Publicidad

No habrá penas más duras para los sin carnet

La próxima reforma del Código Penal no prevé, en principio, endurecer las sanciones para aquellos automovilistas que circulen sin carnet de conducir, pero sí para los que, habiendo perdido todos los puntos de su permiso, sigan conduciendo. La Fiscalía de Seguridad Vial calcula que, en España, cinco millones de habitantes circulan sin licencia.
-
No habrá penas más duras para los sin carnet
Estos datos reflejan, según el fiscal especial de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, que carecen de permiso ‘‘uno de cada seis conductores, ya que el número de permisos expedidos en nuestro país se eleva a 25 millones’’. Sin embargo, el texto que actualmente está redactado para la reforma del Código Penal y que fue aprobado por unanimidad por el Congreso de los Diputados no contempla como delito el hecho de conducir sin carnet, sino que dichos conductores sólo podrán ser sujetos de expedientes administrativos, pero no llegarán a comparecer ante un juez. Esto se extiende también a quienes dispongan de una titulación expedida en otro país y no la hayan convalidado en España.
Vargas ha explicado que “sólo se podrá acusar por vía penal a aquellos ciudadanos que, después de haber perdido todos los puntos del carnet, sigan conduciendo. En este caso, no podrán ser acusados de delito aquellos otros que conduzcan sin haber obtenido jamás el permiso’’. Según el fiscal, a diferencia de los que jamás han tenido licencia, ‘‘los que han perdido los puntos ya han demostrado que son peligrosos para el resto de la ciudadanía’’. Entre las prioridades de la Fiscalía están extremar los controles que permitan identificar a los conductores que circulan con tasas de alcohol superiores a las permitidas legalmente, bajo los efectos de las drogas y productos psicotrópicos, a velocidades prohibidas o de forma temeraria. Asimismo, se pretende ‘‘evitar el mercadeo que se produce a las puertas de los juzgados entre las partes implicadas en un siniestro de manera que, al final, el causante de los daños se libra de su responsabilidad pagando una cierta cantidad de dinero’’, ha añadido Bartolomé Vargas. Según un estudio de la fundación Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), el 48 por ciento de los ciclistas que circulan por Barcelona pasan los semáforos en rojo. Sin embargo, al contrario de lo que se pueda pensar, dicha investigación revela que la mayoría de los conflictos de los ciclistas (el 69 por ciento) se producen con los peatones, ya que, en ocasiones, los viandantes obstaculizan el carril bici, aunque otras veces son las bicis las que invaden las aceras. Otros problemas a los que se enfrentan tienen que ver con otros vehículos. El 13 por ciento de las motos circulan, en momentos de tráfico denso, por el carril bici y se detienen en él, igual que los coches y camiones.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.