Publicidad

Multas por Internet

Los resquicios de la Ley de Seguridad Vial y la mala praxis de la DGT y de los ayuntamientos ha hecho que los Tribunales hayan anulado muchas notificaciones de multas. La Nueva Ley lo intenta arreglar para que estas excusas no valgan.
-
Multas por Internet

Según la Ley, la DGT a través de Correos tiene que hacer un intento de notificación en 2 ocasiones, a distintas horas, antes de dejarte el aviso. Si al segundo intento no hay respuesta, Correos te deja el aviso en tu buzón. Esto se considera ya notificación. El cartero manifiesta que te ha dejado un aviso y su palabra vale, es suficiente para darle la razón ante la Administración. Si no acudimos a Correos a buscar la notificación en sí, se publicará en el Boletín oficial de la provincia correspondiente. Boletín que nadie lee, claro. A esto se llama notificación edictal y pero en este caso sería legal.

Desde el mes de mayo, fecha en que entró en vigor la primera parte de esta reforma de la Ley de Seguridad Vial, la denuncia entregada en mano en la carretera por la Guardia Civil se considera notificación, comenzando a contar los plazos estipulados. 

Sabías que… Una de cada tres notificaciones de multas impuestas por los radares fijos de la DGT no llega al interesado y acaba publicándose en los boletines oficiales correspondientes. Boletines que nadie lee, mientras la Administración acaba con un embargo del importe.

¿Cuándo no es legal que notifiquen una multa en el Boletín correspondiente?
Pero no es válido que los organismos con competencias de Tráfico publiquen directamente en el boletín correspondiente la notificación de la sanción, en los casos en que no se puede practicar la misma por causas no imputables al interesado. Mario Arnaldo, de Automovilistas Europeos Asociados, nos pone varios motivos por los que los tribunales han anulado estas notificaciones.

- Un primer caso es que nuestro domicilio sea muy largo. Hasta mediados de septiembre, el Registro de la DGT solo admitía 26 caracteres. De esta forma, en muchos casos la dirección llegaba cortada y llegaba devuelto a Tráfico. En este caso, no sería válida la notificación edictal, no pueden publicar en el boletín una notificación que no te ha llegado por problemas suyos. Recordemos también que los Ayuntamientos acuden a estos registros. Es significativo que el Defensor del Pueblo formulara una recomendación a la DGT para que “se lleven a cabo las modificaciones necesarias para que el domicilio que recoge en los registros de Tráfico se corresponda con el real, sin que sean necesarias abreviaturas o limitaciones de datos, impuestas por limitaciones de datos que induzcan a confusión”.

- Un segundo motivo por el que se han anulado notificaciones era porque éstas eran enviadas al domicilio equivocado y al no encontrar al conductor, se publicaban en el Boletín oficial correspondiente. Si hay una denuncia con un vehículo, la notificación iba a la dirección del conductor del vehículo que figure en el Registro de Conductores de la DGT  (ocurría que a veces este domicilio era diferente del de el Registro de Vehículos). Los tribunales han venido dando la razón a los conductores que habían cambiado legalmente su domicilio en el ayuntamiento correspondiente y se habían empadronado en el nuevo, porque entendían que el conductor no tiene la culpa de que la Administración no esté comunicada.

Con la modificación de la Ley ahora esto cambia porque ahora se especifica que nos pueden mandar la notificación tanto a la dirección que figura en el registro de conductores como a la de Vehículos –al margen de la Dirección Electrónica Vial (DEV)-. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.