Publicidad

El divorcio entre Opel y GM, inminente

Los preparativos para la escisión de Opel de su matriz General Motors 'están en marcha y se desarrollan a toda prisa', según declaró ayer el presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz. Por su parte, el comité de empresa y la dirección de GM Europa se reúnen hoy en Rüsselsheim para negociar el plan de viabilidad presentado por la matriz estadounidense.
-
El divorcio entre Opel y GM, inminente
"Para nosotros (los trabajadores) es una perspectiva de futuro y nos lleva a un modelo europeo", destacó ayer el sindicalista Kalus Franz, que agregó que la escisión de Opel del grupo General Motors conlleva la separación de Saab, que la semana pasada se declaró insolvente: "Lo que queda en Europa es Opel y nuestra marca hermana Vauxhall, en el Reino Unido", recordó.
Los representantes sindicales en Opel preparan una propuesta de viabilidad de Opel, la cual será presentada al consejo de vigilancia de la empresa. Según el jefe del sindicato IG-Metall en Opel, Berthold Huber, los sindicatos presentarán su plan de saneamiento esta misma semana. La dirección de la empresa, que también trabaja en un plan de viabilidad, ha convocado al consejo de vigilancia a una sesión extraordinaria el viernes para hablar del tema. Opel ha solicitado al Gobierno alemán ayuda para salir de la crisis, demanda que Berlín ha supeditado a la presentación de un plan de saneamiento y a la garantía de que los fondos que eventualmente se concedan no irán al saco sin fondo de la matriz. El comité de empresa y la dirección de General Motors Europa se reúnen hoy en la ciudad alemana de Rüsselsheim para estudiar la aplicación del plan de viabilidad presentado por su matriz estadounidense, y que, según temen los sindicatos, puede implicar el cierre de fábricas y despidos masivos. Dicho plan, presentado la semana pasada por el presidente de GM, Rick Wagoner, ante el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, incluye cierres de fábricas en Estados Unidos y Europa y el recorte de 47.000 puestos de trabajo en todo el mundo, aunque todavía se desconoce cuál será el impacto en las plantas europeas, incluida la de Figueruelas (Zaragoza), en la que trabajan unas 7.500 personas. Tras anunciarse esta reestructuración, que busca garantizar la viabilidad del grupo y superar su delicada situación financiera, el presidente de GM Europa, Carl-Peter Foster, advirtió a los trabajadores en una comunicación interna que será necesario adoptar "medidas dolorosas", que serán estudiadas a partir de hoy. En declaraciones a los medios, el secretario general de UGT en la planta de GM en Figueruelas, Pedro Bona, uno de los cinco representantes de los trabajadores europeos que asistirá a la reunión, explicó que la representación sindical defenderá la segregación de GM Europa de la multinacional estadounidense como la "única alternativa" para garantizar el negocio en el Viejo Continente. Según los sindicatos europeos, la segregación evitaría que GM Europa se viera lastrada por las graves dificultades financieras de su matriz e insisten en que las operaciones de la filial europea, en comparación con el negocio estadounidense, son más competitivas en términos de productividad, flexibilidad, cartera de producto y respuesta a la demanda del cliente. La matriz ha admitido que, para garantizar su supervivencia, podría necesitar préstamos adicionales por unos 16.600 millones de dólares, que se sumarían a los 13.400 millones de dólares ya recibidos de la Administración estadounidense. En Europa sería necesario recortar costes por 1.200 millones de dólares, lo que hace temer a los sindicatos la opción de los cierres y los despidos. Para evitarlo y facilitar la liquidez que necesita la compañía, los sindicatos europeos también están dispuestos a negociar reducciones salariales y de la jornada laboral, pero siempre a cambio de un plan a medio plazo que garantice el mantenimiento del empleo, subrayó Bona. A pesar del riesgo que existe para las plantas europeas de GM, Bona consideró que Figueruelas, donde se produce de manera simultánea el Opel Corsa, el derivado comercial Combo y el monovolumen Opel Meriva, está "bien posicionada" en comparación con otras que cuentan con unos costes de producción más elevados. La fábrica zaragozana espera recibir el nuevo Meriva la próxima primavera y el futuro Corsa a partir de 2012.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.