Publicidad

Opel España tendrá que suprimir 618 empleos

La factoría de Figueruelas (Zaragoza) no va a salir indemne del plan de recortes anunciado por General Motors. La dirección del fabricante en España ya ha planteado al Comité de Empresa un programa de 618 despidos voluntarios, que comenzarán a hacerse efectivos después del verano de 2005.
-
Opel España tendrá que suprimir 618 empleos
Las situaciones traumáticas, movilizaciones y conflictos que temía el Comité de Empresa de General Motors España no serán necesarios. La automovilística ha planteado una reducción de 618 puestos de trabajo, pero los despidos se programarán en forma de salidas voluntarias. Esto “refleja cierta atención hacia los operarios afectados”, según ha indicado Fernando Bolea, representante de UGT.
En la primera reunión entre los directivos y los sindicatos, ya se han esbozado las líneas del plan de despidos. La mayor parte se realizará mediante bajas voluntarias y prejubilaciones con indemnización, a las que podrán acogerse unos 450 trabajadores, que el año que viene cumplen 59 y 60 años. Ahora sólo queda negociar las cuantías que percibirán aquellos que abandonen la factoría voluntariamente. Los sindicatos han pedido que se garantice el 100 por cien del sueldo. Hay previstas otras tres fórmulas para completar la reducción de empleos: bajas vegetativas o naturales por jubilaciones o fallecimientos, bajas voluntarias incentivadas con cantidades económicas o la adopción del complemento de invalidez por parte de aquellos que sufran alguna enfermedad. Los máximos responsables de Opel España han propuesto que las prejubilaciones se produzcan después del verano de 2005. A partir de ese momento, la capacidad de fabricación de Figueruelas se reducirá de 2.000 a 1.740 vehículos diarios (este recorte afectará, básicamente, al montaje del Corsa) con el fin de cumplir con las exigencias de General Motors. La manufactura será un 7,7 por ciento menor y pasará de 442.000 a 408.000 coches anuales. Este ajuste en la producción obligará a reorganizar la actividad en la factoría y la movilidad de la plantilla, que actualmente está compuesta por 8.500 empleados: “A partir de la reducción prevista, habrá que fabricar de manera diferente, con el fin de minimizar las pérdidas”, ha indicado el presidente de Opel España, Antonio Pérez Bayona. Así, la dirección ha planteado la paralización de una de las dos líneas de montaje del turno de noche. Esta medida se aplicará desde agosto de 2005 al mismo mes de 2006 y afectará a 800 trabajadores. Éstos sufrirán una reducción en su sueldo, que ronda los 5.000 euros anuales. Según ha explicado Bolea, algunos empleados podrían continuar en el horario nocturno, realizando programas de formación y entrenamiento para la producción del nuevo modelo que llegará a la planta española. Sin embargo, un porcentaje importante tendrá que pasar a los turnos de mañana y tarde.

La dirección de la empresa no prevé recuperar ni aumentar la plantilla a partir de agosto de 2006, fecha en la que comenzará a fabricarse un nuevo modelo, que contará con una inversión de 400 millones de euros. Durante estos días, el Comité de Empresa realizará asambleas en las que se informará a los trabajadores sobre la reunión que se ha mantenido con la dirección. El próximo encuentro tendrá lugar dentro de una semana. El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, ha pedido sensatez en las reuniones entre la dirección de General Motors España y el Comité de Empresa de la planta de Figueruelas, con el fin de que se asegure la continuidad de la fábrica.
Por su parte, el diputado socialista Antonio Gutiérrez ha indicado que la deslocalización debería servir para que los países que cuentan con multinacionales asentadas en su territorio exijan más inversiones. Con una mayor tecnología, las plantas producirían con más valor añadido y mejorarían el empleo, lo que compensaría los bajos costes laborales que las empresas encuentran en otras regiones, ha explicado Gutiérrez. Un ejemplo, según ha señalado, es el caso de la planta de General Motors en Figueruelas: a pesar de la alta cualificación de su plantilla, se va a producir una fuerte reducción del empleo. Los sindicatos mayoritarios han rechazado la propuesta de los fabricantes de vehículos, que pretenden incrementar la duración de los contratos temporales del sector de 12 meses a 5 años. Sin embargo, tanto UGT como CCOO han manifestado su oposición a esta medida, aunque no rechazan pactar soluciones puntuales con cada compañía cuando la situación lo requiera. Agustín Pérez, secretario de Comunicación de la Federación Minerometalúrgica de CCOO, ha señalado que la demanda de Anfac (la patronal de los fabricantes) representa, en realidad, un “contrato a la carta”. Para cumplir esta solicitud, sería necesario modificar el Estatuto de los Trabajadores y la normativa de contratación, ha añadido.
Te recomendamos

La hípica es uno de los deportes más exclusivos y glamurosos que se pueden practicar....

El Mitsubishi ASX, actualizado en este año 2017, es nuestro fiel compañero hasta la c...

Viajar a ciudades como Madrid o Barcelona y encontrar aparcamiento fácil y barato ya ...

No te quedes sin votar. Participa en nuestro estudio Best Cars 2018 y dinos qué opina...

ALD cumple 25 años consolidada como una de las compañías líderes del sector tanto en ...

Si el automóvil europeo presume de emplear la tecnología más avanzada, en la localida...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.