser muy delgados y tener un contorno idéntico al de los asientos delanteros, quedan encajados con éstos como si se tratase de una única pieza. Así, la fila trasera desaparece, además deja tras de sí una superficie de carga totalmente plana, de 1,8 metros de longitud. La capacidad del maletero varía de 500 litros, con cuatro plazas, hasta 755, con tres, o 1.020, con dos.

Si todo sigue su rumbo, el próximo sustituto del Vectra promete ser un excelente automóvil, aunque difícilmente igualará el nivel de admiración que despierta este GTC Concept. No estaría nada mal que este especial coupé también viese la luz algún día. Dejando a un lado la falta de refinamiento que supone escuchar el motor sin ningún tipo de aislamiento acústico, o el calor que entra en el habitáculo al acelerar, el GTC Concept transmite muy buenas sensaciones y deja entrever las bondades de la nueva arquitectura Epsilon 2, sobre la que se estructurará gran parte de la futura gama de General Motors. Su estética está muy cuidada y gana mucho al natural, aunque parece tomar ideas de aquí y de allá que recuerdan a modelos de otras marcas. Estaría bien que llegase a producirse en serie.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.