Publicidad

Nos vamos de vacaciones con suspenso en puntos

El catedrático de Seguridad Vial y director del Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (Intras), Luis Montoro, afirmó ayer que, según estudios de la institución, el 80 por ciento de los españoles valora el carné por puntos, aunque el grado de conocimiento del nuevo permiso es de 4,3 sobre 10.
-
Nos vamos de vacaciones con suspenso en puntos
Montoro resaltó dos datos sobre los efectos, desde su entrada en vigor el 1 de julio de 2006, del permiso de conducir por puntos: "la disminución del 14,3 por ciento en el número de muertos" y el hecho de que, según una encuesta encargada por Intras, "casi el 80 por ciento de los españoles hace un valoración positiva" del carné.
Montoro resaltó dos datos sobre los efectos, desde su entrada en vigor el 1 de julio de 2006, del permiso de conducir por puntos: "la disminución del 14,3 por ciento en el número de muertos" y el hecho de que, según una encuesta encargada por Intras, "casi el 80 por ciento de los españoles hace un valoración positiva" del carné. Entre los "puntos débiles que es preciso mejorar", Montoro destacó el "fuerte desconocimiento social", ya que el nivel medio de conocimiento sobre el permiso entre los encuestados es de 4,3 sobre 10.

A su juicio, es preciso mejorar "la tramitación de las sanciones y de los puntos, incrementar el control en las carreteras", que se sumen al sistema "todos los municipios el Estado" y modificar el Código Penal "para que las personas que conducen sin permiso tengan una mayor penalización".

En cuanto al objetivo de mejorar el conocimiento de los conductores sobre el nuevo permiso, Montoro señaló que deben seguirse "dos tipos de estrategias: más difusión desde los medios de comunicación y más campañas institucionales para dar a conocer el carné por puntos, en qué consiste, cómo se pueden recuperar (los puntos) y la justificación de algunas sanciones "Mucha gente no entiende por qué se penalizan las velocidades excesivas en las ciudades; quizá es que no hemos sabido comunicar que a más de 55 kilómetros por hora casi todo atropello resulta mortal", explicó Montoro, quien añadió que no se puede ignorar el "elemento de responsabilidad de los conductores para informarse sobre el sistema". Por otra parte, Montoro dijo que la decisión de la Generalitat de limitar la velocidad a un máximo de 80 kilómetros por hora para todos los vehículos que circulen por las carreteras principales, autovías y autopistas de la primera corona de Barcelona, es "una medida interesante que no necesariamente tiene que aplicarse en otros sitios".

En todo caso, puso de manifiesto que "los estudios de accidentalidad muestran que con esa velocidad puede haber buena movilidad y se reduce drásticamente el riesgo", por lo que animó a que en otro tipo de vías puedan realizarse estudios rigurosos para poder compaginar "la movilidad adecuada con una seguridad importante".

Montoro realizó estas declaraciones en Aranjuez, donde participa en un curso de la Universidad Rey Juan Carlos sobre "Movilidad Sostenible: ciudadanía y ciudad", en el que explicó que las actuaciones sobre movilidad deben tener "muy en cuenta y como objetivo prioritario" las exigencias de seguridad.

Para lograrlo, en su opinión debe hacerse hincapié en medidas como los aparcamientos disuasorios, el uso de nuevas tecnologías, la reversibilidad de carriles, el fomento del transporte público, así como desarrollar "buenas políticas de peatonalización y sancionadoras".

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.