Publicidad

Mitsubishi Lancer

A finales de año llega la nueva generación Mitsubishi Lancer, más fuerte y competitiva que nunca, pero con toda la tradición de su estirpe y hasta 295 CV de potencia en la versión Evo 4x4, que se hará esperar hasta la primavera de 2008.
-
Mitsubishi Lancer
El Mitsubishi más famoso es el Montero, ganador de 12 ediciones del Dakar desde 1985, pero antes existió otro coche más importante aún: el Lancer. Este último fue el que sentó las bases de la marca en cuanto a solidez y deportividad, ganando el Rallye Safari cuando era la prueba más dura en carretera abierta y discurría a lo largo de 6.000 km de infernales pistas. Desde entonces y a lo largo de varias generaciones, el Lancer se ha convertido en el coche de rallyes más popular del mundo. Ahora empieza el enésimo capítulo de la historia Lancer, con un modelo completamente nuevo, basado en la Plataforma Global, desarrollada por Mitsubishi para modelos propios (Outlander, Lancer, Delica) y ajenos (Chrysler Sebring, Dodge Caliber, Jeep Compass). Es el turismo estrella de la casa y, de paso, tiene que defender el legado de los 5 Mundiales de Rallyes que adornan el palmarés de sus antecesores. Habrá, cómo no, hasta una versión Evo, pero el primero en llegar va a ser el modelo básico de la gama, el Lancer Sports Sedan; será casi un año después de que pudiéramos ver su versión producción para EE.UU., prácticamente sin diferencias respecto a la europea, durante el pasado Salón de Detroit. El nuevo Lancer puede considerarse un “segmento C y medio”, ya que mide 4,57 m y tiene una distancia entre ejes de 2,635 m. Opta, pues, a competir con los Mazda3 y compañíaA, pero mira incluso un poco más arriba, también por motorizaciones y carisma. Es una berlina de tres volúmenes, con suficiente anchura atrás para tres pasajeros y sobrado espacio longitudinal para sus piernas. Ofrece un buen maletero (gracias en parte a la rueda de repuesto de “galleta”), que puede ampliarse abatiendo los respaldos de los asientos posteriores. El umbral del plano de carga está demasiado elevado (rigidez obliga) y el capó no tiene un tirador interior; a cambio, puede abrirse indistintamente desde fuera o desde dentro del habitáculo. Notable también la capacidad del depósito de gasolina: 59 litros.

Delante, el puesto de conducción ofrece asiento con reglaje en altura e inclinación, pero el volante no puede regularse en profundidad. A cambio, dispone de airbag de rodillas, sistema de entrada sin llave, navegador, control de estabilidad o sistema audio con 9 altavoces y 650 W de potencia. El diseño del salpicadero y su ejecución se han simplificado en busca de practicidad y durabilidad. La visera del cuadro de instrumentos aporta cierta deportividad, insuficiente para igualar el conjunto con sus equivalentes europeos más sofisticados, sobre todo por los plásticos empleados, de tacto duro y aspecto demasiado conservador. El exterior, sin embargo, ofrece un impacto visual destacable dentro del marasmo del segmento C. El Lancer tiene personalidad, se distingue al primer golpe de vista. No es una simple berlina, sino más bien un deportivo de cuatro puertas.

El frontal tipo “shark-nose” recupera uno de los signos estilísticos más auténticos de Mitsubishi. La caída del techo contribuye a un resultado estético digno de aplauso, aunque penalice la altura de las plazas traseras, algo justa. Y los pilotos traseros, con influencia Alfa Romeo, son una buena guinda. Estructuralmente, el Lancer Sports Sedan comparte la plataforma del Outlander, con tracción delantera, 3,5 cm menos de distancia entre ejes y suspensiones similares: McPherson con brazo inferior triangulado delante y de 4 brazos atrás. Ambos trenes incorporan barras estabilizadoras: 20 ó 21 mm delante y 18 ó 20 mm atrás, respectivamente para definición normal o sport. También en los frenos habrá dos medidas: 276/294 mm de diámetro delante y 266/302 atrás. Las unidades vistas estaban dotadas de neumáticos tope de gama: 215/45 R18 en código de velocidad W. También los habrá de 205/60 R16. Entre los motores previstos destaca el 2.0 Diesel, que es el Volkswagen de 140 CV. En gasolina, la gama media ofrece los 1.5 y 1.8 MIVEC de 110 y 144 CV, ambos de doble árbol de levas en cabeza, 16 válvulas y distribución variable en admisión y escape. Los topes de gama serán los 2.0 Turbo MIVEC, con dos niveles de potencia: 240 CV para el Lancer Ralliart y 295 para el Lancer Evo. Las cajas de cambios disponibles serán varias: manuales de 5 y 6 velocidades, CVT con variador y 6 relaciones predeterminadas, automática de 4 relaciones y manual robotizada de 6 relaciones.

La gama Lancer se irá completando progresivamente con numerosas versiones, pero no aspira a ser un superventas, pues las previsiones para todo el mundo se cifran en 130.000 unidades anuales. Personalidad y exclusividad serán, pues, sus signos de identidad.
Cuatro motores Hasta 295 CV
1.5 DOHC MIVEC 110 CV
1.8 DOHC MIVEC 144 CV
2.0 Turbo RALLIAR 240 CV
2.0 Turbo EVOLUTION 295 CV
2.0 DI-D (origen VW) 140 CV
Te recomendamos

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.